jump to navigation

Crónica de un día en el Registro septiembre 22, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: , ,
trackback

El otro día, por razones laborales, tuve que acudir desde tempranas horas de la madrugada a un Registro Público. En la cola para recibir el infame “número” empezó, muy venezolanamente, una conversación entre dos señores que también estaban en la cola y mi persona.

Los dos hombres, que por su apariencia intuyo que debían estar ya adentrados en la segunda mitad de la cincuentena, como cualquier persona civilizada, se quejaban profusamente de lo absurdo, largo y burocrático del funcionamiento del sistema de Registros Públicos (Tomás da una muy buena explicación) Hay que sentir empatía por esta gente, especialmente por uno de los hombres, que vivía en San Antonio y no tenía carro, por lo cual se había visto obligado a levantarse ya por 4 días a las 3 A.M. para llegar a tiempo para la misericordiosa y compasionada repartición numérica.

Como forma de paliar el ocio (y de experimentar la acogida de ciertas propuestas) me propuse traer a colación una posibilidad: El otorgamiento de concesiones a ciudadanos para que operen los Registros. Claramente el planteamiento no fue de esa manera (a las 6 A.M. hablar de la posibilidad de una transferencia operativa a manos privadas de una función del Estado me parece de pésimo gusto) lo propuse, creo, de una manera mucho más discreta. Fue algo así como “¿saben cuando se va a arreglar esto? Cuando dejen a un panadero portugués tener un registro, ahí van a ver, no te van a pedir timbres fiscales y te van a dejar registrar documentos a las 9 de la noche (una mejor considerable tomando en cuenta que el mencionado registro sólo reparte 20 números al día).

El planteamiento fue bien recibido, con el acostumbrado reconocimiento de la dedicación al trabajo de los panaderos. Cosa que comentaron mis interlocutores “claramente falta en los organismos del Estado (cabe acotar que uno de los señores igualmente tenía días acudiendo al Seguro Social a que le pagaran lo que le deben de su jubilación, en esta institución también es común la práctica de “vender los cupos”)

¿Por qué no entonces permitir a ciudadanos operar registros mercantiles? Los apologistas de la burocracia saltarán a decir que la propensión a la corrupción es demasiado alta, que el registro público es de vital importancia para el correcto funcionamiento de la sociedad, que se requiere conocimiento técnico avanzado para operarlos o cualquier otra cosa por el estilo. Claro, los funcionarios públicos son un paradigma de honestidad, (según estudios somos el 134 país más corrupto de los 149 estudiados) (ojo, no quiero implicar que TODOS son corruptos, sólo muchos) También debemos destacar el alto nivel de conocimiento técnico y especialización que caracteriza a la función pública nacional.

Dejemos el escepticismos, con las reglas, procedimiento y supervisión adecuada confío que podríamos permitir que particulares operaran Registros y Notarías (sin eliminar las existentes operadas por el Estado, operación que si creo debe estar a cargo de los Estados Federales o los Municipios, no del Poder Nacional) ¿Qué podrían cobrar caro? Sí, es una posibilidad. Pero creo que en muchos casos, como el del hombre que estaba antes de mí en la cola que ha tenido que perder 4 días de trabajo (ni hablar de horas de descanso) le sala mucho más cara la ineficiencia estatal.

Anuncios

Comentarios»

1. Juan Cristobal - septiembre 22, 2009

La macolla con los Registros y Notarias tiene decadas, y no esperemos que los que nos gobiernan vayan a solucionarla (recordemos que la hija de JV Rangel fue nombrada Notario – en la IV Republica!).

Por supuesto, los principales obstaculos a ese cambio serian los mismos notarios y registradores, que ahora disfrutan de poder monopolico que obliga a que, si quieres evitar la cola, te tengas que bajar de la mula. Plomo al hampa! Pero muy bueno el post.

2. bruni - septiembre 22, 2009

El problema viene de que en Venezuela hay demasiadas leyes, demasiado complicadas y que se justifican las unas a las otras y ponen al individuo en posición de tener que justificarse frente al Estado. Para qué son los registros? Para registrar documentos. Porqué? Porque el Estado no cree en el individuo. Entonces hay que estampillar, registrar la estampilla, notariar la firma, y recontranotariar al notario, porque el sistema presupone que la estampilla, la firma y el notario son todos falsos.

Es la razón por la que hay tanta burocrcia y tantos abogados: el sistema se alimenta a sí mismo.

Independientemente de que la burocracia sea o no eficiente, el problema es más el sistema que los burócratas.

Lamento decírtelo Manuel, pero el problema de Venezuela son los abogados.

3. Mariale divagando - septiembre 22, 2009

Hola! Es la primera vez que te visito.

Yo estaría de acuerdo con tu propuesta. Porque la tendencia a la corrupción ya está bastante bien cubierta por los mismos funcionarios. Los amplios conocimientos técnicos tampoco encabezan la lista de características de los funcionarios. Y que cobren caro, bueno, muchas veces los funcionarios también nos cobran!

Así que, por qué no?

4. Manuel Andrés Casas - septiembre 22, 2009

Concuerdo con el hecho de que la burocracia venezolana es absurda. De hecho la existencia de tantos procesos burocráticos es lo que hace posible la corrupción omnipresente.

Bruni, aunque no dudo en ningún momento que los abogados (creo que sería más preciso hablar de legisladores) tengan una importante cuota de responsabilidad en habernos metido en la maraña legislativa en la que nos encontramos, creo que los principales responsables son 2: primero, la falta de ética de muchos profesionales del derecho; y, segundo, las exageradas ínfulas paternalistas que ha caracterizado al Estado venezolano prácticamente desde su fundación.

Por lo menos quedan razones para tener esperanzas, corrientes ideológicas como el minimalismo jurídico y el análisis económico del derecho han dado vigor a fórmulas simplificadoras y dereguladoras.

5. bruni - septiembre 22, 2009

Perdona mi esceptiscimo. IMHO el Derecho no sirve para nada, sino para justificar que las cosas se hagan mal. En un país sin problemas no hay necesidad de muchas leyes. Las leyes son inventadas para manipular a la sociedad, sobre todo en la Venezuela Chavista.

Tenemos el ejemplo claro de una democracia convertida en dictadura a punta de leyes.

A Chávez lo inventaron los abogados.

Saludos.

6. Juan Cristobal - septiembre 30, 2009

Lo q dice Bruni es una exageracion de una verdad, pero verdad al fin. El leguleyismo de este regimen ha llegado al punto de delirio, quizas para tapar su poca coherencia etica con una superficial coherencia legal. Como va a ser inmoral, si es constitucional (y validado por el TSJ)!

En cierto modo, lo que estan haciendo en Honduras es la otra cara de la misma moneda… por mucho que no nos guste.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: