jump to navigation

La Rosa Blanca noviembre 9, 2009

Posted by Tomás Horacio Hernández in política internacional, política nacional.
Tags: , ,
trackback

Munich 27 de Junio de 1942. Hans Scholl y Alex Schmorell escribieron un texto el cual difundieron  por toda la Alemania Nacionalsocialista, creando de esta manera uno de los movimientos más valientes de la historia conocido como La Rosa Blanca. Lo invalorable de esta iniciativa es que sus autores dieron sus vidas por defender sus ideales políticos.

Existen similitudes entre la Alemania Nacionalsocialista de los cuarentas  y la Venezuela de hoy en día.  Pero realizar la comparación directa entre ellas no sería ni sano ni objetivo. Sin embargo, el análisis de las similitudes es algo que racionalmente podemos hacer.  Mi objetivo no es confrontar  a sus respectivos gobiernos ni las medidas que tomaron, sino más bien analizar la actitud de las personas que pensaban distinto al régimen y se atrevieron a alzar la voz.

En Venezuela el número de personas que deciden ignorar la política y no identificarse ni con el gobierno ni con la oposición crece a diario. Muchos alegan que están cansados de vivir bajo un estrés inhumano mientras otros dicen que no se sienten representados por los líderes de oposición. Pero lo cierto es que al decidir darle la espalda a la realidad política del país, le están cerrando la puerta a la posibilidad de vivir en una Venezuela democrática donde la vida humana se valore por lo que es. Muchos podrán evadir  a su manera la realidad venezolana, pero como dice Ayn Rand, las consecuencias de evadir esa realidad son inevitables.  La proyección de 19.400 homicidios para el año 2009 declarada por el INCOSEC es una cifra escalofriante.  ¿Cómo se puede mantener una posición imparcial y de brazos cruzados cuando el país se nos va de las manos?

Si piensas distinto alza la voz. Si no estás de acuerdo con tu realidad alza la voz. El silencio es la actitud perfecta para evadir responsabilidades y señalar a culpables. Pero también es una actitud de egoísmo y de autoengaño.

A los jóvenes alemanes que repartieron los panfletos de la Rosa Blanca muchos los catalogaron como locos. Otros como héroes. Lo cierto es que no se quedaron callados y le demostraron al mundo entero que las ideas no tienen dueño.  Que las palabras si se escogen adecuadamente enuncian LA VERDAD.

Este es un fragmento del primer panfleto que repartieron. En los próximos artículos compartiré con ustedes los otros cinco textos que publicaron y que llenaron a Alemania de esperanza.

Nada es más indigno para un pueblo civilizado que dejarse gobernar, sin oponer resistencia, por una camarilla irresponsable que se deja llevar por sus bajos instintos. ¿No es cierto que, hoy en día, todo alemán honrado se avergüenza de su gobierno? ¿Quién alcanza a vislumbrar el alcance de la ignominia que sobrevendrá sobre nosotros y sobre nuestros hijos, cuando haya caído la venda de nuestros ojos y salgan a la luz del día los horrendos crímenes, que superan toda medida? Si el pueblo alemán está ya tan corrompido y descompuesto en su interior que, sin mover una mano, y por una temeraria confianza en las equivocas leyes de la historia, abandona lo más alto que posee el hombre, lo que le alza por encima de las demás criaturas: su voluntad libre de injerir en la rueda de la historia y someterla a su decisión racional, si los alemanes exentos de toda individualidad se han convertido en una masa sin espíritu y cobarde, entonces se merecen el hundimiento.

Goethe denomina a los alemanes un pueblo trágico, similar al judío y al griego; pero hoy parece que se ha convertido en un rebaño de secuaces, superficial y sin voluntad, a quienes les han quitado hasta los tuétanos; faltos de núcleo, están dispuestos a dejarse arrastrar al hundimiento. Parece… pero no es así; antes bien, corno fruto de una violación lenta, mentirosa y sistemática, cada persona individual ha sido recluida en una cárcel inmaterial; sólo cuando se ha visto encadenada, ha sido consciente de la perdición. Pocos han reconocido la amenaza de corrupción, y el premio por sus advertencias heroicas ha sido la muerte. Sobre el destino de esas personas habrá que hablar aún.

Si cada uno espera hasta que sea otro quien comience, los mensajeros de la vengadora Némesis no podrán detenerse y se acercarán cada vez más; entonces se echará hasta la última víctima sin sentido en las fauces de un demonio insaciable. Por esto, cada uno ha de ser consciente de su responsabilidad como miembro de la cultura cristiana y occidental y como tal ha de luchar, cada uno, tanto como pueda contra ese azote de la Humanidad que es el fascismo y todo sistema de Estado absoluto similar. Oponed resistencia pasiva resistencia allí donde estéis; evitad que continúe la maquinaria atea de la guerra, antes de que sea demasiado tarde, antes de que hasta la última ciudad haya quedado reducida a ruinas como Colonia y antes de que la última juventud del pueblo se haya desangrado en algún lugar por la soberbia de un infrahombre. ¡No olvidéis que cada pueblo se merece el gobierno que soporta!

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

Comentarios»

1. Katame Waza - noviembre 15, 2009

Felicitaciones por el Blog, y por esta publicación en estos tiempos de Oscuridad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: