jump to navigation

Defendiendo la devaluación enero 14, 2010

Posted by Leonidas in Economía Nacional.
Tags: ,
3 comments

Llevo tiempo sin escribir (mea culpa) pero me parece que la devaluación merece algunos comentarios. Voy a defender  la devaluación. A pesar de que la manera en que se ha manejado ha sido verdaderamente lamentable, creo que es una medida positiva y necesaria para Venezuela. Sí, su necesidad es consecuencia de los desastres de política económica del gobierno, sí, el control de cambio es nocivo y debería ser desmantelado. Pero eso no quita los indudables elementos positivos de la devaluación.

Reconozcamos en primer lugar la finalidad del sistema de control de cambio. Además de ser un mecanismo insuperable para castigar a enemigos y premiar aliados, el control de cambio es primariamente un subisidio al consumo de los bienes que se pueden comprar a la tasa controlada. Por lo tanto, el tipo de cambio dual, abierto a la corrupción como sin duda estará, era una idea que a mi juicio se caía de madura. El hecho de que en los primeros 3 trimestres del 2009 una fracción significante del subsidio cambiario venezolano, casi 2,5 millardos de dólares, se haya ido a financiar el consumo de los más pudientes en el exterior era un exabrupto que tenía que ser corregido. Tener un tipo de cambio separado para estos consumos reduce muy relevantemente la magnitud de este subsidio regresivo, y no puede verse sino como un elemento positivo de la medida. Además, me parece que es extraordinariamente fácil de fiscalizar: todo lo que sea con tarjeta de crédito es a 4,30 y punto: no está abierto a muchas trampas evidentes.

El resto del tipo de cambio dual crea más incovenientes, pero dentro de todo es lógico que las importaciones menos “necesarias” se pueden conseguir a un mayor cambio. El control de cambio no es un sistema particularmente eficaz de subsidiar a los pobres, pero si ha de subsidiar el consumo de algo, mejor que sea el consumo de bienes de primera necesidad. Estará abierto a corrupción sin duda alguna pero al menos la intención no es mala, que es más de lo que se puede decir de mucho de lo que hace el gobierno.

Sobre la necesidad de la devaluación no creo que quede duda alguna: el sistema vigente era enteramente insostenible, y si algún error hubo es que no se devaluó antes o más. A nadie en el país le conviene que Venezuela vaya a la quiebra, y la corrección sin duda mejoró la solvencia del Estado venezolano. El sentido común económico además nos dice que ayudará a estimular la producción nacional. El sector exportador no petrolero venezolano está tan atrofiado que dudo que se pueda esperar mucho en ese sentido, pero empresas que simplemente no podían competir con importaciones a 2,15 probablemente aumentarán su producción. Sin duda la inflación será sustancialmente más alta de lo que sería de no haber devaluación, pero es exagerar decir que el impacto en los precios será uno a uno.

En resumen, aunque diste muchísimo de ser una política perfecta la devaluación del bolívar, mientras se siguiera en el marco del control de cambio, es una medida con más bueno que malo. No quiero que esto se tome como una defensa del control en sí: me parece una política ineficiente, cuyos propósitos no políticos (contener la inflación) se podrían lograr más eficientemente por otros medios. Tampoco quiero defender la forma en que se implementó la medida, en la que rápidamente se cerraron negocios por especuladores, se amenazó a los productores del país, y se dejaron muchas dudas sobre los detalles de la medida. Pero tratando de ver el asunto imparcialmente, la enmienda de una política insostenible nos conviene a los venezolanos.

P.D.: El FMI se expresa.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Chávez devalúa el bolívar enero 10, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in Economía Nacional, política internacional.
Tags: , , , , ,
4 comments

Con palabras muy bien escogidas, con un estilo ajeno al suyo habitual, proyectando incertidumbre y preocupación, tratando de hacer lo que sea necesario para salvar su tal llamada revolución, de esa manera habló el presidente el viernes en la noche. Como ya saben, no lo hizo en cadena ni mucho menos. Los medios oficiales reseñan la medida como una subida del dólar y no como la devaluación de una moneda. Pueden tratar de maquillarla como quieran pero al final nos pegará a todos en el bolsillo.   Ojalá sus fanáticos sepan unir los puntos y darle sentido a su rompecabezas. Los dejo con la intervención del presidente este viernes. ¿Algo diferente a la entrevista de CNN no?

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Corriendo la arruga octubre 9, 2009

Posted by Leonidas in Economía Nacional.
Tags: , ,
2 comments

Desde donde estoy, sonaba que las medidas que iba a anunciar el gabinete económico venezolano iban a significar giorrod08algo, un cambio de dirección en álgún sentido. Quizás sea inocente de mi parte esperar cambios de parte de nuestro querido gobierno/régimen, especialmente con el petróleo a 60 y la economía mal pero no terrible. Pero en las elegantes palabras de Giordani “esperaban un paquete de medidas y se quedaron con la guayabera puesta”.

No ha dejado de ser una semana interesante para la economía venezolana. La ONU publicó el informe que contiene el nuevo ranking de índice de desarrollo humano, en el que Venezuela avanzó 4 puestos. Algunos estarán sorprendidos por esto, pero recordemos que las cifras corresponden al 2007, en que la economía venezolana creció más de 8%, explicando así buena parte de nuestro avance. Adicionalmente, se dio una emisión de bonos de $5 mil millones, con lo cual se ha reducido el precio del paralelo. El gobierno naturalmente se mostró muy orgulloso de la demanda, que no debería sorprender a nadie dado que están regalando dinero. También se anunció, que en un acto de extraordinaria responsabilidad, el presupuesto del 2010 se calculará con la cesta venezolana a $40 el barril. Claro, al mismo tiempo se dice que se producen aproximadamente un 50% de lo que de verdad se hace, con lo que efectivamente se está presupuestando al precio de hoy. Por último, se está discutiendo la nueva Ley del Trabajo, con la aparente meta de llevar a Venezuela al último lugar en libertad de contratación (ya estamos entre los primeros 10) a nivel mundial.

A pesar de todas estas noticias, había cierta expectativa en que se anunciara alguna medida interesante ayer. Aunque no pude ver la rueda de prensa completa, parece que considerable tiempo fue dedicado a explicar los éxitos económicos del gobierno. Se descartó de plano devaluar el bolívar, o aumentar la gasolina, con lo que el escapismo seguirá siendo un principio base de la política económica venezolana. A la vez la política cambiaria entra ahora en una fase ezquiode, en que se busca controlar una variable (el cambio paralelo), que oficialmente no existe. Para eso se harán emisiones de bonos con el objeto (implícito) de relajar las presiones sobre el paralelo. Las otras medidas anunciadas fueron la creación de un presupuesto de divisas, una reforma del sector financiero y de un nuevo fondo de desarrollo para impulsar la economía.

Lo interesante del paquete de medidas es lo verdaderamente poco que hace para atacar los problemas fundamentales de nuestra economía: un ambiente de inversión atroz, la inflación más alta del continente, controles asfixiantes a cualquier actividad económica legal, un tipo de cambio muy poco competitivo. De una forma cada vez más explícita, la política económica se basa en el principio de correr la arruga: hacer lo estrictamente necesario para evitar el desastre, con la esperanza de que un repunte petrolero venga a salvarnos. Con la triste consecuencia de cuando venga el ajuste, será peor.

A %d blogueros les gusta esto: