jump to navigation

Autobuses, Incentivos y la fotocopiadora del Indepabis septiembre 24, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags:
trackback

En mis deambulaciones por la burocracia Estatal me he encontrado con un amplio número de situaciones inverosímiles, capaces de dejarlo a uno, por lo menos, atónito. Una de ellas ocurrió la semana pasada, cuando me encargaron obtener las copias de un expediente del Indepabis (ente burocrático que ha suplantado al ya occiso Indecu) Experiencia que, aunque a priori pareciera trivial, me parece excelente para ilustrar un punto esencial relativo a las burocracias (todas)

Por experiencia sabía que el proceso no sería sencillo (¿Cómo podemos esperar que sacar copias, un proceso con una complejidad similar a la fisión nuclear, sea un trámite sencillo? Un poco más de empatía por favor). Sin embargo, una vez que hice la cola y hable con 3 funcionarios diferentes me sueltan la siguiente frase “ay, pero tendrás que sacar la copia abajo, porque la fotocopiadora de acá está dañada”. Me sirve de consuelo pensar que por lo menos me están dejando sacar mis copias.

Mientras estoy bajando por las escaleras acompañado de la persona encargada de supervisar que no hurte el expediente, le pregunto: “¿Mire, y cuánto tiempo tiene dañada esa fotocopiadora?” a lo que la Sra. Dora (que hay que decir es muy buena gente) respondió “ay mijo, eso tiene como 3 años roto”, a lo que increpé “¿Y no pretenden arreglarla algún día? La Sra. Dora, mirando desesperadamente al cielo, responde: “Mej, sabe, yo en verdad estoy comenzando a creer que no”. Llegamos a la ferretería/centro-de-copiado-improvisado y logré sacar mis copias.

¿Cuál es la infame moraleja de esta anécdota? La respuesta es sencilla, sin embargo, implica aceptar ciertos principios que algunas tendencias ideológicas se rehúsan a reconocer. Dicho principio es que los seres humanos tendemos a actuar en base a incentivos. Bien se ha dicho que es instinto de toda persona buscar procurar mejorar su existencia, la de sus hijos y la de los hijos de sus hijos. La moraleja es que si algo no nos afecta directamente no le damos tanta importancia.

Partiendo de esa premisa creo que podemos entender la razón por la cual la fotocopiadora del Indepabis está perennemente dañada y la del Sr. de la ferretería no, o porque el camionetero independiente procura reparar su camioneta a la brevedad posible, diferencia flagrante con las unidades del Metrobus que pueden estar un buen tiempo recogiendo polvo antes de ser reparadas. La razón, para llover sobre mojado, es que la calidad de vida tanto del camionetero como del hombre de las copias dependen del correcto funcionamiento de sus bienes de producción. Probablemente si el camionetero no arregla su autobús no podrá trabajar, si no puede trabajar probablemente no podrá llevar comida a su casa. Resultado: si el autobús se daña el hombre vuela a repararlo.

Caso contrario ocurre con los entes burocráticos. Basta preguntarse en qué afecta a todo funcionario adscrito a la nómina del Indepabis que su fotocopiadora no funcione. Aunque tengan buena voluntad para hacer su trabajo ninguno de estos funcionarios dejará de cobrar su sueldo si la fotocopiadora sigue sin arreglo. Lo cual, oh sorpresa, hace que la misma continúe, ya por tercer año consecutivo, inoperante.

El ser humano tiene condiciones intrínsecas que no debemos negar. Respondemos a incentivos. Si algo nos afecta directamente probablemente estemos más pendientes de ese algo. Sólo es un punto que quisiera que se tomara en cuenta antes de ver al Estado (y en especial a las burocracias) como los entes bajados de los cielos que han de encargarse de resolver todos nuestros males. Puesto que estos, por su naturaleza, no tienden a tener incentivos que lleven a sus funcionarios a buscar la eficiencia.

Nota: La idea de la ineficiencia de las burocracias públicas será desarrollada con más profundidad posteriormente.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: