jump to navigation

Que impere la razón febrero 28, 2010

Posted by Tomás Horacio Hernández in política nacional.
Tags: ,
trackback

Que impere la razón

Las elecciones parlamentarias  del 26 de Septiembre han dado pie para que muchos personajes se incorporen a la política. Desde viejos políticos sin liderazgo hasta lindas actrices, desde empresarios hasta presos políticos. Defiendo la pluralidad de la Asamblea Nacional justamente porque la diversidad de criterios hará del hemiciclo un espacio democrático donde de verdad exista el debate. Sin embargo, proponer a cualquier candidato simplemente porque al Presidente le están pegando las encuestas está bien lejos de ser una estrategia basada en la razón y la coherencia.

Promover la candidatura de los presos políticos en los circuitos donde se van a realizar primarias es colocar al elector entre la espada y la pared. Es darle cabida a un dilema moral que le hará daño a la oposición pues los electores tendrán que escoger entre dos candidatos y no precisamente por sus cualidades y aptitudes. Es atormentar al elector para escoger entre  un hombre libre o  la posibilidad de que un hombre que injustamente fue colocado tras las rejas salga de ellas.

Es absurdo pensar que una persona que se encuentra en la cárcel puede competir objetivamente y bajo las mismas condiciones contra una persona que no se encuentra en ella y goce de plena libertad. En un caso el candidato es el estratega y el contacto directo con los ciudadanos mientras en el otro son los familiares de los presos quienes estarían obligados a dedicarse a una campaña, y quizás en muchos casos no sean los más capaces para ello. Existe una línea delgada entre hacer una campaña por lo que puede aportar una persona a la Asamblea y hacer una campaña por una persona que necesariamente TIENE que estar en la Asamblea.

Sin embargo, si la Mesa de Unidad Democrática considera que en efecto estos hombres pueden aportar productivamente a la Asamblea, pues la decisión más razonable y sana seria colocarlos como diputados por lista en sus respectivos estados.  De esta manera se evita colocar a los ciudadanos comunes en un dilema moral, la mesa ganaría respeto por su movida inclusiva y se sitúan a los presos en una posición más favorable pues no tendrían que hacer una campaña desproporcionada.

Por ahora es imperativo que el Consejo Nacional Electoral se pronuncie con respecto a las candidaturas de los presos políticos para ver si cumplen los requisitos como candidatos. No obstante, no soy de los que piensa que las elecciones parlamentarias deben ser un acto de misericordia para sacar a los presos de la cárcel. Es fuerte decirlo e inclusive puede sonar hasta egoísta. Pero es importante recordar que cualquier unidad no nos va a garantizar el éxito en las elecciones. En estos momentos es crucial pensar con la cabeza y no con el corazón, justamente una decisión impulsiva y errada de hace unos años es lo que nos tiene sin ser la mayoría en la Asamblea y lo que le ha permitido al Presidente gobernar como le dé la gana.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Twitter: @TomasHHR

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: