jump to navigation

Gordos, Baños y Bombillos octubre 25, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: ,
trackback

Al parecer lo que uno come, la manera en la que uno se baña y los usos que

¡Oh! luz eléctrica
¡Oh! luz eléctrica

uno le de a la luz eléctrica entran ahora en el campo de influencia que debe tener el gobierno sobre los ciudadanos.

Hoy el presidente fustiga a los obesos de Venezuela (y son unos cuantos), la semana pasada nos decían que teníamos que bañarnos con totuma y en menos de 3 minutos y que es malo tener las luces de la casa prendida.

El punto del agua es el único que considero se puede dejar pasar. Al fin y al cabo es un recurso natural no renovable y un tema bastante álgido. Por ende me abstendré de emitir comentarios al respecto.

Por otro lado, si me parece inaceptable que el gobierno (y aparentemente el senador republicano John Enseign) piensen que están facultados para determinar o pretender determinar lo que la gente come. Que es una propuesta hecha con buenas intenciones, que es necesario para el bien común, que el gobierno tiene que velar por la salud pública. La respuesta es NO.

El gobierno tiene que velar por brindarle a los ciudadanos seguridad, por mantener un sistema de justicia eficiente y por brindar servicios públicos de calidad. Para decirle a la gente que rebaje están sus madres, esposas, hermanas, amistades etc. Creo que es un paso importante determinar que simplemente existen áreas donde sencillamente el gobierno no tiene cabida, pues son inextricablemente áreas personalísimas de los ciudadanos.

Con respecto al uso de la luz eléctrica, por razones ecológicas y económicas está bien que se fomente el comportamiento ahorrativo. Sin embargo, considero que el sistema de precios es suficiente para motivar el ahorro. Si alguien decide, por las razones que sean (miedo a la oscuridad, menopausia o simplemente porque le provocó) utilizar más energía electríca que el promedio eso no es un hecho moralmente cuestionable. Simplemente esa persona debe pagar lo que vale la cantidad de electricidad que usó.

Creo que el punto fundamental radica en el hecho de que en Venezuela no se ha internalizado que, siempre y cuando uno no dañe injustamente al prójimo, uno es libre de hacer con el fruto de su trabajo lo que a uno crea conveniente. Es necesario que dejemos atrás el paradigma del Estado paternalista que deb guiarnos, cual Gran Hermano orwelliano, en todos los aspectos de nuestras vidas.

Anuncios

Comentarios»

1. Gerardo Bello A. - octubre 26, 2009

Muy buen post! totalmente de acuerdo contigo.

Un abrazo, muy buen blog.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: