jump to navigation

Sacándole punta a las lluvias diciembre 10, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in Articulo, En las rocas.
Tags: , , ,
add a comment

Las recientes lluvias que han afectados al país  en los últimos días han sido catastróficas y lamentables. El sentimiento de frustración que sienten las personas al perder su vivienda es devastador y hasta ahora no hemos visto el punto final de las mismas.  Sin embargo, se ha visto una oportuna respuesta de las distintas autoridades, pero debemos ver entre líneas para ver el fondo de algunas acciones.

 

Debo reconocer el trabajo de algunos alcaldes y gobernadores, que más allá de ser oficialistas u opositores, han tenido una capacidad de respuesta efectiva y solidaria con los afectados. Particularmente me llama la atención el nivel de compromiso que ha tenido el Gobernador de Miranda, Henrique Capriles,  el cual se ha metido con el agua hasta el cuello en distintas zonas del estado. Asumiendo en ocasiones hasta riesgos innecesarios, ha demostrado  una sensibilidad hacia las victimas y una valentía conmovedora. Sus acciones, al igual que la de otros funcionarios públicos que de verdad se han ensuciado las manos, serán siempre recordadas por ese pueblo venezolano.

 

Si bien unos han estado de cabeza con la victimas, otros han aprovechado esta oportunidad para ser más demagogos y realizar una ofensiva. “Las puertas del palacio de Miraflores se abren a los venezolanos” se leía en los titulares de prensa esta semana.  Es verdad, se abrieron las puertas del sótano  del palacio de Miraflores para albergar a 26 familias. Si, el sótano y no la puertas de la oficina de los ministros como se había anunciado. Sin embargo el punto no es ese, el punto es que con más de 6.000 viviendas perjudicas y más de 30.000 personas afectados en Miranda, lo de Miraflores no va a solucionar absolutamente NADA.  Es simplemente una bomba de humo que busca crear titulares y mostrar una “sensibilidad” del mandatario venezolano. Cuando ocurre un desastre natural la mejor manera de enfrentarlo es con acciones coordinadas y trabajo en equipo.  No buscando ser el protagonista.

 

Por si fuera poco, la situación de las lluvias también ha dado pie a otra ofensiva roja. Se busca desesperadamente un culpable al tema del déficit de viviendas a nivel nacional y ya desde la Asamblea Nacional le están poniendo nombre y apellido.  Tal como dice Nelson Bocaranda, “El objetivo del gobierno es distraer la atención del país para que no se hable de los 2 Millones de viviendas que no ha construido en esta docena de años y hacer creer a los damnificados que la culpa es de los constructores escuálidos especuladores”.  Como esto es así, no se extrañen que las próximas expropiaciones sean los famosos campos de golf que tanto morbo le causan al gobierno.

 

Lo peor de ambos mundos. diciembre 3, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: , , ,
2 comments

El lamentable asesinato a sangre fría de Reiker Román Herrada, acontecido en la madrugada del día de hoy me ha puesto a pensar.

 ¿Por no ceder el paso? ¿En serio? Creo que los motivos por los que quita la vida un genocida son menos bajos que los que impulsaron a disparar a los pasajeros de ese nefasto ford fiesta negro…

Pero en lo que me ha hecho pensar tan penoso suceso es que efectivamente estamos viviendo con lo peor de ambos mundos.

Soy de los que opina que en Venezuela impera un régimen autoritario enmarcado dentro de una dictadura legitimada plebiscitariamente. Como bien ha demostrado la historia, los regímenes autoritarios tienden a ser implacables con el tema del orden público y la seguridad ciudadana (sean de izquierda o de derecha). Es decir: no hay hampa común porque un Estado fuerte se encarga de reprimirlos y acabar con ellos. (y también de acabar con la disidencia política, pero ese no es el punto)

 Al mismo tiempo, los que gobiernan el país se ufanan de ser fervientes militantes de la izquierda (sea trasnochada o no). Personalmente considero que los planteamientos económicos de la izquierda son -para decir lo menos- poco óptimos; pero, si hay algo en lo que la mayoría de los gobiernos de izquierda (por lo menos aquellos que utilizan cierta fachada democrática) han obrado bien ha sido fomentar diversas reformas sociales que aumentan la libertad en este campo: matrimonio de homosexuales, legalización de las drogas y la prostitución etc.

 En Venezuela no tenemos ninguna de las dos cosas, a saber: tenemos un gobierno autoritario de izquierda que no puede mantener el orden y combatir la delincuencia y que se ha comportado de manera conservadora con los temas sociales.

Alemania Oriental no era exactamente un lugar feliz, pero no te asesinaban por no darle paso a alguien en la calle; nunca he sido apologista de Pérez Jiménez, pero dicen los ancianos que no había delincuencia (excepto la perpetrada por el Estado); igualmente creo que el Sr. Zapatero es en gran parte responsable de la bancarrota de España, pero por lo menos los gays se pueden casar.

Tenemos lo peor de ambos mundos: un régimen autoritario duro con la disidencia pero complaciente con el hampa; una economía de izquierda pero una idiosincrasia social de la derecha moralista.

La verdadera gran estafa noviembre 8, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in Economía Nacional.
Tags: , ,
add a comment

Mucho se ha hablado estos últimos días sobre una supuesta “gran estafa”, término que ha sido utilizado para referirse a la situación que ocurría en ciertos desarrollos habitacionales actualmente expropiados. No voy a caer en el cliché de hacer apología de empresarios inescrupulosos (algunos lo son); no obstante, creo que algo que ha sido dejado de lado es que la verdadera gran estafa a la que estamos sometidos diariamente los venezolanos es a esa que, al igual que esa llovizna que no moja pero que empapa, nos roba día a día, poco a poco el fruto de nuestro trabajo: la inflación.

Es que la inflación no es más que el resultado de una política monetaria indisciplinada que acarrea inexorablemente el robo continuo a todos los venezolanos (o bueno, a todos aquellos que ganamos en bolívares). Cada día que pasa la inflación rampante -una de las más altas del mundo- hace que nuestro dinero pierda valor, en otras palabras, la incompetencia del Banco Central de Venezuela y de los demás órganos encargados del manejo de la política monetaria del país resultan en que, efectivamente, si tenía mil bolívares en el banco en enero, cuando llegue diciembre esos mil sólo me valen 700.

¿Acaso no es la inflación otra cosa que una lenta y continua expoliación del fruto del trabajo de todos los venezolanos? ¿No es robo que nuestro dinero ganado con el sudor de nuestra frente se desvalorice a un ritmo vertiginoso?

Es muy sencillo: ¡la inflación es robo!

Es un robo mancomunado por parte del Estado a todos los ciudadanos. Es un robo que, aun cuando parece una amenaza distante y abstracta ser materializa concretamente cuando vamos a pagar el mercado de alimentos y nos damos cuenta que no nos alcanza la plata. Es un robo que tiene como protagonista delictivo al gobierno nacional.

Esa es la verdadera gran estafa ¿Será que si lo denunciamos en el Indepabis expropian el Banco Central?

Palabras de fin de curso junio 25, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in Actualidad, política nacional.
Tags: , ,
add a comment

A SY.

Ahora que está terminando el año académico, varios Profesores tienen la costumbre de cerrar el curso con unas palabras, dichas alocuciones, por las circunstancias que atravesamos, han tendido a lo largo de mi vida universitaria a basarse en la situación del país; y en que debemos/podemos hacer para mejorarlas.

Me pareció particularmente acertado lo que un Profesor en particular dijo, razón por la cual me tomo la libertad de, en resumidas cuentas, replicar acá lo que él dijo en ese salón.

El Profesor comenzó refiriendo la razón por la que consideraba era su obligación dirigirnos unas palabras: la alarmante cantidad de sus anteriores alumnos que hoy día le comentaban cuando se encontraban que tenían ganas de irse del país, que sencillamente ya estaban hastiados de la falta de oportunidades, de la mala calidad de vida, de la tragicomedia política etc. (tomando en cuenta la cantidad de trabas existentes para los egresados de Derecho para ejercer en el extranjero la cantidad de gente queriendo irse es preocupante). No podemos abandonar el país nos dijo, si nacimos acá, crecimos acá, y queremos trabajar para que “acá” sea un lugar donde queramos estar, irse no es la solución, afirmó el catedrático.

Luego pasó, en un, hay que aceptarlo, raro momento de humildad, el jurista prosiguió a aceptar la culpa que él y su generación tenían en lo que respecta al status quo. Nos refirió que su generación veía con desdén los cargos públicos, como algo que olía mal, que no implicaba prestigio sino presunciones de corrupción; dicho desprecio por la función pública por parte de las personas más capacitadas no pudo tener otra consecuencia que lo que efectivamente ocurrió: las posiciones públicas de mayor jerarquía, aquellas que se encargan de la dirección de la nación pasaron a ser ocupadas por (seamos moderados y no digamos incompetentes) las personas que tal vez no eran las más aptas para asumirlos. Todo eso a raíz del vacío que una generación desarraigada e indiferente dejó a su paso.

En tercer lugar nos exhortó a que nos convirtiésemos en el cambio que queríamos ver en el país; que repudiáramos de manera contundente todas aquellas conductas que actualmente nos parecen despreciables, que rechazáramos bajar nuestros estándares simplemente por encontrarnos rodeados por un mar de mediocridad, que preservásemos a toda costa los principios republicanos (en el sentido de forma de Estado, no del partido…) que nos jactamos de profesar (y que tanto nos ha costado internalizar).

Por último, que entendamos que no por el hecho de no tener la disponibilidad de acceder a cargos en el sector público (aspiración de varios jóvenes venezolanos, cosa que me produce mucha alegría y esperanza) no implica que no podamos contribuir a la creación de un país mejor, que asumiendo una postura crítica y reflexiva, intentando determinar las conductas que resultan nocivas para la República y dedicando tiempo a pensar en posibles soluciones a las mismas estaríamos ya dando los primeros pasos para asegurar la construcción de un país al que la gente quiera pertenecer.

De más está decir que me parece bastante acertada la reflexión que hizo el mencionado Profesor, espero que a ustedes les haga el mismo eco que a mí.

Esas colas eternas… junio 7, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in Actualidad.
Tags: , , , ,
add a comment

Esto no es sobre el tráfico capitalino; es, más bien, sobre otras colas que, lamentablemente, aparentemente también son perennes. Cuando bajó del autobús diariamente en camino a mi trabajo, todos los días veía en la parada una larga cola, gente esperando en cola para tomar el bus, eso pensaba… ¡No! Más bien era gente en cola para entrar a la embajada de un país de esos del primer mundo. Una cola, y bien larga…

Luego camino un par de cuadras para llegar a mi lugar de trabajo, curiosamente, en un edificio cercano, veo también una larga cola de gente ¿Estarán esperando un crédito en el Banco del Tesoro? ¿Será qué la Onidex tiene ahí una sucursal para sacar el pasaporte? La respuesta es similar al caso anterior: gente esperando para ir al consulado de un país Europeo; una visa o un pasaporte, da igual, un mecanismo para salir de este país.

El otro día una Profesora nos comentó que varias encuestas indican que dos tercios de todos los jóvenes universitarios del país quieren emigrar, desde que escuché eso estuve pendiente para ver si las dos fulanas colas que diariamente presenciaba confirmaban la estadística. La respuesta visual era contundente, sí, la mayoría de los integrantes de la cola eran personas relativamente de mi edad.

Todo lo cual nos apunta a una realidad evidente: una cantidad importante de jóvenes venezolanos ha perdido la fe en el país. ¿Culparlos por traidores, llamarlos gusanos a lo cubano? Nunca. Francamente, aún cuando mi posición personal en el tema es bastante intransigente (es básicamente quedarme, a rajatablas), a veces pienso que irse es la decisión más racional, como me comentó un buen amigo “Mi pana, uno sólo vive una vez, ¿Por qué desperdiciar tu juventud en un país que, sinceramente, está jodido porque quiere estarlo?” Es una posición que, aunque no comparto, respeto totalmente. Soy de los que cree que la mayor responsabilidad que uno tiene en la vida es para con uno mismo y para buscar su propia felicidad, creo que uno no escoge su país de nacimiento y por tal, sentirse sobremanera orgulloso del mismo, o sentir que uno tiene una deuda moral con él, es un absurdo. Sin embargo acá me quedo.

Me propongo pues a hacer una defensa, desde el punto de vista meramente individualista, de porque es racional quedarse en Venezuela. En primer lugar, porque los que aspiramos a, algún día, ejercer cargos públicos y trabajar por la construcción de un país, no hay mejor sitio que éste; en Canadá y Australia ya todo está hecho, acá está la oportunidad de construir país y poder en la retrospectiva de la vejez decir “esto, en parte, es obra mía”. En segundo lugar, para los que tenemos ambición, es difícil que uno alcance, como inmigrante, los niveles de éxito que uno puede tener en su país. En tercer lugar, porque, por más abierto y tolerante que se jacte de ser el posible país de destino, uno siempre tendrá, en cierto grado, la etiqueta de “inmigrante” estampada en la frente, eso es particularmente algo que aborrezco. En cuarto lugar porque sé, sin lugar a dudas, que el remordimiento de saber que no me quedé a dar la pelea me atormentaría a un punto que me amargaría la existencia.

Tal vez mis razones les parecen ridículas, o fatuas, pero a mi me bastan. Respeto y admiro a la gente que tiene la valentía para ir a buscar mejor fortuna en el extranjero, pero para todos los que discrepamos, juntémonos a rezarle a San Judas Tadeo y a ahogar nuestras penas con una buena dosis de cerveza Polar, antes de que la expropien.

Seguridad primero, las arepas, después marzo 17, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: , ,
add a comment

Los niños cuando empiezan a intentar moverse por sí mismos comienzan por lo más sencillo: gatean. Si no logran gatear exitosamente, difícilmente lograrán caminar, en caso de lograr pararse en dos piernas sin haber cumplido el prerrequisito de gatear la consecuencia es una caída estrepitosa.

Como pasa con los niños, pasa con los Estados. La función primordial de un Estado es la de garantizar la seguridad y el orden público; es decir, asegurarle a los ciudadanos que su propiedad, o por lo menos su integridad física y su vida estarán, en la mayor medida de lo posible, libres de todo daño, o, en caso de ser lesionadas, que se hará todo lo posible para castigar adecuadamente al culpable.

¿Qué pasa cuando un gobierno, o peor aún, cuando una pueblo, olvida este principio fundamental? El Estado, eventualmente, colapsa.

¿Por qué afirmo esto con tanta certeza? Porque sencillamente considero que será el curso natural de las cosas y que, en algún momento, cuando nos caigamos bien duro y nos demos un buen coñazo, saldremos del estupor en el que nos encontramos sumidos y recordemos que, antes de tener corporaciones de mercados socialistas o areperas el fin principal de un gobierno es garantizar la seguridad de sus ciudadanos. Siempre, claro está, manteniendo el debido respeto por los derechos civiles.

Dada la situación deplorable de violencia a la que ve sometido el pueblo venezolano a diario no me queda más que pensar a qué me recuerda el actual proceder del Estado.

Visto que este ha fracasado miserablemente en lo que debería ser su meta principal, el mismo me recuerda a un niño que, aunque está repitiendo por cuarta vez consecutiva 5to grado de primaria insiste en gastar su tiempo en practicar mil deportes (en los que también es malísimo), tocar mal un instrumento de música y perder las elecciones para presidente del centro de estudiantes.

Primero lo primero, cuando podamos medianamente garantizarles a las madres de nuestro país que sus hijos tienen altas probabilidades de llegar ilesos a sus casas es que debemos pasar a preocuparnos por otras cosas, incluso antes que de la salud y la educación. Obvio que estas dos son esenciales, de ninguna manera pretendo menospreciarlas, pero sólo son útiles una vez que la vida y la integridad física están protegidas adecuadamente. ¿De qué sirven hospitales magníficos si por los tiros que te pegaron ya estás muerto cuando llegas? ¿Para qué tener miles de colegios prístinos con maestros motivados y bien pagados si antes de terminar tu formación te matan para robarte cualquier nimia?

Tratemos de poner en perspectiva la razón por la cual decidimos tener gobierno en primer lugar (éste, a diferencia de la grama, no lo trajo el mundo de fábrica) y es para que, mediante el monopolio de la violencia legítima éste garantice que nadie atentará contra nuestras vidas. Por lo tanto es necesario alinear nuestras prioridades. Seguridad primero, arepas, después.

Chávez devalúa el bolívar enero 10, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in Economía Nacional, política internacional.
Tags: , , , , ,
4 comments

Con palabras muy bien escogidas, con un estilo ajeno al suyo habitual, proyectando incertidumbre y preocupación, tratando de hacer lo que sea necesario para salvar su tal llamada revolución, de esa manera habló el presidente el viernes en la noche. Como ya saben, no lo hizo en cadena ni mucho menos. Los medios oficiales reseñan la medida como una subida del dólar y no como la devaluación de una moneda. Pueden tratar de maquillarla como quieran pero al final nos pegará a todos en el bolsillo.   Ojalá sus fanáticos sepan unir los puntos y darle sentido a su rompecabezas. Los dejo con la intervención del presidente este viernes. ¿Algo diferente a la entrevista de CNN no?

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

El presidente Venezolano se vuelve a equivocar enero 8, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in política nacional.
Tags: , , , , , ,
2 comments

Hoy Viernes 8 de Enero de 2010 a las 8:00 pm, el Presidente Venezolano ha tomado una medida económica que afectará las vidas de todos los venezolanos. Decidió devaluar la moneda y establecer dos tipos de cambios: habrá un tipo de cambio para sectores prioritarios como salud y alimentación a 2,6 bolívares/dólar y otro llamado “dólar petrolero” de 4,3 bolívares/dólar para otros rubros como el automotriz, comercio y telecomunicaciones.

Mientras preparo mi post de mañana y dreno un poco mi frustración y rabia, los dejo con un video del mismísimo presidente que fue hace poco menos de un año.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Para atrás como el cangrejo enero 6, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in Economía Nacional, política nacional.
Tags: , , ,
add a comment

Mi post del lunes hacia referencia a la medida que había tomado el gobierno de Venezuela con respecto al “ahorro” de energía en los centros comerciales. La medida como todos saben consistía básicamente en regular el horario, mas nada. Inclusive si quieren leer la gaceta oficial hagan clic aquí.

Pero hoy sin embargo salió el Vicepresidente de Venezuela, Ramón Carrizales, para decir que había sostenido una reunión con los dueños de los centros comerciales en la cual ellos le demostraron sus esfuerzos en la disminución del consumo eléctrico. Acto seguido, el Vicepresidente afirmó que eran esfuerzos considerables y que las medidas solo se aplicará para algunos comercios. Por ahora se salvan de la medida los cines, los restaurantes, supermercados, oficinas, estacionamientos, entre otros.

Debo admitir que la rectificación me parece la acción más razonable en esta situación pero, ¿Cómo se puede tomar un gobierno en serio cuando toma medidas de semejante magnitud sin consultar a todos los actores ni verificar exhaustivamente la información? Que bárbaro, que incongruencia y que pena. Los dejo con nuestro Vicepresidente.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Calidad de vida en extinción enero 4, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in Economía Nacional, política nacional.
Tags: , , , ,
add a comment

La vida nocturna del venezolano se acabará a las 9:00 pm a partir de este año. Esto no es un invento mío ni un cuento exagerado de una viejita en la cola de CADIVI, esta es la nueva medida tomada por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) la cual sigue al pie de la letra lo anunciado en la Gaceta Oficial Nº 39.332. Esta medida pretende regular el horario de los centros comerciales, casinos, bingos y otros sitios nocturnos desde las 11:00 am hasta las 9:00 pm, extendiendo el de los casinos hasta la media noche.

Según el gobierno de Venezuela esta medida va permitir ahorrar energía durante los meses de sequía que tendremos. Argumento que sin duda está en lo correcto ya que estos lugares van a reducir notablemente sus horas de funcionamiento.  Ahora lo que les faltó recordar fue TODO lo que se ve afectado por este fabuloso plan del gobierno.

La gran afectada de esta brillante idea es sin duda la economía nocturna. Generalmente los sitios nocturnos trabajan por turnos y es muy común ver a una persona que ingrese a las nueve de la noche hasta el cierre del local, ahora naturalmente vendrá una reducción de personal lo cual implicará despidos forzados y un aumento en el índice de desempleados. Los taxistas dejarán de percibir ese dinero extra que tanta falta les hace al ver reducida su jornada de trabajo, los vendedores de perros calientes y pepitos que obtienen el mayor porcentaje de sus ventas en la noche serán otros de los grandes afectados y ni hablar de los mesoneros y cocineros que laboran en restaurantes y areperas que viven prácticamente de las propinas y de los servicios. ¿Qué le podrá decir un padre de familia a su hijo cuando no le alcance la quincena porque su jornada de trabajo fue reducida? ¿Se podrá culpar al dueño capitalista del local?

La cultura también se ve afectada por esta medida. Los cines venezolanos se encuentran todos en centros comerciales y durante la semana servían de distracción para muchos de nosotros. Ahora solo podrán ser visitados los fines de semana o cuando nos escapemos del trabajo, ya que la última función será ahora cercana a las 7:00 pm. Las obras de teatros que comienzan en su mayoría a partir de las 8:00 pm,  ahora se convertirán prácticamente en viejos recuerdos. ¿Será que todas las personas que van al cine o al teatro son unos capitalistas salvajes? ¿Son acasos las distracciones para un hombre y  una mujer trabajador/a planes desestabilizadores para tumbar al gobierno?

Venezuela atraviesa una crisis energética, de eso estamos claro.  Pero el gobierno nacional en vez de mostrarnos un plan coherente y elaborado en tres fases de corto, mediano y largo plazo, lo que nos muestra son medidas que van en contra del desarrollo del individuo. La calidad de vida que teníamos es un mero recuerdo ya que siempre nos adaptamos a la supervivencia. El silencio de muchos chavistas ante semejantes acusaciones me ratifica que estoy en lo cierto. Pero lo más triste es que la Venezuela alegre y emprendedora que muchos recuerdan ahora parece más bien un fantasma. Sin embargo al final del día no importa el color de la camisa que cargues, si eres chavista u opositor, rico o pobre, las medidas que toma el gobierno nos afecta a TODOS por igual.

Entonces, ¿Venezuela ahora es de todos?

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

A %d blogueros les gusta esto: