jump to navigation

Algo que leer II agosto 5, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in Otra.
Tags:
add a comment

Desde hace algunos meses estaba leyendo el otro clásico de Ayn Rand titulado The Fountainhead (El Manantial en español.) Debo acotar que sin duda es uno de los mejores libros que me he leído en mi vida, sobre todo por lo didáctico y gráfico que se expresan los argumentos que defienden a capa y a espada al individuo. El libro es un triunfo del YO, de la integridad,  de la lucha del individuo contra el colectivismo. Les recomiendo este clásico con los ojos cerrados. No es fácil de leer aunque es menos denso que Atlas Shrugged. Pero de verdad vale la pena.

Ahorita cambiaré un poco de estilo, comenzaré a leer Rayuela de Julio Cortázar y Tried by War de James M. McPherson. Les contaré cuando termine.

Anuncios

Me voy julio 29, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags:
add a comment

Me voy. Hoy arranco para uno de esos rincones recónditos de Venezuela donde el Estado es inexistente, o mejor dicho: es un Estado fallido.

Me voy a uno de esos rincones donde Doña Bárbara tiene Kalashnikov, donde la justicia la imparten los grupos irregulares y no los tribunales, donde los impuestos no tienen forma de IVA sino de extorsión, uno de esos lugares, donde, obviamente, no hay internet.

Así que no esperen que escriba nada hasta finales de agosto, se quedan con Tomás. Pero me llevo un cuadernito donde voy a ir anotando cosas interesantes para después ponerlas por acá.

¡Feliz Navidad! diciembre 24, 2009

Posted by Tomás Horacio Hernández in Otra.
Tags:
add a comment

Quiero agradecer a todos los lectores por mantenerse día a día leyendo nuestro blog. Esta es sin duda la gran causa de mi escritura. Gracias por los comentarios, por las críticas, por los tweets, por los links, en fin,  gracias simplemente por leer. Espero que pasen una feliz navidad y prospero año nuevo, por mi parte retomaré la escritura el 2 de Enero. Saludos,

No quiero diálogo noviembre 19, 2009

Posted by Tomás Horacio Hernández in Otra, política nacional.
Tags: , , ,
5 comments

“Cuando se trata de soberanía, no hay mediación que valga”, así se expresó el presidente Chávez el domingo en las elecciones internas del PSUV. Para ponerle mas leña al fuego, el día martes el Ministerio de Relaciones Exteriores sacó un comunicado el cual afirma entre otras cosas que la oferta de mediación que ofreció EEUU es grosera y que tiene como objetivo desviar la atención.

Cuando un jefe de estado se pronuncia tan fuertemente y dice textualmente que no quiere dialogar, uno como ciudadano lo único que puede hacer es preocuparse y llenarse de angustia. El no querer dialogar se traduce inevitablemente en la anti- diplomacia y a nivel internacional en una política exterior oscura, de poca confianza y peligrosa.

Irán tiene varios anos engañando a la comunidad internacional sobre el desarrollo de armas nucleares. Le tienen un odio a Israel impresionante y no titubean cuando de guerra se trata pues no lo anuncian por televisión cual Walter Mercado sino que lanzan su misil y ya. Inclusive con esa actitud de desadaptado social, Irán se ha sentado varias veces en una mesa para buscar soluciones de manera pacífica a los conflictos. Se ha sentado con EEUU, Rusia y Alemania en el llamado G3 así como también lo han hecho con Francia. El hecho es que a pesar de que los panas de Irán están locos, tienen la decencia y la diplomacia de sentarse a dialogar.

Resolver un problema sin tratar de hablar es el parecido más exacto que veremos a un cavernícola y a un rebelde sin causa. La política exterior de Venezuela la han liderado par de adolescentes ejemplares. Sus frases más famosas son: “Si no me devuelves mi juguete no juego más contigo” y “Te voy a caer a golpes si haces cualquier cosa que no me guste”. Brillante! Tales frases nos van a sacar del puesto número 162 de los países más corruptos del mundo! Estoy seguro.

A mí lo que me tiene preocupado es que de ahora en adelante me voy a caer a golpes todos los días en la calle. Como el Presidente dijo que cuando se trata de soberanía no hay mediador que valga, entonces a cada cubano que vea en la calle le voy a meter una mano. No me digan extremista, hay más de 60 mil cubanos en Venezuela que ocupan el puesto de trabajo de venezolanos. Eso es una invasión y una violación de la soberanía. Y le advierto de antemano a cualquier policía y persona mayor que trate de interferir de buena fe, ¡Si se meten le doy también a ustedes!.

Mis padres siempre me han dicho que la mejor pelea es la que se evita. ¿Será conveniente pelearnos con nuestro vecino si son prácticamente nuestro mejor aliado comercial? ¿Quién sale perjudicado? El diálogo es necesario tanto a nivel internacional como a nivel nacional. Los venezolanos tenemos que resolver los problemas hablando, evitando las polarizaciones. Lo más parecido a un chavista radical es una persona de oposición radical. Si nadie cede ni camina por la calle del medio, nos vamos a terminar matando unos a otros.

Pensándolo bien, mejor trato de hablar con los cubanos. Y capaz con la policía también. Después de todo, si peleo con todo el mundo me voy a quedar sin amigos, sin plata, sin proyecto de vida y preso. Ni de vaina.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

¿Coño, y por qué nadie me alquila el cuarto? noviembre 18, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra, política nacional.
Tags:
7 comments

Supongamos que un día, producto de un arranque, o de querer arriesgarme y buscar mejor futuro, decido irme de mi pueblo. Claro está, que cuando decida a que rincón del mundo (o de Venezuela) me quiero ir tengo que encontrar un sitio donde quedarme (debajo de los puentes no es tan atractivo). Como no tengo rial pa´ un apartamento, me sale alquilar una pieza o habitación.

Al final de todo, mis opciones se reducen a las habitaciones que me ofrecen dos señoras, llamémoslas Virginia y Celestina.

La señora Virginia, por un lado, es de un carisma increíble, es tan simpática y tan amable que es capaz de convencer a casi cualquier persona de casi cualquier cosa, a primera vista es una señora bondadosa y buenagente que me recibirá en la mañana con un marrón ya servido y en la noche con un plato de sopa.

La señora Celestina por otro lado, pareciera ser mucho más estricta y recatada, una de esas señoras que rezan el rosario todos los días y que no lo va a pensar dos veces para caerme a gritos si un día se me ocurre llegar pasado de tragos. La respuesta pareciera ser obvio, mando a la vieja Celestina pal carajo y me quedo con la vieja alcahueta. Y eso, para mí infortunio fue lo que hice.

La señora Virginia, por más que aparente ser antiparabólica en el fondo es una vieja más dura que sancocho de tuercas, no me dejó ni un gramo de privacidad, estaba siempre rondando por mi cuarto husmeando en que ando. No sólo eso, sino que pretendía controlar lo que puedo hacer,  empezaba con la preguntadera ¿y pa dónde vas? ¿y con quién? ¿y qué vas a hacer tú allá? En todo se quería meter la condenada. Al punto de que me trancaría la puerta si pretendía quedarme en la calle después de las doce. No sólo eso, sino que tenía un pero para cualquier ocupación que quisiera buscarme, lo que inevitablemente me llevo al desemplo… El precio es otro detalle. Al comienzo parecía barato, pero la vieja avara me subía el alquiler 30% cada mes, casi al punto de arruinarme.

Aparte de tacaña, su promesa del marrón y la sopa era cuando le provocaba (y eso que me juró que eran diarios) si un día no se le antojó hacer sopa o café que ni me atreviera a reclamarle, eso traería un sermón infinito y ninguna consecuencia. Además, detrás de su sonrisa piadosa la muy sucia era ladrona, entraba a mi cuarto cuando no estaba y me quitaba mis pocos peroles, a esto le añadimos que las otras 3 personas que vivían alquilados eran unos malandros comunes que pretendían resolver cualquier inconveniente a punta de pistola y que a pesar de esa situación no me dejaba sacar mis cosas a otro sitio porque y que estaba “insultando la honestidad de su hogar” me tenía que calar que me robaran. Como si fuera poco, no podía comprar la comida que quisiera, sino que ella compraba todo el mercado me gustase o no.

Al borde de volverme loco (o de matar a la vieja) decidí llamar a la señora Celestina, que afortunadamente me dejó alquilarle un cuarto.

¡AH! Y como mejoró mi vida cuando me mudé. La señora Celestina, siempre y cuando no hiciera bulla, perturbara la casa y cumpliera las reglas me dejaba hacer lo que quisiera. No me prometió comida, pero sí que la habitación la limpiaban martes y jueves, cosa que religiosamente cumplió. El alquiler ni me lo subió en todo el año que estuve ahí y jamás mis cosas fueron robadas, dudo incluso que tocadas. La señora que parecía estricta en verdad me permitió mucha más libertad. Con ese ambiente próspero logré encontrar un trabajo con el que ya gano suficiente para alquilar un apartamento pequeño.

Basta ver el índice mundial de Libertad Económica para ver porque el bienestar, la riqueza y las inversiones encuentran su casa en Chile (puesto 11) y salen despavoridas de Venezuela (puesto 174)… Por lo menos a la Sra. Virginia le queda el júbilo de ser una opción preferible a Eritrea, Myanmar, Cuba, Zimbabue y Corea del Norte, pero en defensa de la Sra. Celestina, creo que ésta puede decir que esos son equiparables al “debajo del puente”.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Hechos los locos octubre 29, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra, política nacional.
Tags: ,
1 comment so far

Los apparatchiks iluminados encargados de la conducción del país han ideado, de manera bastante discreta por cierto, otra manera de ir lentamente cercenando los Derechos de Propiedad. Esta vez prefirieron optar por un mecanismo bastante inconspicuo. No fueron expropiaciones rimbombantes encabezadas por el Ministro Jaua, o flamantes tomas de posesión “temporales” con el Ministro Samán a la cabeza. No, está vez se trató de una simple resolución emanada de una obscura entidad burocrática: El Instituto de Patrimonio Cultural. (Resolución publicada en la Gaceta Oficial Ordinaria número 39.272 del 25 de septiembre de este año, páginas 4 a 13 para ser precisos).

Así, de un plumazo, José Manuel Rodríguez, el presidente (encargado, por cierto) del mencionado Instituto, declaró Patrimonio Cultural de la República gran parte del Municipio Libertador. Claro está que existen bienes inmuebles propiedad del Estado, como plazas y monumentos, que deberían ser declarados Patrimonio Cultural de la República. Lo que no comprendo es la necesidad de declarar zonas netamente residenciales, como el Paraíso, la Florida, San Bernardino, la Parroquia Santa Teresa, Propatria etc., como patrimonio cultural. Teniendo en cuenta el, oh poco importante hecho, de que muchas de las edificaciones de las urbanizaciones incluidas en la declaración, son, relativamente nuevas, por lo cual, su valor histórico es poco, por no decir inexistente. Igualmente no entiendo por qué centros comerciales de escasa antigüedad también son incluidos en la declaratoria

A simple vista pudiera parecer que la declaratoria de patrimonio es algo bueno. Se está promoviendo la conservación de las edificaciones y por tanto la integridad de la riqueza arquitectónica de nuestra ciudad. Los problemas comienzan cuando en la declaratoria se hacen las siguientes afirmaciones (precisamente en los párrafos 3 y 4 de la página 5 de la Gaceta)

“[…] Toda declaratoria de bienes tangibles como Bien de Interés Cultural constituye una restricción y obligación al derecho de propiedad[…](resaltado nuestro)”

“[…]Que toda intervención de los bienes culturales inscritos en el Registro General de Patrimonio Cultural que pudiera afectar los valores que motivaron su inclusión en el mismo, deberá ser previamente autorizado por el Instituto de Patrimonio Cultural […](resaltado nuestro).

¿Qué implica esto? Que los derechos de propiedad del gran número de venezolanos que habita en las zonas declaradas de interés cultural han sido groseramente cercenados. El derecho de propiedad consiste básicamente en: usar, gozar y DISPONER de nuestros bienes en la manera en que consideremos más conveniente. Eso conlleva a que el dueño de una vivienda debería poder venderla cuando él considere conveniente, a quién él considere conveniente y por la cantidad que él determine suficiente. Ahora, lamentablemente, gran parte de los propietarios que habitan en el Municipio Libertador han quedado sujetos a la voluntad de un burócrata iluminado.

Dicha declaración debería ser repudiada cabalmente. Es una manifestación clara del Estado inmiscuyéndose en áreas donde simplemente no le corresponde estar. Los ciudadanos tienen derecho a utilizar libremente los bienes que han adquirido, ya sea por el fruto de su trabajo o por el fruto del trabajo de sus ascendientes.

Maurice Duverger, un gran apologista de que los medios de producción estén en manos del Estado decía que sólo los bienes de producción (fábricas, tierras y afines) deberían estar en manos del Estado, que los bienes de consumo y de uso (como las viviendas) deberían permanecer en manos de los particulares. Bueno, actualmente esos inmuebles siguen estando en manos de los ciudadanos, simplemente que esas manos están atadas.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Autobuses, Incentivos y la fotocopiadora del Indepabis septiembre 24, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags:
add a comment

En mis deambulaciones por la burocracia Estatal me he encontrado con un amplio número de situaciones inverosímiles, capaces de dejarlo a uno, por lo menos, atónito. Una de ellas ocurrió la semana pasada, cuando me encargaron obtener las copias de un expediente del Indepabis (ente burocrático que ha suplantado al ya occiso Indecu) Experiencia que, aunque a priori pareciera trivial, me parece excelente para ilustrar un punto esencial relativo a las burocracias (todas)

Por experiencia sabía que el proceso no sería sencillo (¿Cómo podemos esperar que sacar copias, un proceso con una complejidad similar a la fisión nuclear, sea un trámite sencillo? Un poco más de empatía por favor). Sin embargo, una vez que hice la cola y hable con 3 funcionarios diferentes me sueltan la siguiente frase “ay, pero tendrás que sacar la copia abajo, porque la fotocopiadora de acá está dañada”. Me sirve de consuelo pensar que por lo menos me están dejando sacar mis copias.

Mientras estoy bajando por las escaleras acompañado de la persona encargada de supervisar que no hurte el expediente, le pregunto: “¿Mire, y cuánto tiempo tiene dañada esa fotocopiadora?” a lo que la Sra. Dora (que hay que decir es muy buena gente) respondió “ay mijo, eso tiene como 3 años roto”, a lo que increpé “¿Y no pretenden arreglarla algún día? La Sra. Dora, mirando desesperadamente al cielo, responde: “Mej, sabe, yo en verdad estoy comenzando a creer que no”. Llegamos a la ferretería/centro-de-copiado-improvisado y logré sacar mis copias.

¿Cuál es la infame moraleja de esta anécdota? La respuesta es sencilla, sin embargo, implica aceptar ciertos principios que algunas tendencias ideológicas se rehúsan a reconocer. Dicho principio es que los seres humanos tendemos a actuar en base a incentivos. Bien se ha dicho que es instinto de toda persona buscar procurar mejorar su existencia, la de sus hijos y la de los hijos de sus hijos. La moraleja es que si algo no nos afecta directamente no le damos tanta importancia.

Partiendo de esa premisa creo que podemos entender la razón por la cual la fotocopiadora del Indepabis está perennemente dañada y la del Sr. de la ferretería no, o porque el camionetero independiente procura reparar su camioneta a la brevedad posible, diferencia flagrante con las unidades del Metrobus que pueden estar un buen tiempo recogiendo polvo antes de ser reparadas. La razón, para llover sobre mojado, es que la calidad de vida tanto del camionetero como del hombre de las copias dependen del correcto funcionamiento de sus bienes de producción. Probablemente si el camionetero no arregla su autobús no podrá trabajar, si no puede trabajar probablemente no podrá llevar comida a su casa. Resultado: si el autobús se daña el hombre vuela a repararlo.

Caso contrario ocurre con los entes burocráticos. Basta preguntarse en qué afecta a todo funcionario adscrito a la nómina del Indepabis que su fotocopiadora no funcione. Aunque tengan buena voluntad para hacer su trabajo ninguno de estos funcionarios dejará de cobrar su sueldo si la fotocopiadora sigue sin arreglo. Lo cual, oh sorpresa, hace que la misma continúe, ya por tercer año consecutivo, inoperante.

El ser humano tiene condiciones intrínsecas que no debemos negar. Respondemos a incentivos. Si algo nos afecta directamente probablemente estemos más pendientes de ese algo. Sólo es un punto que quisiera que se tomara en cuenta antes de ver al Estado (y en especial a las burocracias) como los entes bajados de los cielos que han de encargarse de resolver todos nuestros males. Puesto que estos, por su naturaleza, no tienden a tener incentivos que lleven a sus funcionarios a buscar la eficiencia.

Nota: La idea de la ineficiencia de las burocracias públicas será desarrollada con más profundidad posteriormente.

Cronograma de Paz Con Todo septiembre 21, 2009

Posted by Tomás Horacio Hernández in Otra.
Tags: , ,
add a comment

En aras de seguir apoyando ésta iniciativa, quisiera compartir con ustedes el cronograma de algunas de las actividades que se realizarán el día de hoy en Caracas. Ojalá las disfruten y les permitan soñar de una nueva Venezuela.

Manifestaciones artísticas por la PAZ

Happening “Sonrisas por la Paz” Metro de Caracas (6 -7am y 5 – 6pm)Paz con Todo en Caracas
• Propatria
• Capitolio
• Plaza Venezuela
• Chacaito
• Palo Verde

Teatro de calle “La sombrilla” (2pm a 4pm)
Ruta:
1. Universidad Central de Venezuela
2. Plaza Venezuela
3. Sabana Grande
4. Chacaito
5. Altamira
6. Dos Caminos

Globos por la paz (3:30 pm -7:00 pm)
Plaza Alfredo Sadel

Flor de Liz Humana por la Paz (3:00pm)
Plaza Bolívar de Chacao

Katá por la Paz – Con el Campeón Mundial de Kárate Do, Antonio Díaz
Parque Miranda (Parque del Este) – (4 a 5pm)

Dr. Yaso (5 a 7 pm)
Boulevar de Sabana Grande (5pm)

Toque de Rap por la Paz (3 pm)
Caricuao – Vagon Azul, UD2 Gratis!!!
Artistas: La Eminemc’a, Magia Literaria, La sustancia, Soires Naes, Instituto Libertad.

Buhoneros: ¿Escoria o Reacción? septiembre 17, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags: ,
add a comment

En Venezuela, según algunos estudios, hay 5 millones de personas que se dedican al comercio informal. Son los infames (¿o convenientes?) buhoneros. Todo Venezolano los ha visto, ocupando las aceras de las avenidas y a veces hasta las mismas calles. Ahora, con respecto a estos frugales comerciantes hay posiciones encontradas. Por un lado, mucha gente los tilda como insurrectos que menosprecian el orden público y ayudan a sembrar -aún más- el caos en nuestras ciudades, por otro lado, otros grupos los ven como un paliativo a el alto costo de la vida y la inflación, puesto es bien sabido que éstos venden a precios mucho más asequibles

Entonces, los buhoneros qué son ¿escoria? ¿O más bien héroes emblemáticos del espíritu emprendedor venezolano? Creo que para contestar esta pregunta primero es necesario hacer referencia a un par de datos que serán de utilidad para comprender este fenómeno.

Venezuela, según estimados de instituciones afiliadas al Banco Mundial (si ayer le pedimos prestado al Fondo Monetario, hoy me siento con plena libertad de citar al Banco Mundial) somos considerados el país número 173 en facilidad para hacer negocios (de 183 estudiados). Otros estudios, como el de la Heritage Foundation nos ubican en el escalafón 174 (de 179) en materia de libertad económica. Más dantesco aún es el hecho de que países como Haiti, Chad y Sierra Leona estén varias posiciones por delante (tomando en cuenta que la mayoría son países que han sido destrozados por guerras civiles, despotismo y tiranía)

Tomemos en cuenta que nuestra paupérrima posición en dichas clasificaciones se extienden a: el respeto a los derechos de propiedad, los días (y número de procedimientos) requeridos para abrir un negocio, la facilidad de hacer cumplir un contrato. En fin, todas las cosas que son necesarias para poder ser un comerciante civilizado y dentro de la Ley.

Creo que podemos afirmar que los buhoneros son una reacción, una reacción de las fuerzas espontáneas que rigen la sociedad sublevándose de la inmensa y abrumadora carga tanto regulatoria como burocrática que el Estado ha impuesto a los ciudadanos. Podríamos decir entonces que la aparición -y continua expansión- de la economía informal es una lección de la cual nuestros gobernantes (a todos los niveles) deben aprender. El Estado (y por ende las leyes) y la Sociedad viven una relación de mancuerna, en el cual cada uno necesita del otro. Sin embargo, cuando los legisladores empiezan a separarse demasiado de las condiciones y necesidades sociales que viven los habitantes de la República los resultados son estos: el desacato de un ordenamiento jurídico que no es cónsono con las realidades del país.

No quiero convertir esto en una apología del buhonerismo, puesto que me parece que no la merece. Pero si quisiera aprovechar para reforzar el punto de que las leyes deben adaptarse a las realidades de la población. Pretender que una persona que depende de su comercio para que él y los suyos puedan comer puede darse el lujo de realizar más de 150 días en trámites, sacarse el RIF, el NIT, que la Lopcymat, que el Indepabis, que el IVSS y cuanto acrónimo y sopa de letras de siglas puedan inventar es francamente absurdo.

Los buhoneros podrán pagar salarios subestandar, no tener las condiciones sanitarias idóneas, ni contribuir al Fisco Nacional. Sin embargo, cuando el desempleo es alto y el hambre también, éstos logran circunventar la regulación laboral nacional para poder brindarle a un gran número de personas la posibilidad de, mediante un trabajo honesto (no son delincuentes) ser productivos y llevar el pan a sus casas.

La solución parece sencilla, si queremos que esos 5 millones vuelvan a la “economía formal” se debe llevar a cabo un procedimiento profundo de simplificación de trámites y desburocratización. Si los legisladores, reguladores y surtidos aparatchiks estatales siguen ignorando el estado actual de las cosas, por más que legislen y regulen, esas leyes y regulaciones difícilmente dejarán de ser algo más que letra muerta.

¡Abajo con la ineficiencia panadera! septiembre 14, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags:
add a comment

Ineficiencia en su máxima expresión

Ineficiencia en su máxima expresión

Me propongo estudiar brevemente dos instituciones que son parte del pan venezolano de cada día. Me refiero a los Ministerios y las panaderías. Por Ministerio entendiendo todas esas resplandecientes oficinas de la burocracia administrativa nacional. Por panadería voy a pedir que nos limitemos a aquellas que son propiedad de esos vagos inútiles, ustedes saben de quien hablo, todos los hemos visto con sus bigotitos, sus anteojos y sus camisas de cuadros; hablo de los principales ejemplos de la flojera venezolana: los portugueses.

Creo que puedo afirmar acertadamente que la gran mayoría de los venezolanos han tenido que interactuar o acudir a estas dos instituciones. Por ende, creo que todos sabemos como funcionan las burocracias estatales y las panaderías. Sabemos como son físicamente, cuales son sus horarios de trabajo, como nos atiende el personal que en ellas labora, etc.

Debo comenzar por condenar la flojera insigne característica de los panaderos portugueses. ¿Qué van a saber estos inmigrantes de trabajo? ¿Acaso no es Europa famosa como el continente decadente donde la gente lo que hace es dormir siesta y tomar vino? ¡Claro! ¿No les ha ocurrido que llegan un martes a las 7 y media de la mañana a comprar pan y se encuentran con que los lusófonos no han siquiera abierto la santamaría? (y mucho menos puesto una canilla en el horno) Ni hablar de ir a comprar un pan a las 3:31 P.M., a las 3:30 esas panaderías quedan desiertas, ni un alma en pena queda limpiando las migajas. Claro está que los fines de semana no son excepción, un sábado o domingo no encontramos ninguna panadería abierta. Dígame si estamos en un día en el que hay un evento político, si el panadero-comandante convoca una marcha vemos como todos salen jubilosos en sus camisas vinotinto y verdes a exigir la regulación del precio de la harina.

Y no hemos ni comenzado a hablar del exceso de procedimientos burocráticos necesarios para comprar una bolsa de pan campesino. No sólo hay que registrarse en una página de internet (www.panaportu.com.ghe.ghw.ve/harina) sino que hay que solicitar la autorización ante el comité de planificación panificadora, imprimir el formulario, llevarlo en carpetas manila, folearlo, ponerle etiquetas (verdes). Obvio está que todo debe ser por triplicado y consignado junto con nuestra cédula de identidad (ampliada en 147,43%) y las partidas de nacimiento nuestras, de nuestros padres y abuelos (en original y copia).

No contentos con esto, los empresarios egoístas del pan disfrutan sádicamente haciéndonos esperar en eternas colas, para que una vez lleguemos a la caja nos puedan atender con mala cara (hasta desprecio uno podría decir) y decirnos que nuestra planilla está mal llenada, que debemos ir al comité central, llenar 3 formularios y 2 encuestas para que nos entreguen la nueva planilla.

Esta abominable situación contrasta diametralmente con la que se vive en la burocracia nacional. Acá, aparte de ser tratados con suprema bondad y gentileza por abnegados funcionarios, no son necesarios ningún tipo de trámites ni papeleo engorroso. Llegamos a la hora que queramos (trabajan de lunes a lunes, de 5 A.M. a 9. P.M.) Y podemos tener dos cosas seguras: que no haremos cola y que saldremos con nuestras necesidades satisfechas.

Considero entonces la necesidad imperante, inmediata y urgente de nacionalizar todas las panaderías de Venezuela. La época de la tiranía portuguesa debe llegar a su fin. Enhorabuena celebraremos la creación del Ministerio del Pan.

¿Será qué es una tendencia? septiembre 11, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags: ,
add a comment

Y por esto me refiero a la preocupante tendencia de algunos gobiernos del continente de arremeter contra medios de comunicación que expresan opiniones inconvenientes. El día de ayer nos trae: 3 personas arrestadas en Cuba; una, un hombre que se atrevió a gritar ante cámaras de televisión “Aquí falta comida”, los otros dos eran escritores de un periódico digital. A su vez encontramos que en Argentina, el diario El Clarín (crítico del gobierno, especialmente con el proyecto de Ley de Medios) fue invadido por 200 funcionarios del gobierno, en una actitud ¿sospechosa? para una “inspección”. El diario ha dicho que se busca intimidarlo. Por otro lado, en Ecuador existen latentes amenazas dirigidas al canal Teleamazonas y en Venezuela. Bueno, creo que no hace falta comentario.

En medio de la escalada gubernamental para callar aquellas voces discordantes surgen una serie de interrogantes. Me pregunto entonces ¿a qué le tienen tanto miedo? ¿Es qué acaso sus ideas son tan frágiles que tienen miedo que las batuqueen un poco en la opinión pública? Que yo sepa el punto esencial de un Estado Constitucional que cuente con un órgano legislativo (llamémoslo Asamblea, Parlamento o Congreso. Da lo mismo) es que en éste se discuta y debata.

Sin embargo, la discusión no debe limitarse simplemente a las salas del capitolio. La discusión, en una democracia seria, va más allá. Pasa, de ser un asunto únicamente de políticos (diputados) a convertirse en un asunto de ciudadanos (es decir, participativo). Aquí es donde entran a jugar un rol fundamental los medios de comunicación, puesto es mediante estos que el ciudadano puede involucrarse en la discusión y dar su punto de vista.

Hoy en día, son aún más las posibilidades de participación ciudadana. La tecnología ha desarrollado una serie de mecanismos alternos, como Twitter, Facebook y los Blogs, que han permitido a cualquier persona expresar sus ideas, cabe recalcar que, aparte de haberse convertido en herramientas que pueden llegar a tener gran influencia (Este gráfico muestra como la página web más influyente en el debate del sistema de salud es Estados Unidos ha sido Twitter) Por su naturaleza, se han logrado esquivar las pretensiones amordazantes de censores gubernamentales (sino pregúntenle a los Iraníes)

Es por eso que debemos ver a estos medios verdaderamente democráticos (qué más democrático que algo que puede usar cualquiera) como uno de los pilares fundamentales que logran que el edificio de la libertad de expresión no colapse bajo el apabullante peso del puño estatal. Nos dan la esperanza de que por más que la sombra de la censura esté latente, habrá siempre maneras para garantizar que la democracia sigua siendo ese diálogo civilizado entre varios interlocutores. Por más que a muchos (la mayoría en sillas presidenciales) les gustaría que fuese un monólogo.

 

¿Límites a la libertad de expresión o libertad de expresión limitada? septiembre 8, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags: ,
2 comments

La libertad de expresión es un tema recurrente para los venezolanos, últimamente nos ha mantenido bastante ocupados. Quisiera aprovechar un evento que, en mi opinión, es violatorio de dicho derecho que ha ocurrido en el extranjero y utilizarlo como punto ejemplo desde el cual se pueda reflexionar acerca del caso venezolano.

En Holanda, la Liga Árabe Europea será enjuiciada por publicar una caricatura que, al negar el holocausto, es considerada como ofensiva y discriminatoria. Dicha organización protesta por el hecho de que Geert Wilders, un diputado que causó escándalo al distribuir las caricaturas danesas que ridiculizaban al profeta Mahoma, no será enjuiciado por dichas acciones.

No cabe duda de que la libertad religiosa es algo de suma importancia y que debe ser respetado, sin embargo, creo que debemos ser cautelosos al permitir al Estado cercenar la libertad de expresión. Esta facultad ha sido invocada en repetidas ocasiones, especialmente para buscar evitar los llamados crímenes de instigación al odio o a la discriminación. En Venezuela, existe una gran cantidad de leyes y normas que buscan castigar estos abusos de la libertad de expresión.

Quisiera dejar claro que no soy un apologista de la instigación al odio, en efecto me parece una de las cosas más bajas a las que puede llegar el ser humano. Pero si considero que dichas leyes que penalizan cierto discurso son negativas para la sociedad y deberíamos eliminarlas, las razones son las siguientes:

En primer lugar, permitir que se criminalicen ciertas opiniones o cierto contenido es dejar la puerta abierta a la censura, creo que especialmente nuestro país está en condiciones para afirmar que hay que ser extremadamente prudente a la hora de entregarle poder al gobierno, puesto que el mismo fácilmente puede abusar de éste y utilizarlo para los fines que el Poder considere convenientes.

En segundo lugar, y esto tal vez sea un argumento un poco más pragmático, creo que el efecto que producen, o pueden llegar a producir estas leyes hace más daño que bien. Por un lado, estas pueden producir resentimiento al producirse situaciones similares a la ocurrida en Holanda, el grupo A se molesta porque considera que ha habido un tratamiento desigual ya que permiten al grupo B decir algo y a ellos no. Aún más importante es el hecho de que dichas leyes -que con la tecnología de hoy en día (léase internet, blogs, facebook, twitter etc) difícilmente serán eficientes o lograran buenos resultados- tienden a generar el mismo efecto que buscan evitar. Cuando un grupo presuntamente propenso de instigar al odio se siente acorralado por la sociedad, perseguido y oprimido (aunque sean unos infelices que no merezcan menos) ese odio que instigan tiende a volverse más fuerte y por ende a verse materializado en más ocasiones.

Es por eso que desde mi punto de vista intentar combatir el discurso y los crímenes discriminatorios mediante leyes y castigos es la alternativa equivocada. Debemos buscar aplacar la intolerancia mediante diversos medios, como sería fomentando los valores democráticos del respeto y el pluralismo. No en cambio, echándole más leña a un fuego que al parecer cada vez arde con mayor intensidad.

Oliver… ¿Twist? septiembre 7, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
add a comment
Oliver, siempre tan meditabundo

Oliver, siempre tan meditabundo

En la glamurosa Venecia encontramos caminando brazo en brazo a dos relevantes figuras. El célebre cineasta yanki Oliver Stone y el benemérito presidente de la República. Deslumbrantes y sonrientes se pavonean por un escenario fértil para su escatología, donde seguramente encontrarán oídos ansiosos de engullir su perorata. Claro está, la izquierda siempre se ve mejor cuando está ambientada por pintorescas calles históricas y es amenizada por copiosas cantidades de champaña.

No obstante, más que hacer una crítica a lo que ha sido llamado el socialismo de champaña, o como ironizan en la tierra donde encuentra su máxima expresión (Francia) la gauche caviar, quisiera enfocarme en la hipocresía del cineasta norteamericano.

No imputo al célebre director de hipócrita a la ligera. Simplemente me indigna un poco la manera en la que una persona que disfruta de todos los beneficios que trae un sistema político determinado (léase democracia constitucional) utiliza dichos beneficios para convertirse en un apologista con cámara de determinadas personas o grupos que niegan esos mismos principios de los que tanto goza (léase, sólo para empezar, libertad de expresión, respeto a las minorías etc.)

La constante apología de Stone a las FARC y a Fidel Castro constituye la representación por antonomasia de la mencionada ambigüedad de criterio mantenida por el director. Éste, en su apología constante a autócratas y terroristas parece olvidar que es el sistema que él tanto critica el que hace posible su existencia, en caso de duda, que sirva como ejemplo la inmensa cantidad de películas realizadas en la Rusia Soviética que se mostraran críticas al comunismo. Claro está que cabe la posibilidad de que yo esté equivocado y que el Granma sea un parangón de diversidad de opinión y las FARC sean una ONG respetable comprometida con la defensa de los Derechos Humanos.

Sin embargo esa hipocresía de la intelligentsia del primer mundo no es nada nuevo, más bien ha sido una constante histórica que va desde Jean-Paul Sartre hasta George Bernard Shaw. No entiendo que especie de efecto afrodisíaco-intelectual despiertan autócratas de izquierda en los círculos bohemios de los países desarrollados. Lo que si comprendo (no porque sea perspicaz sino por la obviedad del asunto) es que el Moscú que apasionaba a Shaw se veía mejor a orillas del Támesis y que La Habana idílica de Sartre tenía más mística cuando sólo se estaba en ella en espíritu -físicamente el filósofo estaba usualmente en el refugio de una brasserie parisina-

De la misma manera creo que la razón por la que el Sr. Stone ve con tanta benevolencia el desempeño de ciertos gobiernos al sur de la frontera se debe a que los observa desde la cómoda tribuna del primer mundo. Es evidente que las penurias que pasó en su juventud, reminiscentes a las andanzas del miserable Oliver Twist (es hijo de un burgués neoyorquino), le han dado una sensibilidad social que le permite entender a cabalidad la realidad que se vive en la América Latina.

No quisiera sonar como un xenófobo que niega la validez de cualquier opinión venida desde fuera de nuestras fronteras. Lo que si quisiera es un poco más de honestidad y rigurosidad intelectual por parte de aquellos que pretenden evangelizar acerca de la situación política de un continente que no es el suyo. Quisiera que se tratara de observar la situación sin desprecio ni arrogancia, sin adjudicar las fallas del sistema a nuestra condición de países en vías de desarrollo; quisiera que no condonaran afuera cosas que condenarían contundentemente en su país; quisiera que dejaran de mirarnos en la manera en la que lo hace una persona adulta que mira cómplicemente como un chiquillo hace travesuras y pasaran a mirarnos como iguales, como ciudadanos de países serios que pueden llegar a tener una democracia constitucional arraigada.

En pocas palabras: quisiera, RESPETO.

Bienvenidos agosto 7, 2009

Posted by sinelchivoysinelmecate in Otra.
add a comment

Somos personas que crecimos con internet en vez de trompos y perinolas; como referencia acudíamos a la wikipedia y no al libro gordo de petete. Creemos en el dialogo, en el debate de ideas y en la diversidad de criterios. Observamos con preocupación cómo sobre nuestro país se ha instaurado una tiranía. Mas no una de las que puede imponer un hombre o un sistema de gobierno, hablamos sobre una tiranía que sólo puede ser impuesta por la falta de cuestionamiento a lo que nos rodea, una que sólo puede imponerse por la flojera mental  que aliada con la ignorancia nos lleva a aceptar sumisamente lo que se nos presenta, sin duda estamos ante algo nefasto, hablamos de la tiranía del status quo.

Por eso buscamos, mientras se pueda, dar a conocer nuestras posturas en distintos temas de la actualidad, economía y política desde una perspectiva venezolana. Sentimos que nuestro deber y responsabilidad, como futuros abogados, economistas e ingenieros venezolanos es promover  la discusión sobre la realidad de nuestro país.  Eso sí, nuestros artículos vendrán sin reservas ni maquillaje.  No buscamos satanizar a nadie, simplemente somos el reflejo  de un país que poco a poco se queda sin opciones, hasta que nos quedemos Sin el Chivo y Sin el Mecate.

A %d blogueros les gusta esto: