jump to navigation

El abuso de la “justificación” histórica junio 15, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: ,
trackback

El día de ayer, en el cual se llevó a cabo la penosa intervención del Banco Federal (y la aún más penosa condonación de la misma por varios voceros del gremio bancario) me encontraba en la Universidad y pasé a discutir el tema con un compañero de clases que es de tendencia oficialista (militante activo del PSUV, de los que participaron en la campaña de las primarias). Nuestra discusión, como es ya costumbre, aunque bastante encontrada en cuanto a puntos de vista, siempre se basa en el respeto. Pero lo que me llamó la atención, y lo que busco expresar acá, es la utilización –en mi opinión, errónea- de un argumento que busca justificar el proceder del Gobierno.

Dentro de la discusión mi compañero me indicó que dicha acción fue tomada, entre otras cosas, para salvaguardar el patrimonio de los ahorristas, y que esta medida, en todo caso, no es grave; pues la misma palidece en comparación con las crisis financieras que tuvieron lugar en el país durante la infame IV República. Esa última línea, me he dado cuenta, es un argumento reiterado en el discurso oficialista. Entra a relucir siempre que el Ejecutivo Nacional emprende acciones cuestionables, como si se pretendiera que realizando una comparación entre la medida actual y algún hecho determinado de nuestro pasado democrático sirviera para otorgar una sacrosanta absolución a cualquier proceder, por despótico, inútil o innecesario que fuera.

Ahora bien, dicha línea de pensamiento, aparte de que lógicamente es una falacia, sirve para demostrar la imposibilidad de defender mediante la argumentación alguna de las políticas implementadas por el Gobierno. El nivel de absurdo de determinados cursos de acción llegan al punto de que resulta imposible argüir en defensa de los mismos por su propio valor, en vez de decir: la intervención del Banco Federal es una decisión inteligente por tal, tal y cual; se pasa a decir: la intervención del Banco Federal era algo necesario, pero en la IV, con el Banco Latino eso fue peor, eso fue un desastre una desgracia.

No sé si a las personas más entradas en años que yo les pase lo mismo, pero ya hemos llegado a un punto en el cual cualquier intento –del lado que sea- de justificar su actuar mediante una comparación con el pasado (léase, la IV) me provoca darle un lepe al que lo plantea.  Coño, que yo no viví en la IV, que aun cuando esa haya sido una desgracia (opinión que, por lo menos en lo referente a ciertos Gobiernos, no comparto) no sirve para explicarme por qué estamos mal HOY; o de por qué no hay muy buenos prospectos de que pasemos a estar bien MAÑANA.

Que un pueblo conozca su historia es algo fundamental, pues nos brinda herramientas de análisis para comprender mejor el momento actual. Sin embargo, ese es su fin, no servir de panacea argumentativa para defender lo indefendible, y, en eso, es algo en lo que varios sectores políticos han abusado.

Aprendamos algo acerca de la gente que lideró el referéndum en Chile contra Pinochet, ellos omitieron durante su campaña cualquier mención relativa al pasado: al contrario, se enfocaron en hablar acerca del futuro, del futuro que ellos querían para su país y cómo pretendían lograr sus objetivos.

Esa es una lección ajena que deberíamos internalizar.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: