jump to navigation

¡Adelante camarada Mauser! pero vaya pa la sala abril 6, 2010

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags:
trackback

Aunque mejor dicho deberíamos decir “Camarada Kalashnikov”.

Un posible contrato de compra de 5.000 millones de dólares (¿serán a 2.15?), rastros de ira chechena y una espada de Bolívar menos -como escuché decir muy acertadamente el otro día “la espada de Bolívar es el juguete de cajita feliz que te dan cuando eres un tirano que viene de visita- es lo que trae la visita del Primer Ministro Putin.

No pretendo entrar en el cliché Borgístico (de Julio, no de Jorge) de criticar todo gasto militar realizado por el Gobierno. Lo que si me dispongo a cuestionar es la elección -¿imaginación?- de enemigo.

Un gasto de envergadura en artefactos militares que hacen explotar cosas implica una cosa: existe cierto temor de que cierto enemigo intente ciertamente poner en peligro cosas tan preciadas como la soberanía patria o la integridad territorial. La ecuación parece sencilla: miedo es igual a acción, acción es igual a compra de armas, compra de armas significa potencial solución del eventual riesgo. En cuanto a lidiar con imaginarios riesgos de que  Juan Manuel Santos y Uribe (ni hablar de Vargas Lleras) -apoyados por Obama en un triciclo- vendrán a invadirnos descendiendo épicamente por la Sierra de Perijá como los jinetes del apocalipsis es algo en lo que el gobierno sacase 20.

El problema es que, probablemente, eso no va a pasar.

Reitero, no estoy del todo en desacuerdo con el gasto en armamento. En países peligrosos -muy peligrosos- como este, es necesario que los cuerpos de seguridad del Estado estén equipados adecuadamente para poder combatir al enemigo. El problema es que el enemigo no está afuera, Arturo Valenzuela no va manejando la moto donde el parrillero, Sebastian Piñera, viene a asaltar a mano armada a la República. El enemigo está adentro, y por ende el gasto en armamento (y básicamente en todo lo necesario para tener cuerpos de seguridad decentes) debe ser destinado a la seguridad interna. En vez de fusiles Kalashnikov utilizados por la Guardia Nacional se debería invertir en mejores equipos para las policías locales, o, -esto es algo que nadie sabía- en pagarle un sueldo decente a los policías para tratar de evitar la corrupción.

Lamentablemente creo que nos equivocamos es en la elección de socios comerciales. Porque hasta donde yo sé en Rusia no fabrican valores ni honestidad que podamos exportar.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: