jump to navigation

Lamentable espera en el banco agosto 30, 2011

Posted by Tomás Horacio Hernández in política nacional.
Tags:
trackback

Llegué a la hora de almuerzo al banco como todo venezolano que utiliza su tiempo de descanso de la oficina para salir de diligencias personales. Como era de esperar, el banco estaba repleto y la paciencia de todos no era precisamente el mejor aliado. Tomé mi número y me senté a esperar el turno que parecía que jamás iba a llegar.

Mientras esperaba, me di cuenta que las personas de la tercera edad y los discapacitados tenían un ticket especial con el cual podían ser atendidos más rápido. Un servicio muy noble sin duda alguna. Lo lamentable del caso es que vi varios mensajeros y motorizados tomar el mismo ticket de discapacitados para aprovecharse de la misma situación. Es decir, estos personajes se burlaron de todas las personas en el banco y los cajeros fueron cómplices de su viveza.

Ojalá mi experiencia en el banco hubiese llegado hasta ahí. Mientras seguía en la esperaba, a estas alturas llevaba casi una hora, también me di cuenta de otra anormalidad en el funcionamiento del banco. Cuando los cajeros llamaban a un numero y este no se presentaba, místicamente aparecía otro motorizado a realizar sus depósitos. Y el cajero nuevamente formaba parte de este acto de corrupción y falta de respeto a los clientes del banco.

Cuando mi paciencia llegó al limite, después de hora y media de espera, le reclamé a un cajero sobre esta situación. Sorprendí a un motorizado en pleno acto de viveza o para decirlo coloquialmente, lo sorprendí cuando se estaba coleando. Lo más impresionante de todo fue la reacción de ambos. La cajera se quedó sin palabras y el motorizado me dijo que no sabia con quien me estaba metiendo y que “su bicha” me esperaba afuera.

La experiencia fue sin duda desagradable. Cobrar un cheque en este país se ha convertido en un tormento. Cuando no te encuentras con estos personajes, la paranoia nos invade al pensar que al salir del banco nos pueden robar nuestros churupos devaluados.

La cajera y el motorizado son un simple ejemplo de la falta de valores que atraviesa la sociedad venezolana en estos momentos. La falta de respeto y de ética es injustificable. Y culpar al chavismo o la oposición no es la solución para este grave problema.

Sin embargo lo más triste de mi experiencia en el banco fue la respuesta que me dieron mis amigos y familiares al respecto . Se resumen simplemente en lo siguiente: “ ¿Y que vas hacer? Así está el país, mafias por todos lados. Es mejor quedarse callado porque tu no sabes quien tiene una pistola por ahí y te matan por protestar”.

Imagínense ustedes estimados lectores, matar a una persona por protestar. A ese nivel hemos llegado en Venezuela. Corremos el riesgo de perder nuestras vidas por reclamar si alguien se comió la luz en el semáforo, por reclamar el puesto en un estacionamiento y hasta por hablar de valores y principios con un cajero y un motorizado.

¿Desgracia? Seguramente es una de nuestras mayores.

Anuncios

Comentarios»

1. Juan Cristóbal Nagel - agosto 30, 2011

Le has debido cantar el bluff … o haberlo acusado con el vigilante. Algo así, no sé.

2. Juan Cristóbal Nagel - agosto 30, 2011

Por cierto, me quedé con las ganas – ¿qué banco era? Hay que ponerle nombre a las cosas…

sinelchivoysinelmecate - septiembre 2, 2011

Fue en el banco provincial de un centro comercial grande en Caracas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: