jump to navigation

Tranquilidad: se mide o se siente? noviembre 2, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in Articulo, política internacional.
Tags: , , , ,
trackback

Todo aquel que tiene la oportunidad de viajar para el exterior naturalmente tanto en su lugar de destino como en su regreso a Venezuela termina haciendo comparaciones. Como buenos venezolanos siempre se compara la comida, las maneras de conducir en la ciudad, los servicios públicos y hasta al gobierno de turno. Poca veces sin embargo se logra transmitir a nuestro regreso eso que no se mide en números controlados por ningún gobierno que es  simplemente: tranquilidad.

Como les comenté hace algunas semanas, por ende my ausencia, tuve la oportunidad de representar al país en un evento deportivo y uno de los países de visita fue el Líbano.  Uno se podría imaginar que por lo visto en las noticias y por la presencia de Hezbollah en el territorio Libanés el grado de angustia de uno como turista seria insoportable.  Y que por no hablar el idioma estaríamos sujetos a ser victimas del hampa común en las grandes ciudades.

Para mi gran sorpresa, no sólo quede impresionado del Líbano como país sino que al caminar a tardes horas de la noche por la ciudad jamás sentí la paranoia que se siente al atreverse a hacer una caminata de ese estilo por cualquier ciudad en Venezuela. Pongámoslo de una manera más grafica. En pleno medio oriente se puede caminar en la noche a tomarse un café y luego pedir un taxi a casa, llegando a la misma con una tranquilidad que te hará dormir como un bebé. Sin embargo en nuestra capital las cosas son ligeramente distintas. Si piensan que exagero, pues los invito a caminar a media noche por el boulevard de Sabana Grande en Caracas para disfrutar de una inolvidable velada caraqueña.  De llegar a casa sin ningún contratiempo les puedo asegurar que lo menos que sintieron en su caminata fue calma y tranquilidad.

Con esto no quiero decir que me mudaré al Líbano ni en su defecto a otro país cuya experiencia haya sido similar, sino que simplemente hay ciertos indicadores que determinan calidad de vida y los mismos no se miden como la inflación o los secuestros, simplemente se sienten.

Ojala llegue a vivir el día en mi país donde caminar en la noche por la ciudad no sea considerado un deporte extremo y en lugar de regresar a vivir una pesadilla política-social  regrese a vivir  simplemente un nuevo capitulo del mismo sueño.

Twitter: @TomasHHR

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: