jump to navigation

¡Corre, corre, que viene el Indepabis! mayo 5, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: , , ,
trackback

Ese es el nuevo lema de todo carnicero/panadero/comerciante que habita en Caracas. Con sus flamígeras chaquetillas rojas y un contingente de la Guardia Nacional (el honor es su divisa) detrás, salen los esbirros de Valentina Querales a sembrar el terror en los comercios de la capital.

Claramente nos indigna el hecho acontecido la semana pasada, en el cual numerosos carniceros del centro de la ciudad fueron llevados -conminados por el camarada Kalashnikov- a Fuerte Tiuna. ¿Su atroz crimen? Vender carne por encima del precio regulado. El mensaje enviado por las autoridades es tajante: acá los secuestradores son invisibles y los asesinos intocables, pero a los carniceros los tenemos con la rienda corta, esos si no van a violar la Ley.

Esto sirve para confirmar un miedo que vengo desarrollando desde hace un tiempo. Y es que el Indepabis se ha convertido en, potencialmente, la herramienta represiva más peligrosa del régimen. ¿El Indepabis? ¡Pero si ellos lo que hacen es ponerle orden a los sucios especuladores, pah, ellos son inofensivos! Obviamente no es posible comparar el Indepabis con la Seguridad Nacional, ni a Eduardo Samán con Pedro Estrada. Pero el hecho es que en el totalitarismo del s. XXI, en el cual la fachada de legitimidad es lo primordial, son organismos como este los que representan el mayor peligro.

Podríamos definir la estrategia de las autoridades nacionales como una de “tira la piedra y esconde la mano”. Olvidados están los tiempos de la Guacina y de colgar a los hombres por su hombría (por ahora). Pero sí encontramos vigente la preocupación imperante por revestir toda actuación arbitraria y despótica de un velo turbio de legitimidad. No vamos a presenciar una noche de los cristales rotos, eso sería demasiado evidente. Lo que sí es probable que veamos es como un escuadrón ataviado de rojo se dedique a, sistemáticamente, usar subterfugio tras subterfugio hasta lograr erradicar a los comerciantes que se tenga en la mira.

De hecho, sería posible hablar de la posibilidad de un exterminio económico dirigido. El Indepabis, con su facultad expropiatoria y sancionatoria, puede, si se lo propone, llevar a la quiebra a quien le dé la gana

¿Será que al legado de Samán se le encomendó realizar un genocidio económico de los pequeños burgueses?

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: