jump to navigation

Nuestro discreto pitiyankismo independiente julio 2, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags:
trackback

La Independencia, por más que sea, quizás, el evento político más glorificado que tiene nuestra breve historia nacional, tiene un detalle fundamental que muchas veces tendemos a ignorar: la independencia fue un proceso preponderantemente PITIYANKI. Eso en primer lugar hay que aceptarlo, nuestros próceres encontraron la inspiración de su actuar en los eventos acontecidos en nuestro vecino norteño que terminaron con la declaración de la independencia de 1776, no de las prácticas neoconstituyentes de las etnias goajiras. Ahora bien, si comparamos la evolución republicana que han tenido ambos países encontramos que esta ha sido bastante disímil. ¿Por qué?  Acá, de manera breve expongo lo que pienso al respecto:

1. La “revolución” yanki fue una revolución conservadora. Ellos no se plantearon crear derechos, simplemente se insubordinaron porque pensaban que el Parlamento inglés estaba irrespetando sus derechos como ciudadanos británicos (el principio de no taxation without representation), los gringos no se inventaron de la nada un ordenamiento jurídico, simplemente agarraron las leyes preexistentes (es decir, las leyes de Inglaterra) y las adaptaron a su nueva realidad. Acá, en cambio, decidimos mandar todo pal carajo y empezar otra vez de cero, anulando un ordenamiento jurídico, que, mal que bien, había medio servido por 300 años.

2. Los yankis le dieron cabida a los civiles, los cuales aparte de influyentes eran respetados (esto siguiendo lo planteado en mi última entrada). Acá no, ¿Quién es Juan Germán Roscio? Posiblemente uno de los más ilustres juristas que ha tenido el país y el cerebro jurídico detrás de nuestra fundación republicana y ni una placita chucuta tiene. ¡No! ¡Acá mandaban los carajos arrechos, los hombres de lanza y caballo nojoda´! (al que quiera profundizar al respecto le recomiendo profundamente de la Patria Boba a la Teología Bolivariana de Luis Castro Leiva)

3. Nuestro proceso independentista fue mucho más arduo, en el sentido de que, proporcionalmente, las pérdidas, tanto de vidas humanas como de bienes materiales infligieron un daño tal a la naciente república que la posibilidad de que nos convirtiéramos en un país desarrollado era casi imposible. La democracia y el imperio de la ley con hambre no duran, lo que desembocó en que por más nobles ideales que se discutieran en el parlamento de la capital en el país lo que mandaba era la lanza y la montonera.

Twitter: @ManuelCasas

P.D. Tengo un trabajito sobre el tema de: el abuso del paradigma revolucionario desde nuestro nacimiento como república, que creo es bastante simpático, si a alguien le interesa escríbame por twitter para enviárselos

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: