jump to navigation

Aprendiendo a oponerse abril 7, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags:
trackback

Ayer en Inglaterra le pidieron a la Reina que disolviera el Parlamento, lo cual significa que se deben realizar elecciones generales. Las mismas están pautadas para el 6 de mayo; sin embargo, los partidos llevan ya más o menos desde diciembre en campaña.

Pero ese no es el punto, lo que quiero destacar es la manera en la que opera la actual oposición en el Reino Unido y lo mucho de ella que podría aprender la venezolana.

En teoría, estar en la oposición debería ser más sencillo que estar en el gobierno, al fin y al cabo, básicamente no se tiene poder de decisión, por lo cual la gran parte de la labor se centra en denunciar la nefasta ineficiencia del partido de gobierno y decir “de estar nosotros en el gobierno se haría tal y cual y todo sería mejor”

La última parte parece ser de tal complejidad que la oposición venezolana no ha podido comprenderla.

Sin embargo, no es tan difícil la cosa, de hecho, es lo que toda oposición medianamente respetable hace. En el Reino Unido, la oposición lo hace de una manera bastante eficiente. Al especificar los roles de los principales políticos y encargarlos de determinadas áreas se asegura que haya alguien que, aparte de denunciar el hecho, pueda dar la alternativa. Dicha alternativa es lo que busca persuadir a los electores de cara a los próximos comisiones. Dicha alternativa tiene que ser un poquito más atractiva que “no es no”.

Por ejemplo, si tuviésemos a una persona encargada de los temas de seguridad ciudadana, esta podría enfocarse únicamente en denunciar los reiterados fracasos del gobierno en dicho aspecto a la vez que aprovecha para anunciar el plan que desplegaría de sólo ser Ministro del Interior.

Pero, y acá viene el gran pero, es que hay que tener un plan. Lo cual, aparentemente en este país es algo imposible. Eso no debería ser, gente pensante en el país para elaborarlos hay. Si ellos no quieren entonces róbense los que han aplicado de manera eficiente en América Latina. Aprovecharse del esfuerzo ajeno nunca ha sido tan aceptable como en este punto.

Pero por favor, propongan algo, ALGO, LO QUE SEA…

Pero háganlo…

Anuncios

Comentarios»

1. Kepler - abril 8, 2010

Muy buena la entrada.
El tema da para largo. He escrito sobre él en mis bitácoras, en Ideas para Venezuela. Le he escrito a un dirigente de PJ que parece de buena voluntad y éste ha pasado los emails a otros, pero no sé si algún día esos otros comprenderán.

Un par de cosas:

Debate
en Venezuela pocos tienen idea de lo que es debate. Parece que el significado de debate que tiene la gente ante todo es el secundario, en de “un debate en la sociedad”. Quizás esto sea una herencia hispana empeorada por nuestro caudillismo. Leo la entrada de “debate” en la RAE y es mala. Leo la entrada en el diccionario Oxford Advanced Learner’s Dictionary y es otra cosa. En cristiano:
“una discusión formal sobre un tópico en un encuentro público o en el parlamento. En un debate dos o más interlocutores expresan ideas opuestas y entonces hay, con frecuencia, un voto sobre el tema”. El significado 2 es el que parecen entender los venezolanos: “argumento o discusión” blabla.
Lamentablemente, tenemos pocos ejemplos de culturas de debate en América. Los canadienses tienen un parlamento, aunque este es muy diferente a lo que hay en Europa. Lo mismo pasa con islas en el Caribe. Aparte de eso, el resto es presidencialismo.

En EUA sí hay debates, aunque estos suelen limitarse a elecciones o primarias o quienes participan son personas desconocidas a nivel local. El congreso no ofrece ese tipo de debates.

En Chile ha habido debates interesantes como en EUA, pero solo en elecciones, que yo sepa.

Nuestros primos de la Península Ibérica tienen algo de debate, pero aun ellos tienen mucho que aprender.

El mejor sistema que he visto es el alemán. Hay debates en el Bundestag, pero también en la tele antes y después de elecciones.
Uno puede ver con frecuencia a Angela Merkel, de los conservadores, discutiendo en un programa donde están como invitados el jefe de los liberales (en sentido continental), el de los ecologistas, el de los social demócratas e incluso el de la extrema izquierda. En un clima semejante es difícil que uno de derecha acuse a un social demócrata
de “comunista” (o viceversa). Haría el ridículo.

Sabemos que el chavismo no quiere debates. Ningún sistema autoritario querría debates. Ahora lo que hacemos es desistir. Lo que deberíamos hacer es retar de la manera más pública posible a que haya debate y mostrarle al pueblo venezolano, sobre todo a la gran mayoría que jamás ha salido del país o habla otro idioma, qué pasa fuera, hasta en la misma Colombia o Chile.

Shadow minister

En el Reino Unido, pero también en muchos otros países europeos, la oposición tiene lo que llama el Cabinete en la Sombra. Como tú dices, hay un “ministro en la sombra” para cada cosa.

Estos se enfocan en ideas. Realmente no tienen que ser los absolutos expertos, pero sí saber de dónde buscar ideas sobre “su” tema. Y ellos presentan estas ideas al público o las van agregando al proyecto del partido.

Es una vergüenza increíble que nuestros partidos se vean incapaces de hacer esto. Ni siquiera se tiene que ser un político a tiempo completo.

Con perplejidad vi cómo la oposición no tenía nada qué decir sobre los problemas de las comunidades indígenas, sobre la implementación de leyes para proteger sus idiomas, para aclarar la tenencia de tierras, no tenían ideas sobre nada de la ecología, no dijeron nada sobre la ley de prohibición de la pesca de arrastre (buena peeeeero falta mucho en X, Y, Z, etc y ante todo su implementación), nada sobre educación (aparte de “se necesita más dinero para la educación”), etc.

Parece que temen que si dicen algo el gobierno va a copiar la idea y les van a robar la patente. Realmente no importa que el gobierno lo haga, se trata de hacer lo justo. Eso es bueno para el país. Y además, si son lo suficientemente inteligentes, si los Borges y los de UNT y los otros finalmente se enteran que más de 22 milliones de personas viven fuera de Caracas-Maracaibo-Valencia, se pondrán a difundir sus propuestas a través de folletos por todo el país o coordinarán las acciones para que esto se haga y dejarán de pasar tanto tiempo en el Este de Caracas o en los estudios de Globovisión.

Tienen pereza mental los políticos venezolanos.

2. Manuel Andrés Casas - abril 9, 2010

Totalmente de acuerdo. El camino es largo y arduo pero tengo que fe que tal vez, con mucho esfuerzo, algún día podamos estar a esos niveles.

Francamente, en lo que respecta a la carencia flagrante de ideas de la oposición el problema es que simplemente no les interesa. Creo que ha sido un fenómeno de la clase política opositora venezolana tener unas gríngolas que hacen que lo único que les importe es lograr, más que sacar a Chávez, ganar su cuota del poder; esto creo que ha arrojado una falta de inversión en tiempo y esfuerzo en buscar formación política más profunda, tanto en el campo ideológico como en el campo apliado.

Todo esto me recuerda a un episodio de la vida de Betancourt que relata Manuel Cabellero, en el cual, al llegar de su segundo exilio Rómulo junto a Leoni se montan en un carro bastante viejo y “poco confiable” y sin más se dispusieron a recorrer el interior de Venezuela. Eso falta y bastante.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: