jump to navigation

¿Por qué seguir creyendo? diciembre 4, 2009

Posted by Leonidas in política nacional.
Tags:
trackback

Como de costumbre en Caracas Chronicles se hacen preguntas interesantes. Un tema que ha salido la última semana es si tiene sentido seguir comentando sobre lo que sucede en Venezuela como si se tratara de una democracia, si no nos estamos engañando pensado que la oposición puede ofrecer una respuesta a Chávez. La teoría es que entre un sistema electoral corrompido y unos medios controlados por el gobierno ya no tiene sentido pensar en la política tradicional, en unos diputados en la Asamblea y un algunas gobernaciones. La pregunta entonces es: ¿Hay motivos para seguir creyendo en una salida institucional? Yo creo que sí, a pesar de las dificultades.

El primer motivo es que no queda otra. La idea de “resistencia” en Venezuela ya ha sido ridiculizada. La escasa credibilidad opositora se vería arruinada al volver a las ideas que llevaron a tantos fracasos a mediados de década. La naturaleza de la represión en Venezuela también hace díficil la idea de resistencia: nuestras libertades civiles sin duda están limitadas, pero no se puede decir que han desaparecido. Globovisión sigue existiendo, en los periódicos se habla pestes del gobierno, hay monumentales manifestaciones opositoras; la represión existe, sí, pero lado a lado con evidencias de libertad. Hablar de resistencia invoca imágenes de la Unión Soviética, de Chile bajo Pinochet, de Zimbabue, no de lo que existe en Venezuela.

Lo que me lleva al segundo motivo: la salida institucional funciona. Por poner un ejemplo, A pesar de un fraude descarado, un gobierno atrozmente represor, violencia abierta hacia los opositores, intentos de asesinatos y para usted de contar, Morgan Tsvangarai es ahora primer ministro de Zimbabue. Sí, Mugabe sigue teniendo las riendas del poder, pero después de dos décadas se puede ver una salida a su gobierno. Y el mecanismo no fue el de la “resistencia”, fue presentándose a elecciones y ganando una victoria tan abrumadora que no podía ser ocultada.

El verdadero problema de la oposición venezolana es que simplemente no es mayoría. Aún si se hicieran elecciones libres y transparentes, con plena libertad de expresión y libres de cualquier amenaza, no se puede estar seguros de que la oposición las ganara. El problema que tenemos con el gobierno de Chávez no es sólo que es es represivo, sino que sigue siendo popular, aún después de una década en el poder. Chávez no se mantiene en el poder sólo porque controla la fuerza, sino porque tiene cientos de miles de devotos seguidores y millones de simpatizantes. Dadas todas las trabas y problemas que no van a desaperecer, no sirve que la oposición sea una estrecha mayoría, sino que tiene que ser una mayoría aplastante. Una forma relativamente tradicional de hacer política, que reconozca la naturaleza del régimen pero no se rinda ante ella, es el mejor chance que tenemos de crear esa mayoría.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: