jump to navigation

La Rosa Blanca parte V diciembre 12, 2009

Posted by Tomás Horacio Hernández in política internacional.
Tags:
trackback

Como es costumbre los fines de semana voy con un poco de historia. El quinto texto de los estudiantes de la Rosa Blanca lo escribieron cuando volvieron a Múnich después de estar un tiempo en el frente con la compañía de estudiantes. Nuevamente el texto lo escribió Hans Scholl y Alexander Schmorell entre el 18 y 20 de enero de 1943. En esta oportunidad, el profesor Kurt Huber se encargó de su redacción final. A continuación van a poder leer fragmentos del texto repartieron en plena guerra mundial. Que valentía y que convicción.

La guerra se acerca a su fin seguro. Como en 1918, el gobierno alemán intenta dirigir toda la atención al peligro creciente de los submarinos, mientras que en el Este los ejércitos están en continua retirada y en el Oeste se espera la invasión. El armamento americano no ha alcanzado todavía su punto máximo, pero ya hoy sobrepasa todo lo que conoce la historia. Con matemática seguridad, Hitler lleva al pueblo alemán al abismo. Hitler no puede ganar la guerra, sino sólo prolongarla. Su culpa, y la de sus cómplices, ha superado infinitamente toda medida. Pero, ¿qué hace el pueblo alemán? No ve ni oye. Cegado, sigue a sus seductores a la perdición. ¡Victoria a cualquier precio!, han dicho. Lucharé hasta el último hombre, dice Hitler. Pero la guerra ya está perdida.

¿Hemos de ser el pueblo odiado y repudiado por todo el mundo para siempre? ¡No! Por tanto, apartaos de los infrahombres nacionalsocialistas. ¡Demostrad con hechos que pensáis de otro modo! Comienza una nueva guerra de liberación. Lo mejor del pueblo lucha a nuestro lado. Romped el manto de la indiferencia que rodea vuestro corazón. ¡Decidíos antes de que sea demasiado tarde! No creáis en la propaganda nacionalsocialista, que os ha metido miedo con el bolchevismo. No creáis que la salvación de Alemania está unida para bien o para mal con la victoria del nacionalsocialismo. Unos criminales no pueden conseguir la victoria alemana. ¡Separaos a tiempo de todo lo relacionado con el nacionalsocialismo! Después vendrá un tribunal horrible, pero sobre los que se han mantenido cobardes e indecisos.

Nunca más debe llegar al poder un militarismo prusiano. Sólo en la cooperación generosa de los pueblos europeos se pueden sentar las bases sobre las que será posible un nuevo comienzo. Todo poder centralista, como ha intentado ejercerlo el estado prusiano en Alemania y en Europa, ha de ser ahogado en su germen. La futura Alemania sólo puede ser federalista. Sólo un sano orden federalista es capaz de dar nueva vida a una Europa debilitada. Libertad de expresión, libertad de confesión, protección del ciudadano individual frente a la arbitrariedad de los Estados violentos y criminales: esta es la base de la nueva Europa.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: