jump to navigation

Doble discurso septiembre 23, 2009

Posted by Tomás Horacio Hernández in política internacional.
Tags: ,
add a comment

 

La situación de Honduras aterroriza al gobierno nacional venezolano. 

Presidenta de la CIDH Luz Patricia Mejias

Presidenta de la CIDH Luz Patricia Mejias

Durante el día de ayer, sus principales fuentes de información, entiéndase agencia bolivariana de noticias y aporrea.org,  gozaban de una moral Victoriana.  Hablaron todo el día de violaciones de los derechos humanos, de cerco mediático y de exceso de represión. La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Luz Patricia Mejías recordó que en Honduras había ” un régimen que reprimía, violaba derechos humanos, realizaban detenciones masivas y realizaban cierres para tener control de los medios y mantener a la población desinformada”.

No es de mi interés profundizar en el tema de Honduras en este post, dado que sin duda es una situación socio-política crítica y compleja. Pero si me genera mucho ruido que la Sra. Mejías se pronuncie sobre el uso de la fuerza en las manifestaciones de ayer y hace un mes en Venezuela el gobierno venezolano y su estrella  el Coronel Benavides abusaron con la represión contra el pueblo caraqueño en la manifestación en rechazo a  la Ley Orgánica de Educación y la CIDH se quedó callada. Se violan los derechos humanos al utilizar gas lacrimógeno en Honduras pero al ser utilizado aquí, dentro de los ductos de aires del Metro de Caracas cuando las personas corrían para refugiarse, aparentemente no los violan.

Inclusive el director del medio televisivo hondureño Canal 36, Edras Amado López, informó que a Honduras la tienen aislada del mundo, bloqueada, la mantienen en un cerco mediático, al pueblo lo tienen totalmente desinformado, algunos medios sólo transmiten comiquitas y mensajes religiosos.

Declaraciones que alarman a la comunidad internacional y causan risa a muchos venezolanos, ya que se presenta exactamente la misma situación en Venezuela y nadie dice nada. Que sátira  e ironía leer éstas declaraciones en una página del gobierno y más aún escuchar a los Super Ministros venezolanos llamar al gobierno actual de Honduras  golpistas. Claramente olvidaron que intentaron hacer en 1992 en la capital venezolana.

Con lo sucedido el día de ayer queda  bien claro una vez más como el gobierno venezolano  habla pa’lante y pa’tras especialmente en el  intervencionismo internacional, como instituciones internacionales importantes como la CIDH o la OEA se corrompen al hacerse la vista gorda con Venezuela y como las fuentes de información del gobierno sencillamente no son ni objetivas ni racionales ni mucho menos profesionales.

Anuncios

¡Abajo con la ineficiencia panadera! septiembre 14, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags:
add a comment

Ineficiencia en su máxima expresión

Ineficiencia en su máxima expresión

Me propongo estudiar brevemente dos instituciones que son parte del pan venezolano de cada día. Me refiero a los Ministerios y las panaderías. Por Ministerio entendiendo todas esas resplandecientes oficinas de la burocracia administrativa nacional. Por panadería voy a pedir que nos limitemos a aquellas que son propiedad de esos vagos inútiles, ustedes saben de quien hablo, todos los hemos visto con sus bigotitos, sus anteojos y sus camisas de cuadros; hablo de los principales ejemplos de la flojera venezolana: los portugueses.

Creo que puedo afirmar acertadamente que la gran mayoría de los venezolanos han tenido que interactuar o acudir a estas dos instituciones. Por ende, creo que todos sabemos como funcionan las burocracias estatales y las panaderías. Sabemos como son físicamente, cuales son sus horarios de trabajo, como nos atiende el personal que en ellas labora, etc.

Debo comenzar por condenar la flojera insigne característica de los panaderos portugueses. ¿Qué van a saber estos inmigrantes de trabajo? ¿Acaso no es Europa famosa como el continente decadente donde la gente lo que hace es dormir siesta y tomar vino? ¡Claro! ¿No les ha ocurrido que llegan un martes a las 7 y media de la mañana a comprar pan y se encuentran con que los lusófonos no han siquiera abierto la santamaría? (y mucho menos puesto una canilla en el horno) Ni hablar de ir a comprar un pan a las 3:31 P.M., a las 3:30 esas panaderías quedan desiertas, ni un alma en pena queda limpiando las migajas. Claro está que los fines de semana no son excepción, un sábado o domingo no encontramos ninguna panadería abierta. Dígame si estamos en un día en el que hay un evento político, si el panadero-comandante convoca una marcha vemos como todos salen jubilosos en sus camisas vinotinto y verdes a exigir la regulación del precio de la harina.

Y no hemos ni comenzado a hablar del exceso de procedimientos burocráticos necesarios para comprar una bolsa de pan campesino. No sólo hay que registrarse en una página de internet (www.panaportu.com.ghe.ghw.ve/harina) sino que hay que solicitar la autorización ante el comité de planificación panificadora, imprimir el formulario, llevarlo en carpetas manila, folearlo, ponerle etiquetas (verdes). Obvio está que todo debe ser por triplicado y consignado junto con nuestra cédula de identidad (ampliada en 147,43%) y las partidas de nacimiento nuestras, de nuestros padres y abuelos (en original y copia).

No contentos con esto, los empresarios egoístas del pan disfrutan sádicamente haciéndonos esperar en eternas colas, para que una vez lleguemos a la caja nos puedan atender con mala cara (hasta desprecio uno podría decir) y decirnos que nuestra planilla está mal llenada, que debemos ir al comité central, llenar 3 formularios y 2 encuestas para que nos entreguen la nueva planilla.

Esta abominable situación contrasta diametralmente con la que se vive en la burocracia nacional. Acá, aparte de ser tratados con suprema bondad y gentileza por abnegados funcionarios, no son necesarios ningún tipo de trámites ni papeleo engorroso. Llegamos a la hora que queramos (trabajan de lunes a lunes, de 5 A.M. a 9. P.M.) Y podemos tener dos cosas seguras: que no haremos cola y que saldremos con nuestras necesidades satisfechas.

Considero entonces la necesidad imperante, inmediata y urgente de nacionalizar todas las panaderías de Venezuela. La época de la tiranía portuguesa debe llegar a su fin. Enhorabuena celebraremos la creación del Ministerio del Pan.

A %d blogueros les gusta esto: