jump to navigation

Explicando la mediocridad octubre 15, 2009

Posted by Leonidas in política nacional.
Tags:
trackback

Se ha vuelto axiomático en Venezuela criticar a la oposición venezolana como ineficiente, inútil, una entelequia cuyo único fin es dar tiempo en cámara a sus líderes. Sin duda alguna los críticos de tienen razones para quejarse. La oposición está fraccionada en cantidad de partiditos ideológicamente indistinguibles, que para colmo dedican buena parte de su tiempo a luchas internas (tanto dentro del partido como dentro de la oposición). En ningún momento ha presentado un plan alternativo a Chávez; la oposición prefiere definirse por lo que no es. No tiene liderazgo claro, y el que existe es poco inspirador. En las regionales, se perdieron alcaldías y (quizás) gobernaciones importantes por su incapacidad en ponerse de acuerdo en un candidato único. No existe un plan para lograr la unidad en las parlamentarias. Puedo seguir con la lista pero creo que basta con eso.

Criticarle a la oposición sus errores me parece positivo y sin duda es algo que hago con frecuencia. Sin embargo, hasta ahora no me había preguntado por qué la oposición, o más bien la oposición institucional, es decir, los partidos y sus líderes, es tan ineficaz. A ver si alguna de estas explicaciones tiene sentido.

Lo primero que se me ocurre es que estamos equivocados en pensar que la oposición venezolana es especialmente mala. Los conservadores han permitido que los laboristas británicos cumplir 12 años en gobierno, los socialistas han sido incapaces de ganar la presidencia francesa a los gaullistas en 14 (estando tan divididos una vez que llegó a segunda ronda la ultra derecha), la derecha chilena no ha ganado elecciones nacionales desde 1990, el Partido Liberal Democrático gobernó a Japón casi ininterrumpidamente por 50 años; todo esto en democracias, ojo. Comparado con esas dimensiones de incompetencia opositora, 10 años sin grandes triunfos contra Chávez no parecen ser para tanto.

Que comparativamente no sea tan mala nuestra oposición institucional, no quita que sea mala. ¿Será culpa de los opositores en vez del liderazgo? Muchas estrategias que en retrospectiva fueron poco inteligentes (el paro, por ejemplo) fueron apoyadas por la gran mayoría de los opositores. El liderazgo según esta teoría, entonces sólo refleja fielmente la voluntad de quienes representa. Y la voluntad de los opositores se equivoca, no tiene porque ser inteligente. Hasta las consecuencias de la desunidad pueden ser atribuidas al electorado opositor. ¿Quién les manda a votar por personas que no tienen chances de ganar? Ironía aparte, es en alguna medida la falta de disciplina en el electorado opositor que hace tan catastrófica la falta de unidad.

Pasemos entonces a la teoría número tres: culpar al federalismo. En serio. La posibilidad de conquistar espacios de poder a nivel regional en vez de a nivel nacional es un factor importante en la fragmentación opositora. Proyecto Venezuela no tiene las dimensiones para ser partido nacional, pero la existencia de elecciones de gobernadores y alcaldes le permite tener poder en el Carabobo. Casi todos los partidos opositores son partidos con bases regionales, que morirían rápidamente de ser abolido de un día al otro el sistema federal. Así es con La Causa R en Bolívar, UNT en el Zulia, COPEI en los Andes, PJ (y ABP supongo) en la Región Capital, Convergencia en Yaracuy, Podemos en Aragua. Los únicos partidos nacionales que tiene la oposición son AD y el MAS (si tiene alguna relevancia).

Lo último que se me ocurre es que la misma naturaleza de gobierno de Chávez complica hacer una oposición eficaz. No es sólo que si alguien muestra visos de liderazgo el gobierno prontamente le hace difícil la vida, ni todas las trabas institucionales y trampas que dificultan el trabajo de oposición. Es el hecho de que el gobierno no es enteramente autoritario, que siguen habiendo espacios de poder fuera de él, por muy poco relevantes que sean. La exclusión absoluta de la oposición del poder obligaría a sus políticos a dedicar todos sus esfuerzos a deshacerse del régimen. Simplemente no les quedaría otra. El que existan espacios abiertos- algunas gobernaciones y alcaldías, escaños en la Asamblea- inevitablemente desconcentra a los políticos opositores, por muy quimérico que sea el poder que dan. Sacrificarse por el bien común no está en la naturaleza de nadie, mucho menos de los políticos. Dedicarse exclusivamente a salir de Chávez cuando hay otras opciones simplemente no está en el interés a corto plazo del político opositor, por mucho que esa sea su supuesta meta.

Anuncios

Comentarios»

1. Kepler - octubre 16, 2009

Me parece bien que vayas al porqué. Ahora bien, no es lo mismo lo que pasa Venezuela que lo que pasa el Reino Unido o Japón. Nosotros no podemos darnos el lujo de cometer tantos errores: Estamos entrando en una dictadura.
Veo que sigues defendiendo a Rand un poco como nueva religión: tenemos que pensar ante todo en nosotros mismos. No necesitamos ser Gandhis, pero sí necesitamos un poquito de coraje civil y compromiso social.
Rand concibió todas sus ideas (que yo no clasifico como filosofía) en el contexto de una experiencia personal muy particular: la de la persona que huye de la Unión Soviética y va a parar a EUA después de un trauma que aunque muy real fue muy particular.

Hay muchas razones por las que perdemos. Una de ellas es el caudillismo, que no es federalismo. En el municipio Valencia perdimos de la manera más idiota ante todo por Salas, que siempre quería meter a su candidato, sin contribuir en nada con los demás.
En Bolívar fue algo parecido con causa R. Los Salas han sido de los mejores gobernadores en una fila de gobernadores híper malos, pero tienen la mentalidad que heredamos de los Paez, de los Monagas, de todos los caudillos: primero yo.

De alli voy a esto: tengo la impresion de que el conservador norteamericano mas conservador es una Madre Teresa o un alma de Dios comparado con el venezolano promedio cuando se trata de aportar algo a la sociedad, contribuir sin preguntar “cuánto hay pa eso”.
En el momento en que los líderes venezolanos comiencen a ver más allá de su grupito, vean las necesidades de TODOS los venezolanos y encima comiencen a exponer cómo van a transformar a Venezuela en un país en vías de desarrollo, en esa medida saldremos de la crisis en que estamos ahora. En la medida en que nos comencemos a interesar por la comunidad entera, saldremos adelante. Esto no tiene nada de izquierdista o lo que sea. Esto se basa en la historia. Por un lado necesitamos libertad individual, pero por otro necesitamos trabajar en conjunto, a todo nivel. Nosotros, los que blogueamos y hablamos en otros idiomas y viajamos no partimos nunca de los mismos recursos que la mayoría. Esta no va a cambiar si nosotros no cambiamos nuestra actitud hacia ella.

2. Igor Zurimendi - octubre 16, 2009

Tienes razón en la solución a la ineficacia opositora está en logar que los políticos opositores logren ver más allá de su grupito. Eso no quita que una causa de los problemas que tiene la oposición venezolano es una estructura de incentivos que hace racional a corto plazo velar por el interés propio. Lo cual, de paso, es una forma de pensar que vienen de mi formación como economista (agentes racionales maximizando su propio beneficio) que la creencia en Rand.
Con respecto al caudillismo, prefiero verlo como síntoma más que como causa de la ineficacia opositora. El federalismo permite la existencia de cuadillos regionales (como Salas, que no existiría como figura politica de no ser por la elección popular de gobernadores). Eso no quiere decir que el federalismo sea malo, simplemente fortalece las tendencias caudillísticas presentes en nuestra cultura

3. Moncho - octubre 16, 2009

Claro, si los gobernadores los eligiese el presidente, no habría liderazgo que surja (en el ámbito político). Sin embargo, yo pienso en el caudillismo no como un síntoma, sino como un aspecto intrínsico en nuestra cultura o nuestro ideario colectivo, que aflora políticamente en las formas que las instituciones políticas lo permitan.

Yo creo que hay buenos políticos y malos políticos (difiriendo del acercamiento “Sacrificarse por el bien común no está en la naturaleza de nadie, mucho menos de los políticos”). Ese “sacrificio” que hacen los políticos buenos puede ser un acto perfectamente racional si se haya placer en trabajar por el bien público.

Sin embargo, el sistema no puede diseñarse para los best case scenarios. La sociedad debe generar los incentivos para que los políticos, buenos o malos, hagan su trabajo en términos de una oposición efectiva a Chávez.

Yo creo que los ciudadanos si demandan mejor oposición. Nadie dice que los partidos están haciendo un buen trabajo. Lo que no existe es un “bien sustituto” (un actor político que si ofrezca oposición coherente, principista, con visión y con capacidad de acción).

En la medida en que uno de estos aparezca, todos los partidos van a tener incentivos de plegar su cortoplacismo por el interés público.

Un buen ejemplo creo que fue Otpor en serbia. Los micropartidos de oposición alcanzaron una candidatura unitaria agarrándose de la bandera de los chamos.

Saludos a ambos.

4. Jonxu - octubre 25, 2009

No entiendo el título: “Explicando la mediocridad”, el autor del artículo se va a graduar en una universidad que tiene en su moto “…No queremos ser los mejores…”[sic], creo que con esto puedo sentarme y cerrar mi argumento.
Sin embargo para cerrar debo decir que considero que a la oposición venezolana le falta valor para poner al frente de sus filas a alguien que no sea un absoluto mediocre. Si para muestra un botón, aquí hay un botón: Manuel Rosales y su tarjeta “Mi Negra”, más y peor populismo. Casi prefiero a Chacumbeles, por que como decía un amigo…hay que votar por el Partido Gay, porque si te van a dar, y de seguro que te van a dar, al menos que te den los profesionales.

5. Manuel Andrés Casas - octubre 25, 2009

Estimado Jonxu,

Manuel Rosales ha sido tildado de muchas cosas, y claramente no cuenta con un desbordado apoyo. Sin embargo, existen numerosos líderse en la oposición que distan de la calificación de mediocres: Carlos Ocariz, Leopoldo López y Carlos Vecchio todos cuentan con excelente preparación.

Me veo obligado a contestar tu primer argumento, que implica que Igor es mediocre por graduarse de la UCAB (que por cierto, creo que a pesar de sus tendencias zurdas es una institución que dista de la mediocridad), informándote que él se graduó de dos carreras, de una de ellas (economía) se graduó Summa Cum Laude y que actualmente está estudiando una maestría en Oxford. Creo que a una persona así no se le puede tildar de mediocre…

Creo que con eso puedo sentarme y cerrar mi argumento.

Jonxu - octubre 27, 2009

Quien ha dicho que Igor es mediocre?…hablo del medio que lo rodea. La UCAB bajo Ugalde (quien creo que en el fondo, y tal vez no tan en el fondo es chavista…y creo que lo puedo demostrar) ha logrado ser la Universidad 3972 del mundo (uff…!!!) y ni siquiera figurar entre las primeras 200 de Suramérica (ahora soy yo el perdido: que significa la mediocridad?). Los esfuerzos de su familia, la de Igor, para que pueda salir de esa mediocre institución han sido importantes…y lo seguirán siendo.
De que existen lideres con calidad en la oposición: no me quedan dudas, pero…hay que problema con los peros: Leopoldo esta crudo y por demasiado bueno lo echan de todas partes y no por casualidad (decir la verdad en Venezuela y haberse graduado en Harvard es causa de ostracismo). Quieres lideres capaces de guiarnos fuera de esta jungla, te nombro a algunos: Ana Julia Jatar, Rafael Alfonzo Hernandez, Moises Nahim, Luis Giusti, Miguel Rodriguez por nombrar solo a algunos…pero elegimos al Summa Cum Laude de la mediocridad: Manuel Rosales. La respuesta suele ser porque los otros no tienen calle, no conocen al pueblo. Sabes una cosa: me arte de la calle, quiero inteligencia, capacidad, preparación, soluciones inteligentes. Estoy aburrido y arto de “Mi Negra” y lo que representa: el peor populismo de la cuarta. (PS: mi apellido empieza con Z)

6. Manuel Andrés Casas - octubre 29, 2009

Ah, ahora entiendo todo.

Sí, la UCAB francamente pone esmero particular en no resaltar, creo que tiene que ver más con la condición de anti-midas de los jesuítas (quiebran todo lo que tocan). Igual me parecería interesante ver la demostración del chavismo de Ugalde.

Concuerdo al respecto del punto del populismo, pero creo que ahí tenemos un problema mayor, y es el hecho de que en este país, lo más a la derecha que se puede ir (según la infalible opinión pública) es la social democracia. Al parecer estamos empeñados en darnos una y otra vez con la misma piedra. Mi esperanza radica en que nos hartemos de el ñangarismo crónico que ha vivido nuestro país y decidamos convertirnos en la Eslovenia de Sur América.

Saludos y disculpa la confusión, interpreté el post anterior como una ofensa ad hominem…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: