jump to navigation

¿Por QUÉ voto? abril 27, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags:
trackback

Algunos economistas (Steven Levitt y su combo) han planteado que el hecho de ir a votar es económicamente irracional. Argumentan que, dada la escasísima probabilidad de que nuestro voto en particular fuera a determinar o cambiar el resultado de unas elecciones, entonces lo más lógico era que nos quedásemos en nuestras casas viendo el partido de fútbol o, como hicieron varios ayer, yéndonos a la playa.

Continúan argumentando que, de hecho, la única razón para ir a votar racional es el impacto social que tiene para la gente dentro de su comunidad. Es decir, que farandulear en la cola de los comicios, para ver y ser visto, es, pensando en términos meramente de homo economicus el único incentivo para acudir a las urnas. Vemos pues como, concluyen que, si uno lo analiza desde un punto de vista meramente individual, de interés propio, votar es irracional.

El economista plantea que la relación costo beneficio sencillamente no da. Costo: pasar varias horas en cola, probablemente en el sol, fastidiarte, perder descanso dominical. Beneficio: marcar un papelito y tener una posibilidad absurdamente irrisoria de alterar el resultado.

No obstante, difiero radicalmente de ese planteamiento. Sí, probablemente UN voto no vaya a voltear unas elecciones -probablemente ni de concejal- mas dicho comportamiento, aun si lo analizamos desde el punto de vista de la persona más individualista del mundo, no es correcto. Realizo está acotación pues no pretendo entrar en el argumento prosaico de “ay, pero si todo el mundo hace eso entonces nos joden”. No. Votar es una actitud racional, aun si se analiza desde el punto de vista individual.

Votar me da un Derecho Humano -no a la participación política- votar me da UN DERECHO A QUEJARME. O bueno, le da legitimidad a mis quejas.

Y ese derecho a quejarme bien vale el tiempo de espera en la cola. Yo lo admito, yo soy un quejón político. Critico, creo que podría decir, el 95% de las acciones del oficialismo y el 90% de la oposición. Si no fuera a votar, acto sencillo que hay que realizar más o menos cada año -dos años en países civilizados- entonces no tendría autoridad moral alguna para criticar.

La ecuación entonces, es sencilla: Voto porque me quejo, me quejo, porque quiero un mejor país, como quiero un mejor país: voto.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: