jump to navigation

¡SENTIMIENTO tú! agosto 22, 2010

Posted by sinelchivoysinelmecate in Articulo, Colaborador.
Tags: ,
trackback

De Francisco J. Quevedo

Cualquier politólogo o experto en mercadeo electoral nos dirá que el voto no es racional sino esencialmente visceral. Votamos con el corazón, no con la cabeza. Y esto es particularmente cierto en Venezuela, donde las campañas se han convertido en un valle de pasiones, una mezcla de estímulos y mensajes que apelan a los sentimientos, al amor y al odio, resentimiento y retaliación, esperanza y desesperanza.


Venezuela cuenta quizás con el mejor ejemplo de seducción electoral de la historia contemporánea. Ni si quiera Fidel Castro se le compara, porque conquistó el poder, y no al pueblo legítimamente, por la fuerza. Hitler manipuló la maquinaria legislativa primero para asumir la cancillería alemana, aunque luego dispuso a un país entero hacia el logro de sus propias ambiciones y delirios. Obama centró su campaña en un eslogan sencillo, nada racional: “Yes, we can!” (¡Sí podemos!).

Mercadeo es percepción, dicen. Como en las relaciones humanas, al principio son estímulos que atraen, mensajes que se envían al mercado, tal como en las relaciones humanas, al pretendido o pretendida, y en las políticas, al elector, que generan reacciones que comienzan por la atención, seguida por el interés, el deseo y la acción de compra, a un acercamiento o a un voto, en cada situación. Pero, captado el cliente, dentro de la tienda o en nuestras redes de servicio, cuando nace una relación o cuando el candidato es electo, los procesos deben orientarse a satisfacer a ese cliente, pareja o pueblo, lo cual implica cubrir sus necesidades y sus expectativas. Los valores agregados que acompañen a estos procesos, si acaso, conducirían a deleitarlo, creando sensaciones de placer y pertenencia. Pero más allá, habría que cautivarlo, apasionarlo con nuestra oferta, productos y servicios, si queremos repetir.


En política hay tres problemas más allá de ganar elecciones: El primero es cómo cumplir con el pueblo una vez electos, lo cual implica saber gobernar. El segundo es como generar una sensación de éxito colectivo, que estamos bien y vamos por buen camino, lo cual implica cacarear resultados, no fantasías. Y el tercero es cómo convertir esas sensaciones en vínculos afectivos, emocionales, que nos garanticen la re-elección. Pero el caso venezolano nos ha demostrado que la seducción electoral puede saltarse las etapas de atraer al electorado, capturar el voto, satisfacer y deleitar al pueblo, y por último cautivarlo, yendo directamente a lo emocional, seduciéndolo continuamente, lo cual nos permite incumplirle, faltarle, maltratarlo y aún así mantenerlo enamorado. “La revolución perfecta” dijo una vez Fidel.


Quizás los candidatos deban aprender de esa lección porque pareciera que lo importante es la elección, no lo que sigue, y por encima de eso, la re-elección. Es una seducción continua. ¿Pero, si el voto es visceral y no racional, cuáles emociones podemos y debemos abordar en un proceso electoral? Afecto, amor, admiración, confianza, curiosidad, empatía, esperanza, felicidad, gratitud, interés y orgullo, y en algunos casos pasión y hasta euforia. ¿Quién carrizo vota por una propuesta legislativa? El venezolano vota por un candidato, por un caudillo, más aún, y por un sentimiento, vota con el corazón, no con la cabeza.


Pero un clavo saca otro clavo. El amor no es cerebral. La atracción es sensorial y el enamoramiento es puramente emocional. Así es el voto, hay que transmitir sensaciones y emociones. El problema no es que la gente inteligente quiera ser más inteligente que el pueblo, sino que el pueblo, en materia política, no actúa inteligentemente sino visceralmente, y por esta razón, los planteamientos racionales de algunos no conectan con el electorado.


Sentimiento tú, cantaba Cheo Feliciano.

Quevedo_francisco@yahoo.com

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: