jump to navigation

El estatismo y el fracaso agosto 28, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in En las rocas.
Tags: , , ,
1 comment so far

Por primera vez en mucho tiempo coincido con el Presidente Chávez. En una entrevista realizada este viernes el mandatario dijo una frase que para mi es crucial: “El estado no puede ser dueño de todo. Ese es el estatismo y eso llevó al fracaso al proyecto de la Unión Soviética”.

Les confieso que salté de la alegría aunque poco segundos después me recordé que el mismísimo es un experto hablando para adelante y para atrás. Pero en todo caso, no deja de tener razón. En Venezuela particularmente deberíamos poner en funcionamiento esa manera de pensar. Un estado NO puede pretender controlar la educación, el sistema de transportes, los hospitales, la construcción,  los supermercados, el comercio tanto formal como informal, todas las importaciones, los bancos, en fin, no puede pretender controlar a un país entero. No tiene la capacidad para hacerlo bien, eventualmente descuidará a un sector que sufrirá sin duda y por ultimo esta manía del estado todero se hace muy peligroso cuando además de las funciones anteriormente mencionadas, abandona su principal función que es legislar y garantizar seguridad.

Ojala las próximas palabras del presidente hubiesen sido: “El estatismo llevo al fracaso a la Unión Soviética y también esta llevando al fracaso a Venezuela. Por eso he decidido rectificar, y declararnos un estado abiertamente liberal y capitalista”

Viva la incompetencia agosto 8, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in Articulo.
Tags: ,
add a comment

El despilfarro y los parásitos. Esa es la realidad que se fomenta en PDVSA. Para el año 2005 la empresa contaba con 49.180 trabajadores y una producción anual de 2,9 millones de barriles. Pero para el cierre del 2009 el número de empleados aumentó drásticamente a 91.949, produciendo estos solamente 3,01 millones de barriles. Es decir aumentó su personal en un 87% pero su producción en 4 años aumentó escasamente un 4%. De antemano observamos como el aumento del personal no se justifica ya que el crecimiento de la empresa como tal no se considera exitoso. Esa medida solo se puede catalogar como un fomento de la petrolera a contratar empleados parásitos o simplemente como la incompetencia de los trabajadores se ha convertido en la característica fundamental de esta “gran empresa”.

Esa medida es inaceptable y dañina para cualquier organización, publica o privada. Porque no esta cumpliendo con su objetivo principal que es el ser productiva. Demás esta decir que eso se observa en distintos organismos públicos. La sobre contratación no justificada es un hecho que desangra a las empresas y a las organizaciones. Es ingenuo pensar que a esos empleados no se les pide nada a cambio por esas contrataciones. ¿Han escuchado hablar de las personas que las obligan a marchar o a ponerse una franelita roja de vez en cuando? Y ni hablemos de la orden que viene de arriba a la hora de votar.

La incompetencia es algo que se evita, o en todo caso se trata de evitar, en las empresas privadas. A nadie le conviene contratar a mas personas de las necesarias, especialmente si eso implicaperder dinero. Asomar la idea de privatizar la principal petrolera del paísproduciría un infarto en la mayoría de los venezolanos. Pero debemos tomar medidas que le devuelven la productividad a dicha empresa y que ese hecho tenga como consecuencia la reactivación de la economía del país. De lo contrario seguiremos leyendo noticias que resalten el deterioro de PDVSA hasta llegar naturalmente a su quiebra.

@TomasHHR

El individuo se desvanece julio 16, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in política nacional.
Tags: , ,
add a comment

Es difícil escoger cual ha sido la consecuencia mas grave del mandato del presidente Hugo Chávez hasta ahora. Se puede pensar a simple vista que ha sido el colapso del sistema productivo del país, la polarización entre las clases sociales o la aparición de un hampa incontrolable. Sin embargo no es descabellado argumentar que dentro de lo mas grave esta la inexistencia del sistema judicial, la sustitución del progreso continuo por una incertidumbre absoluta o hasta la falta de liderazgo de la oposición política. A pesar de esas consecuencias visible y notorias, pienso que la consecuencia mas grave ha sido la destrucción del espíritu del individuo.

El mismo disco suena todo el día y da vueltas y vueltas. Socialismo, comuna, líder único, revolución, expropiación, Bolívar y mas socialismo. Por supuesto, alguien tiene que tener la culpa: burgueses, capitalismo, apátridas, yanquis, imperio, vecinos, la cuarta, manos blancas y mas capitalismo. El que dude que esto es una revolución esta bien equivocado. Dentro del proceso la palabra Estado crece cada vez mas y la del individuo desaparece lentamente. Son mas los venezolanos que esperan que el Estado les resuelva la situación y menos los venezolanos que creen en su capacidad de enfrentar el problema. Se promueve el estatismo y se olvida con la misma velocidad la capacidad de pensar.

Es triste ver y escuchar a miles de seguidores oficialistas repetir hasta el cansancio las palabras del mandatario. Lejos quedó la critica constructiva, la propuesta y la profundización de una verdadera gestión. Pero es aún mas triste ver y escuchar a las personas rendirse. Ser testigos de algunos que bajan los brazos por un agotamiento que viene desde hace unos años atrás y salen del país por la carencia de opciones. ¿Reprochable? En lo absoluto.

Si se recrimina al empresario, al emprendedor, a las nuevas ideas, al ser pensante, al individuo, ¿Cómo se pretende tener un futuro prospero? Cuando la palabra libertad deja de ser el motor del espíritu, la palabra pensar pierde su validez. Capaz ese ha sido el objetivo fundamental de este gobierno. Cambiar el significado de las palabras, al estilo George Orwell en el clásico “1984”. Si hay algo que esta en juego es la capacidad del individuo de producir ideas. Ese es el núcleo de esta lucha. Para sobrevivirla, los medios están mas que claros. Solo al defender ese principio es que evitaremos que en el nuevo léxico que nos implantan la palabra pensar deje de parecerse a Zar.

@TomasHHR

De cortes de luz o cómo meterse un tiro en la pierna marzo 24, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in Economía Nacional, política nacional.
Tags: , , ,
add a comment

Existe una verdad incómoda que, obviamente, ningún dirigente político que aspire al éxito se atreverá a decir: la imposición –gracias al camarada kalashnikov- de un racionamiento eléctrico es algo perverso. PERVERSO.

Lamentablemente nuestra obsesión por ser políticamente correctos en todo momento nos ha cegado a esta realidad. El hecho es que la escasez ha sido una consecuencia reiterada de las economías socialistas, donde un burócrata iluminado y no las fuerzas impersonales del mercado deciden la distribución de los recursos. Ahora, si bien muchas personas en el país proclaman a los cuatro vientos su repudio a las doctrinas de Marx (o de Dietrich…) ¿Por qué nadie ha vociferado su indignación ante las medidas de Corpoelec?

¿Será que el bombardeo mediático destinado a culturizarnos sobre el fenómeno del niño ha logrado su verdadero efecto: secarnos el cerebro?

¿O es que un resurgido nacionalismo amenazado por un enemigo exterior –el abominable “niño”- ha logrado que toleremos semejante irrespeto a nuestra libertad ciudadana sin decir ni pío?

Estoy particularmente visceral con el punto porque razones que me parecen obvias para condenarlo no creo que son comprendidas de la manera en la que deberían, por eso voy a tratar de esquematizarlas lo mejor posible (y ver si logro convencer a alguien, no sea que le disociado sea yo).

1. LA ELECTRICIDAD NO ES UN DERECHO HUMANO. No, no lo es. Por más que ofenda nuestra dignidad humana el hecho de que alguien no pueda prender un bombillo no lo convierte en un derecho fundamental; la electricidad no es algo inherente a la naturaleza humana, no lo adquirimos por el simple hecho de haber nacido: lo adquirimos porque firmamos un contrato con una compañía para que nos provea un servicio.

2. LOS PRECIOS, NO LA BOTA, SON LA MEJOR MANERA DE REGULAR EL CONSUMO. Sí, estamos gastando mucha luz, es cierto. Pero la mejor manera de hacer que ese consumo disminuya es simplemente subiendo el precio de cada Kilowatt. Si una persona considera que por x, y o z, tiene que tener todas las luces de su casa prendidas ¡Que lo haga!  Pero que pague la consecuencia (la cuenta). El que quiera que su presupuesto familiar no se vea afectado simplemente tomará las medidas para que el consumo (y la factura) bajen.

3. EL AUTORACIONAMIENTO NO RESPETA LA LIBERTAD. De hecho es simplemente equivalente a darte una oportunidad para escoger en que parte del cuerpo serás pisoteado por la bota. O, sencillamente que te den una pistola, te obliguen a meterte un tiro con la misma, pero haciendo la salvedad de que puedes escoger dónde. Claro, en vez de protestar el hecho de que nos están obligándonos a meternos un tiro celebramos el hecho de que nos dejan escoger el lugar.

Esto, es contentarse con las migajas que nos arroja el Estado. Es un conformismo en el que nos debemos rehusar a caer.

Liberalismo o Socialismo… ¿tenemos alguna otra alternativa? diciembre 14, 2009

Posted by sinelchivoysinelmecate in Colaborador.
Tags: , ,
1 comment so far

De Anderson Gómez

Antes de la Revolución Francesa y la Ilustración, imperaba como relación social lo divino sobre lo humano, la inamovilidad del mundo y la predestinación divina. El rey era elegido y protegido por Dios y la santa palabra era irrefutable. El desarrollo de la ciencia y el humanismo abrieron las puertas al hombre y con ello se justificó grandemente el individualismo. La constitución, división de poderes y soberanía del pueblo, fueron todos resultados políticos de asimilar todas esas ideas en las prácticas sociales. En lo económico, la Revolución industrial permitió romper la profecía maltusiana y obtener sendas de crecimiento que trajeron una calidad de vida nunca antes experimentada por la humanidad en su historia. El individualismo fue arma de la revolución, la concepción del mundo que permitió que la historia experimentara cambios cualitativos importantes. Los hombres de la Edad Media no tienen punto de comparación con los hombres modernos, estos han superado el mito y roto las barreras, han demostrado que la Tierra no es el centro del Universo y que es ella quien gira en torno al Sol. El fruto del uso de la razón fue la rebelión a lo establecido.

Pero la historia no se detiene y no se estabiliza, se mueve hacia adelante con paso certero y firme, a veces lento a nuestros ojos, pero siempre está en movimiento.

No pudimos quedarnos quietos y a lo obtenido lo juzgamos. No los protagonistas históricos del momento, ni tampoco aquellos que disfrutaban de sus beneficios, sino aquella parte de la humanidad marginada, que formaba parte de la construcción de la riqueza pero no podía disfrutar de ella. Ni tampoco de la democracia, porque sólo tenían derecho a voto  aquellos que tuvieran la razón, y en este primer momento la convicción era que la razón no les pertenecía ni a los obreros, ni a las mujeres, ni a los analfabetos. Exclusión social, explotación y desigual distribución de los derechos, realidades todas que los nuevos agentes del cambio reclamaban al sistema. Ya no será el individualismo quien abandere la transformación, el ha quedado relegado al lugar del acusado. Es la época del cambio y será el desarrollo de lo Social quien dictará la pauta. Firme en críticas y observaciones pero apresurada en conclusiones la lucha social nos llevó a conflictos difíciles. No fue, como la revolución pasada, un conjunto de acciones no concordadas trabajando por el mismo fin, esta fue intencionada y dirigida, determinista y violenta. Como se esperaba, no dio resultados, fue demasiado el ego con que se estimó el cambio, no se percató que la interacción humana y social involucra millones de acciones imposibles de coordinar, de someter, de coaccionar. En la lucha por el cambio obvio los avances hechos por el individualismo e intentó suprimirlos. Fracasó, no podía haber otro destino diferente.

Sin embargo, las demandas fueron oídas y al igual que la primera revolución que permitió la entrada a la Era Moderna otra se estaba gestando. Pequeñas acciones que produjeron cambios cualitativos, el Estado Social de Derecho, el Estado de Bienestar como alternativas, y el voto universal, la justicia social y la distribución equitativa del ingreso como compromisos insoslayables fueron muestras tangibles de esos cambios. Todas estas acciones tomadas del Estado, desde el extremo jerárquico de la sociedad.

El elemento social conviviendo con el individual, una revolución construida sobre otra, tomando lo mejor de cada una. Hemos llegado al presente, somos nosotros los actores de este momento histórico. Conocemos el movimiento, la tendencia, sabemos que es indetenible. No estamos satisfechos con lo que vemos, las revoluciones que otros han protagonizado no terminan de alcanzar sus promesas. Bienestar social, justicia y equidad son sólo aspiraciones, queremos que se realicen.

Este es nuestro reto, esta será nuestra hazaña, Estamos destinados a ser los protagonistas del próximo cambio histórico, aquel que termine de hacer cuajar las contradicciones, porque conscientes estamos que los logros del pasado deben perdurar, tanto la constitución, la división de poderes y el sistema económico basado en el incentivo y esfuerzo individual, como la democracia plural, participativa e incluyente, la distribución y la justicia social.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Defendiendo lo indefendible: El caso de Pedro Lava (el ex-profesor homofóbico de la USM) noviembre 6, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: ,
6 comments

Para los que no  hayan visto el infame video:

El video muestra al mencionado Profesor haciendo una serie de comentarios ofensivos -y debo agregar irracionales e ilógicos- contra los homosexuales. Después de 24 mil visitas al video publicado en You Tube (el original lo quitaron, el que está en el link es de cuando lo volvieron a subir) y la presión mancomunada de un grupo de Facebook que al día de hoy cuenta con 13.7322 miembros, el Profesor en cuestión fue despedido. Esa presión la he llamado la inquisición de los 13000

Antes de comenzar, quiero dejar muy claro que difiero totalmente de los puntos de vista de esa persona, opino que los mismos son retrógrados, oscurantistas y absurdos. Un vestigio de la mentalidad semi-salvaje que a veces pareciera que impera en el país y que nos haría mucho bien dejar atrás (aparte, soy abiertamente liberal, apoyo que el matrimonio cese de ser una actividad del Estado y que sea suplantada por uniones civiles abiertas a todos).

Sin embargo, también me veo en la obligación de manifestar mi repudio a las acciones tomadas por la USM. No porque pretenda ser un apologista de la homofobia vociferante, sino por el hecho de que me parece la posición cónsona para los que creemos cabalmente en la Libertad de Expresión. Acá es cuando se convierte necesario usar la frase, ya un tanto cliché de Voltaire “Odio lo que usted dice, pero daría la vida por defender su derecho a decirlo”.

Me repugna el hecho de que un profesor universitario, que, en teoría, debería ser una persona que personifique la sapiencia y el espíritu cuestionador y abierto al debate de ideas que debe caracterizar a la Universidad caiga en posiciones tan flagrantemente intolerantes. A pesar de eso, me repugna aún más el hecho de que una Universidad, uno de los pocos sitios que hasta ahora ha sido un bastión de la libre expresión de ideas, opiniones y pensamientos, caiga tan bajo como para CENSURAR a un profesor (al despedirlo lo están censurando) por el simple hecho de que expresa ideas que pueden resultar incómodas o políticamente incorrectas. ¿Al fin y al cabo, no es en las Universidades donde históricamente se han originado las ideas más controversiales de la historia? (me refiero a las útiles, no es este el caso).

Mantengo mi postura de que toda persona tiene derecho a decir lo que le venga en gana. Esto no implica que decir lo que a uno le venga en gana está exento de responsabilidad. El discurso ofensivo no debería estar prohibido, la persona que lo emita simplemente está exponiéndose a la posibilidad de que lo demanden por difamación, que lo condenen y le quiten una buena cantidad de dinero. Las opiniones políticamente incorrectas, que no encajan en el ideario colectivo de una sociedad, pueden, eventualmente (obviamente no en este caso) ser productivas. Las ideas independentistas de Bolívar o los planteamientos de separación de poderes de Montesquieu eran profundamente controversiales en su momento, pero hoy día no podemos dudar que si no se les hubiera permitido decirlas el mundo (o el país) habría perdido mucho.

Algunos justifican la decisión de despedir al profesor en el hecho de que este abusó de su posición de autoridad como docente para expresar sus planteamientos. Dicha argumentación cae por su propio peso, puesto que hablamos de un profesor UNIVERSITARIO (situación diferente sería que se tratara de un profesor de educación básica). La juventud universitaria debe ser crítica, la juventud universitaria debería tener, o intentar tener, criterio, francamente no creo que personas ya con suficiente edad para tener una o dos ideas en la cabeza van a dejarse lavar el cerebro por un tipo que a leguas se nota es un cretino.

Para concluir, considero que lamentablemente la salida tomada por la USM refleja muy bien la realidad del país: que en Venezuela no hay ninguna intención de discutir ideas, de debatir, de entablar diálogo con aquellos con los que discrepamos. El hombre dijo algo que no nos gusta, obviamente la opción es desaparecerlo, síndrome de avestruz, meter la cabeza en el suelo y pretender que así el problema desaparecerá.

Es necesario que nuestro país vaya a un gran reencuentro nacional. En el cual aceptemos que hay planteamientos categóricamente opuestos a los nuestros, que a pesar de ello, merecen también nuestro respeto. Para llegar a ese reencuentro debemos basarnos en la discusión civilizada de ideas. Por eso, si la decisión estuviera en mis manos, en vez de quitarle al profesor su cargo lo hubiera convocado a que defendiera sus posiciones seriamente en un debate en el aula magna. Estoy seguro que cualquier persona semi-pensante fácilmente podría dejar al profesor en ridículo en esa lid.

Lamentablemente, las Universidades, que deberían ser los centros de discusión más activos del país son un reflejo de la sociedad en la que vivimos, una sociedad en donde reconocer al otro y a sus ideas, por más que no nos gusten, no se plantea como opción.

Espacios de Libertad noviembre 3, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: ,
7 comments

Me sirvo hacer una cuña a algo que considero bien lo merece.

Una estimada amiga, junto con otros estudiantes, decidieron tomar la iniciativa y crear una radio digital, el restultado lo pueden ver acá

Personalmente me parece una excelente iniciativa. Debido al aumento de los límites a la libertad de expresión que han surgido en los medios de comunicación que dependen del Estado (los tradicionales, los que operan en esa cosa fantasmagórica llamada espectro radioeléctrico) los medios alternativos de comunicación (usando el adjetivo alternativo sin su implicación comunistosa) básicamente los que operan en internet han surgido como garantes de la libertad de expresión.Pueden ver mi opinión al respecto acá

Dicho fenómeno no es propio de Venezuela, podemos observar como como “>Yoani Sánchez en Cuba lograr romper el cerco comunicativo impuesto por el Estado a través de su blog. Otro ejemplo sería el rol que jugó Twitter en las recientes protestas acontecidas en Irán a raíz de unas elecciones reputadas como fraudulentas.

Vemos entonces como van surgiendo espacios donde el ser humano humano puede expresarse libremente, es la naturaleza del ser humano decir lo que piensa, por ende, por más controles que nos traten de imponer desde el Gobierno, el ingenio del hombre logrará darle la vuelta (vgr basta mirar a los Chinos, que han logrado superar la verdadera gran muralla)

Por ende, si Conatel se empeña en cerrar emisoras, en castigar con cárcel delitos de opinión, en intimidar a dueños de medios pusilánimes que retiran a sus anclas controversiales a la mera mirada intimidatoria de una agencia de la burocracia, celebremos aquellos sitios donde la implacable interferencia gubernamental no ha llegado todavía para acallar voces “inconvenientes”… Por ahora…

Hechos los locos octubre 29, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra, política nacional.
Tags: ,
1 comment so far

Los apparatchiks iluminados encargados de la conducción del país han ideado, de manera bastante discreta por cierto, otra manera de ir lentamente cercenando los Derechos de Propiedad. Esta vez prefirieron optar por un mecanismo bastante inconspicuo. No fueron expropiaciones rimbombantes encabezadas por el Ministro Jaua, o flamantes tomas de posesión “temporales” con el Ministro Samán a la cabeza. No, está vez se trató de una simple resolución emanada de una obscura entidad burocrática: El Instituto de Patrimonio Cultural. (Resolución publicada en la Gaceta Oficial Ordinaria número 39.272 del 25 de septiembre de este año, páginas 4 a 13 para ser precisos).

Así, de un plumazo, José Manuel Rodríguez, el presidente (encargado, por cierto) del mencionado Instituto, declaró Patrimonio Cultural de la República gran parte del Municipio Libertador. Claro está que existen bienes inmuebles propiedad del Estado, como plazas y monumentos, que deberían ser declarados Patrimonio Cultural de la República. Lo que no comprendo es la necesidad de declarar zonas netamente residenciales, como el Paraíso, la Florida, San Bernardino, la Parroquia Santa Teresa, Propatria etc., como patrimonio cultural. Teniendo en cuenta el, oh poco importante hecho, de que muchas de las edificaciones de las urbanizaciones incluidas en la declaración, son, relativamente nuevas, por lo cual, su valor histórico es poco, por no decir inexistente. Igualmente no entiendo por qué centros comerciales de escasa antigüedad también son incluidos en la declaratoria

A simple vista pudiera parecer que la declaratoria de patrimonio es algo bueno. Se está promoviendo la conservación de las edificaciones y por tanto la integridad de la riqueza arquitectónica de nuestra ciudad. Los problemas comienzan cuando en la declaratoria se hacen las siguientes afirmaciones (precisamente en los párrafos 3 y 4 de la página 5 de la Gaceta)

“[…] Toda declaratoria de bienes tangibles como Bien de Interés Cultural constituye una restricción y obligación al derecho de propiedad[…](resaltado nuestro)”

“[…]Que toda intervención de los bienes culturales inscritos en el Registro General de Patrimonio Cultural que pudiera afectar los valores que motivaron su inclusión en el mismo, deberá ser previamente autorizado por el Instituto de Patrimonio Cultural […](resaltado nuestro).

¿Qué implica esto? Que los derechos de propiedad del gran número de venezolanos que habita en las zonas declaradas de interés cultural han sido groseramente cercenados. El derecho de propiedad consiste básicamente en: usar, gozar y DISPONER de nuestros bienes en la manera en que consideremos más conveniente. Eso conlleva a que el dueño de una vivienda debería poder venderla cuando él considere conveniente, a quién él considere conveniente y por la cantidad que él determine suficiente. Ahora, lamentablemente, gran parte de los propietarios que habitan en el Municipio Libertador han quedado sujetos a la voluntad de un burócrata iluminado.

Dicha declaración debería ser repudiada cabalmente. Es una manifestación clara del Estado inmiscuyéndose en áreas donde simplemente no le corresponde estar. Los ciudadanos tienen derecho a utilizar libremente los bienes que han adquirido, ya sea por el fruto de su trabajo o por el fruto del trabajo de sus ascendientes.

Maurice Duverger, un gran apologista de que los medios de producción estén en manos del Estado decía que sólo los bienes de producción (fábricas, tierras y afines) deberían estar en manos del Estado, que los bienes de consumo y de uso (como las viviendas) deberían permanecer en manos de los particulares. Bueno, actualmente esos inmuebles siguen estando en manos de los ciudadanos, simplemente que esas manos están atadas.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Gordos, Baños y Bombillos octubre 25, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: ,
1 comment so far

Al parecer lo que uno come, la manera en la que uno se baña y los usos que

¡Oh! luz eléctrica
¡Oh! luz eléctrica

uno le de a la luz eléctrica entran ahora en el campo de influencia que debe tener el gobierno sobre los ciudadanos.

Hoy el presidente fustiga a los obesos de Venezuela (y son unos cuantos), la semana pasada nos decían que teníamos que bañarnos con totuma y en menos de 3 minutos y que es malo tener las luces de la casa prendida.

El punto del agua es el único que considero se puede dejar pasar. Al fin y al cabo es un recurso natural no renovable y un tema bastante álgido. Por ende me abstendré de emitir comentarios al respecto.

Por otro lado, si me parece inaceptable que el gobierno (y aparentemente el senador republicano John Enseign) piensen que están facultados para determinar o pretender determinar lo que la gente come. Que es una propuesta hecha con buenas intenciones, que es necesario para el bien común, que el gobierno tiene que velar por la salud pública. La respuesta es NO.

El gobierno tiene que velar por brindarle a los ciudadanos seguridad, por mantener un sistema de justicia eficiente y por brindar servicios públicos de calidad. Para decirle a la gente que rebaje están sus madres, esposas, hermanas, amistades etc. Creo que es un paso importante determinar que simplemente existen áreas donde sencillamente el gobierno no tiene cabida, pues son inextricablemente áreas personalísimas de los ciudadanos.

Con respecto al uso de la luz eléctrica, por razones ecológicas y económicas está bien que se fomente el comportamiento ahorrativo. Sin embargo, considero que el sistema de precios es suficiente para motivar el ahorro. Si alguien decide, por las razones que sean (miedo a la oscuridad, menopausia o simplemente porque le provocó) utilizar más energía electríca que el promedio eso no es un hecho moralmente cuestionable. Simplemente esa persona debe pagar lo que vale la cantidad de electricidad que usó.

Creo que el punto fundamental radica en el hecho de que en Venezuela no se ha internalizado que, siempre y cuando uno no dañe injustamente al prójimo, uno es libre de hacer con el fruto de su trabajo lo que a uno crea conveniente. Es necesario que dejemos atrás el paradigma del Estado paternalista que deb guiarnos, cual Gran Hermano orwelliano, en todos los aspectos de nuestras vidas.

Crónica de un día en el Registro septiembre 22, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: , ,
6 comments

El otro día, por razones laborales, tuve que acudir desde tempranas horas de la madrugada a un Registro Público. En la cola para recibir el infame “número” empezó, muy venezolanamente, una conversación entre dos señores que también estaban en la cola y mi persona.

Los dos hombres, que por su apariencia intuyo que debían estar ya adentrados en la segunda mitad de la cincuentena, como cualquier persona civilizada, se quejaban profusamente de lo absurdo, largo y burocrático del funcionamiento del sistema de Registros Públicos (Tomás da una muy buena explicación) Hay que sentir empatía por esta gente, especialmente por uno de los hombres, que vivía en San Antonio y no tenía carro, por lo cual se había visto obligado a levantarse ya por 4 días a las 3 A.M. para llegar a tiempo para la misericordiosa y compasionada repartición numérica.

Como forma de paliar el ocio (y de experimentar la acogida de ciertas propuestas) me propuse traer a colación una posibilidad: El otorgamiento de concesiones a ciudadanos para que operen los Registros. Claramente el planteamiento no fue de esa manera (a las 6 A.M. hablar de la posibilidad de una transferencia operativa a manos privadas de una función del Estado me parece de pésimo gusto) lo propuse, creo, de una manera mucho más discreta. Fue algo así como “¿saben cuando se va a arreglar esto? Cuando dejen a un panadero portugués tener un registro, ahí van a ver, no te van a pedir timbres fiscales y te van a dejar registrar documentos a las 9 de la noche (una mejor considerable tomando en cuenta que el mencionado registro sólo reparte 20 números al día).

El planteamiento fue bien recibido, con el acostumbrado reconocimiento de la dedicación al trabajo de los panaderos. Cosa que comentaron mis interlocutores “claramente falta en los organismos del Estado (cabe acotar que uno de los señores igualmente tenía días acudiendo al Seguro Social a que le pagaran lo que le deben de su jubilación, en esta institución también es común la práctica de “vender los cupos”)

¿Por qué no entonces permitir a ciudadanos operar registros mercantiles? Los apologistas de la burocracia saltarán a decir que la propensión a la corrupción es demasiado alta, que el registro público es de vital importancia para el correcto funcionamiento de la sociedad, que se requiere conocimiento técnico avanzado para operarlos o cualquier otra cosa por el estilo. Claro, los funcionarios públicos son un paradigma de honestidad, (según estudios somos el 134 país más corrupto de los 149 estudiados) (ojo, no quiero implicar que TODOS son corruptos, sólo muchos) También debemos destacar el alto nivel de conocimiento técnico y especialización que caracteriza a la función pública nacional.

Dejemos el escepticismos, con las reglas, procedimiento y supervisión adecuada confío que podríamos permitir que particulares operaran Registros y Notarías (sin eliminar las existentes operadas por el Estado, operación que si creo debe estar a cargo de los Estados Federales o los Municipios, no del Poder Nacional) ¿Qué podrían cobrar caro? Sí, es una posibilidad. Pero creo que en muchos casos, como el del hombre que estaba antes de mí en la cola que ha tenido que perder 4 días de trabajo (ni hablar de horas de descanso) le sala mucho más cara la ineficiencia estatal.

Buhoneros: ¿Escoria o Reacción? septiembre 17, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags: ,
add a comment

En Venezuela, según algunos estudios, hay 5 millones de personas que se dedican al comercio informal. Son los infames (¿o convenientes?) buhoneros. Todo Venezolano los ha visto, ocupando las aceras de las avenidas y a veces hasta las mismas calles. Ahora, con respecto a estos frugales comerciantes hay posiciones encontradas. Por un lado, mucha gente los tilda como insurrectos que menosprecian el orden público y ayudan a sembrar -aún más- el caos en nuestras ciudades, por otro lado, otros grupos los ven como un paliativo a el alto costo de la vida y la inflación, puesto es bien sabido que éstos venden a precios mucho más asequibles

Entonces, los buhoneros qué son ¿escoria? ¿O más bien héroes emblemáticos del espíritu emprendedor venezolano? Creo que para contestar esta pregunta primero es necesario hacer referencia a un par de datos que serán de utilidad para comprender este fenómeno.

Venezuela, según estimados de instituciones afiliadas al Banco Mundial (si ayer le pedimos prestado al Fondo Monetario, hoy me siento con plena libertad de citar al Banco Mundial) somos considerados el país número 173 en facilidad para hacer negocios (de 183 estudiados). Otros estudios, como el de la Heritage Foundation nos ubican en el escalafón 174 (de 179) en materia de libertad económica. Más dantesco aún es el hecho de que países como Haiti, Chad y Sierra Leona estén varias posiciones por delante (tomando en cuenta que la mayoría son países que han sido destrozados por guerras civiles, despotismo y tiranía)

Tomemos en cuenta que nuestra paupérrima posición en dichas clasificaciones se extienden a: el respeto a los derechos de propiedad, los días (y número de procedimientos) requeridos para abrir un negocio, la facilidad de hacer cumplir un contrato. En fin, todas las cosas que son necesarias para poder ser un comerciante civilizado y dentro de la Ley.

Creo que podemos afirmar que los buhoneros son una reacción, una reacción de las fuerzas espontáneas que rigen la sociedad sublevándose de la inmensa y abrumadora carga tanto regulatoria como burocrática que el Estado ha impuesto a los ciudadanos. Podríamos decir entonces que la aparición -y continua expansión- de la economía informal es una lección de la cual nuestros gobernantes (a todos los niveles) deben aprender. El Estado (y por ende las leyes) y la Sociedad viven una relación de mancuerna, en el cual cada uno necesita del otro. Sin embargo, cuando los legisladores empiezan a separarse demasiado de las condiciones y necesidades sociales que viven los habitantes de la República los resultados son estos: el desacato de un ordenamiento jurídico que no es cónsono con las realidades del país.

No quiero convertir esto en una apología del buhonerismo, puesto que me parece que no la merece. Pero si quisiera aprovechar para reforzar el punto de que las leyes deben adaptarse a las realidades de la población. Pretender que una persona que depende de su comercio para que él y los suyos puedan comer puede darse el lujo de realizar más de 150 días en trámites, sacarse el RIF, el NIT, que la Lopcymat, que el Indepabis, que el IVSS y cuanto acrónimo y sopa de letras de siglas puedan inventar es francamente absurdo.

Los buhoneros podrán pagar salarios subestandar, no tener las condiciones sanitarias idóneas, ni contribuir al Fisco Nacional. Sin embargo, cuando el desempleo es alto y el hambre también, éstos logran circunventar la regulación laboral nacional para poder brindarle a un gran número de personas la posibilidad de, mediante un trabajo honesto (no son delincuentes) ser productivos y llevar el pan a sus casas.

La solución parece sencilla, si queremos que esos 5 millones vuelvan a la “economía formal” se debe llevar a cabo un procedimiento profundo de simplificación de trámites y desburocratización. Si los legisladores, reguladores y surtidos aparatchiks estatales siguen ignorando el estado actual de las cosas, por más que legislen y regulen, esas leyes y regulaciones difícilmente dejarán de ser algo más que letra muerta.

¿Será qué es una tendencia? septiembre 11, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags: ,
add a comment

Y por esto me refiero a la preocupante tendencia de algunos gobiernos del continente de arremeter contra medios de comunicación que expresan opiniones inconvenientes. El día de ayer nos trae: 3 personas arrestadas en Cuba; una, un hombre que se atrevió a gritar ante cámaras de televisión “Aquí falta comida”, los otros dos eran escritores de un periódico digital. A su vez encontramos que en Argentina, el diario El Clarín (crítico del gobierno, especialmente con el proyecto de Ley de Medios) fue invadido por 200 funcionarios del gobierno, en una actitud ¿sospechosa? para una “inspección”. El diario ha dicho que se busca intimidarlo. Por otro lado, en Ecuador existen latentes amenazas dirigidas al canal Teleamazonas y en Venezuela. Bueno, creo que no hace falta comentario.

En medio de la escalada gubernamental para callar aquellas voces discordantes surgen una serie de interrogantes. Me pregunto entonces ¿a qué le tienen tanto miedo? ¿Es qué acaso sus ideas son tan frágiles que tienen miedo que las batuqueen un poco en la opinión pública? Que yo sepa el punto esencial de un Estado Constitucional que cuente con un órgano legislativo (llamémoslo Asamblea, Parlamento o Congreso. Da lo mismo) es que en éste se discuta y debata.

Sin embargo, la discusión no debe limitarse simplemente a las salas del capitolio. La discusión, en una democracia seria, va más allá. Pasa, de ser un asunto únicamente de políticos (diputados) a convertirse en un asunto de ciudadanos (es decir, participativo). Aquí es donde entran a jugar un rol fundamental los medios de comunicación, puesto es mediante estos que el ciudadano puede involucrarse en la discusión y dar su punto de vista.

Hoy en día, son aún más las posibilidades de participación ciudadana. La tecnología ha desarrollado una serie de mecanismos alternos, como Twitter, Facebook y los Blogs, que han permitido a cualquier persona expresar sus ideas, cabe recalcar que, aparte de haberse convertido en herramientas que pueden llegar a tener gran influencia (Este gráfico muestra como la página web más influyente en el debate del sistema de salud es Estados Unidos ha sido Twitter) Por su naturaleza, se han logrado esquivar las pretensiones amordazantes de censores gubernamentales (sino pregúntenle a los Iraníes)

Es por eso que debemos ver a estos medios verdaderamente democráticos (qué más democrático que algo que puede usar cualquiera) como uno de los pilares fundamentales que logran que el edificio de la libertad de expresión no colapse bajo el apabullante peso del puño estatal. Nos dan la esperanza de que por más que la sombra de la censura esté latente, habrá siempre maneras para garantizar que la democracia sigua siendo ese diálogo civilizado entre varios interlocutores. Por más que a muchos (la mayoría en sillas presidenciales) les gustaría que fuese un monólogo.

 

¿Límites a la libertad de expresión o libertad de expresión limitada? septiembre 8, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags: ,
2 comments

La libertad de expresión es un tema recurrente para los venezolanos, últimamente nos ha mantenido bastante ocupados. Quisiera aprovechar un evento que, en mi opinión, es violatorio de dicho derecho que ha ocurrido en el extranjero y utilizarlo como punto ejemplo desde el cual se pueda reflexionar acerca del caso venezolano.

En Holanda, la Liga Árabe Europea será enjuiciada por publicar una caricatura que, al negar el holocausto, es considerada como ofensiva y discriminatoria. Dicha organización protesta por el hecho de que Geert Wilders, un diputado que causó escándalo al distribuir las caricaturas danesas que ridiculizaban al profeta Mahoma, no será enjuiciado por dichas acciones.

No cabe duda de que la libertad religiosa es algo de suma importancia y que debe ser respetado, sin embargo, creo que debemos ser cautelosos al permitir al Estado cercenar la libertad de expresión. Esta facultad ha sido invocada en repetidas ocasiones, especialmente para buscar evitar los llamados crímenes de instigación al odio o a la discriminación. En Venezuela, existe una gran cantidad de leyes y normas que buscan castigar estos abusos de la libertad de expresión.

Quisiera dejar claro que no soy un apologista de la instigación al odio, en efecto me parece una de las cosas más bajas a las que puede llegar el ser humano. Pero si considero que dichas leyes que penalizan cierto discurso son negativas para la sociedad y deberíamos eliminarlas, las razones son las siguientes:

En primer lugar, permitir que se criminalicen ciertas opiniones o cierto contenido es dejar la puerta abierta a la censura, creo que especialmente nuestro país está en condiciones para afirmar que hay que ser extremadamente prudente a la hora de entregarle poder al gobierno, puesto que el mismo fácilmente puede abusar de éste y utilizarlo para los fines que el Poder considere convenientes.

En segundo lugar, y esto tal vez sea un argumento un poco más pragmático, creo que el efecto que producen, o pueden llegar a producir estas leyes hace más daño que bien. Por un lado, estas pueden producir resentimiento al producirse situaciones similares a la ocurrida en Holanda, el grupo A se molesta porque considera que ha habido un tratamiento desigual ya que permiten al grupo B decir algo y a ellos no. Aún más importante es el hecho de que dichas leyes -que con la tecnología de hoy en día (léase internet, blogs, facebook, twitter etc) difícilmente serán eficientes o lograran buenos resultados- tienden a generar el mismo efecto que buscan evitar. Cuando un grupo presuntamente propenso de instigar al odio se siente acorralado por la sociedad, perseguido y oprimido (aunque sean unos infelices que no merezcan menos) ese odio que instigan tiende a volverse más fuerte y por ende a verse materializado en más ocasiones.

Es por eso que desde mi punto de vista intentar combatir el discurso y los crímenes discriminatorios mediante leyes y castigos es la alternativa equivocada. Debemos buscar aplacar la intolerancia mediante diversos medios, como sería fomentando los valores democráticos del respeto y el pluralismo. No en cambio, echándole más leña a un fuego que al parecer cada vez arde con mayor intensidad.

A decriminalizar se ha dicho septiembre 4, 2009

Posted by Leonidas in política internacional.
Tags: , , ,
1 comment so far

Una de las cosas que siempre he envidiado de la blogósfera gringa es el debate. Los blogs de política gringos no suelen ser monólogos, sino diálogos entre personas pensantes. En el espíritu de propiciar el debate aquí, quiero contestar a una entrada que recientemente me refieró un amigo, y que se encuentra en un blog de concepto bastante similar a éste. Si les da flojera leerla (aunque sugiero que lo hagan), en resumen se trata de un ataque a la noción de “legalizar” las drogas. No queda del todo claro, pero legalizar parece incluir también cualquier acción liberalizadora en este ámbito.

Aterricemos la discusión un pelo, además aprovechando para expresar un principio al cual espero permanecer fiel. No está en la agenda pública en ningún país que yo conozca la noción de legalizar las drogas. Aunque exista un grupo de personas, incluyéndome a mí, que aboga por esto, es irreal suponer que algún país legalizará plenamente el consumo, producción y distribución de drogas más allá de la marihuana. Por lo tanto, presentar los pro y contra de la legalización puede ser muy interesante, pero al mismo tiempo inútil. A los liberales nos encanta caer en la trampa de discutir propuestas que no tienen el más remoto chance de hacerse realidad, lo cual contribuye muchísimo a aislarnos y nos hace parecer unos locos. En el caso de las drogas, lo que se está proponiendo en la vida real son diversas formas de descriminalización del uso y posesión de drogas, no su plena legalización. Por lo tanto, tiene sentido discutir lo primero, no lo segundo.

Volviendo al tema, el primer problema que tiene la argumentación de Andrés sobre las drogas es que mezcla a la legalización con la liberalización. Lo que está pasando en Argentina y se aprobó en Méjico es la descriminalización. Esto quiere decir que la compra, consumo y posesión (hasta cierta cantidad) de drogas sin dejar de ser ilegal, ya no será castigado con sanciones criminales (cárcel), sino con sanciones no criminales (tratamiento). Por lo tanto, la descripción de las consecuencias de la legalización sencillamente no es relevante para el debate actual.

Lo que si es relevante es ésto:

Uribe y Calderón, personas que le han dado buena batalla a los carteles y al consumo de droga en general, parecen haber flexibilizado las leyes al consumo. Esto no es nuevo, todos los organismos dedicados a este tema (DEA, gobiernos latinoamericanos, CEPAL, la ONU, la OEA, etc.) han diferenciado las estrategias supply-side, con las estrategias demand-side. Es decir: o una estrategia que ataque la oferta, o una estrategia que ataque la demanda.

Señores esta estrategia está destinada a fracasar: ¿de qué sirve atacar a los carteles si cada vez crece más el mercado de consumidores? Si en Venezuela cerraran todas las casas de bolsa y sociedades de corretaje, ¿eliminarían el dólar paralelo? Evidentemente que no, porque donde hay consumidores hay mercado.

La estrategia es clara para mí la estrategia de aumentar el precio ilegalizando la producción y el consumo es fundamental: cierras una gran parte del mercado. Sin embargo, la única estrategia sostenible a largo plazo que promete acabar con el problema es el fortalecimiento de la familia. Una familia con valores, con metas, una familia virtuosa. Nadie dijo que este era el camino fácil, usualmente lo correcto es el camino más difícil.

Vamos a ser claros. La primera estrategia que propone Andrés no está destinada a fracasar. Ya fracasó. Estrepitosamente. 4 décadas de “guerra” contra las drogas han tenido un impacto mínimo (si existente) sobre el consumo de drogas. Los países con políticas antidrogas más fuertes no tienen menor consumos que otros, sino todo lo contario. Un estudio de Science Daily reporta que fue Estados Unidos, quizás el país del mundo que más fielmente ha aplicado la estrategia de Andrés, el país con mayor tasa de consumo de cannabis y cocaína. La estrategia no solo ha fracasado en prevenir el consumo. La criminalización del consumo ha llevado a cientos de miles de consumidores a la cárcel, que comparten con ladrones, asesinos y violadores. Además, impide que los drogadictos busquen tratamiento y dificulta los esfuerzos para atenderlos. El precio de estos éxitos, en Estados Unidos, es de $40 mil millones al año.

Frente a esta estrategia tenemos ejemplo de Portugal, que en el 2001 decriminalizó el uso de las drogas. Un estudio del Instituto Cato determinó que “la decriminalización no ha tenido efectos adversos en las tasas de uso de droga en Portugal”, tasas que por lo demás ya se encontraban entre las más bajas de Europa. Eso sí, ha permitido un mejor trato de las personas que sufren de drogadicción. En vez de ser perseguidos por la policía y mandados a la cárcel por fumarse un porro, ahora pueden conseguir tratamiento para superar su condición. Las muertes relacionadas con drogas han bajado y la transmisión de enfermedades por uso de drogas ha bajado. No digo que estos indudables éxitos se repitan en exactamente Argentina y Méjico, pero son causa de optimismo.

Sobre la segunda estrategia, la de fortalecer a la familia, debo decir que aunque seguramente tengamos conceptos distintos de familia, no dudo que las familias fuertes reduzcan el consumo de drogas. El problema es que conseguir promover a la familia desde el Estado es punto menos que imposible.

Liberalismo educativo septiembre 1, 2009

Posted by Leonidas in política nacional.
Tags: ,
add a comment

Yo soy un liberal de convicción. Temo el poder del Estado, y creo firmemente en las libertades individuales. En Venezuela, sin embargo, se ha popularizado la noción de que el liberalismo no es para este país. Muy bonito en papel, y todo lo que quieras, pero un país con tantos problemas como este necesita la vigorosa acción del Estado para arreglarlo.

Hay cantidad de réplicas a ese planteamiento, entre ellas que intentar reformar a Venezuela desde el Estado ha sido un fracaso, pero apunta a algo importante. El liberalismo parece carecer de practicidad. Hace algún tiempo Tomás me retó a que proponga ideas liberales que pueden resolver los problemas del país, y la verdad es que no fue fácil. Pero creo que hay una idea liberal que puede ayudar a resolver uno de nuestros mayores problemas: la educación.

Ya Manuel lo mencionó en su entrada sobre la educación. Se trata de lo que afuera llaman “vouchers” educativos, y que en Venezuela inevitablemente se llamarían Cesta Tickets educativos. El concepto es bastante sencillo. El Estado, en vez de siempre proveer directamente la educación, le da a los venezolanos de edad escolar un voucher de cierto valor que le permitiría pagar los costos de su educación. Esto no quiere decir que se eliminarían los colegios públicos ni mucho menos: seguramente existen lugares en los que es inviable fundar un plantel privado y donde los colegios públicos se harán necesarios. Simplemente daría la oportunidad, a quien lo desee, de dar una educación privada a sus hijos, a un costo reducido o nulo.

Sin entrar a discutir los detalles del funcionamiento del sistema, quiero mencionar las ventajas que tendría. En primer lugar, creo que no existe duda alguna en la mente los venezolanos de que la educación privada, al menos al nivel de primaria y bachillerato que estaría dirigido el programa, es sustancialmente superior a la pública. Los vouchers, entonces, tendrían la doble virtud de estimular al sector educativo público a reformarse, y de permitir a todos los venezolanos una educación privada si lo desean. En segundo lugar, un programa que no requiere una expansión gigantesca de la burocracia ministerial. Obviamente haría falta gente que vigile que los vouchers alcancen a todos y se usen apropiadamente, pero no suena como algo horrorosamente complicado. En tercer lugar, los vouchers aumentan la libertad de escogencia de los padres. Habrían planteles con horarios distintos, especializaciones distintas. Algunos ofrecerán almuerzo, otros mejor formación deportiva, y así sucesivamente. En cuarto lugar, el sistema de vouchers creo que permitiría una expansión rápida del sistema educativo. Especialmente si se permite que los planteles sean empresas con fines de lucro, existirá un incentivo para que se creen colegios y liceos en lugares a los que hoy no llega la educación. Además, se evita el uso de lo que ha sido una ineficiente burocracia ministerial que no puede responder a las nuevas necesidades.

Lo de los vouchers, además, creo que tiene ventajas políticas sustanciales. En primer lugar, contrario a muchas otras reformas del sistema educativo, no se opone diametralmente a los intereses de los sindicatos de maestros. En base a lo que uno ve afuera, una de las grandes barreras a las reformas educativos tienden a ser los sindicatos del magisterio. Los vouchers no amenazan sus contratos colectivos, ni implican que van a desaparecer trabajos. Dada la necesidad urgente de expandir la educación básica en Venezuela, el crecimiento de la educación privada no tiene que hacerse a costas de la pública.

Pero la principal ganancia política que veo es que los vouchers son una forma no-populista e inclusive eficiente de que el venezolano se sienta vinculado a la riqueza petrolera. Sería el dinero del petróleo lo que podría financiar este programa y el vínculo inclusive podría hacerse explícito. Uno de los grandes retos políticos de Venezuela es que sentimos una necesidad de ver directamente lo que hace el petróleo por nosotros. ¿Qué mejor que educarnos?

A %d blogueros les gusta esto: