jump to navigation

Buhoneros: ¿Escoria o Reacción? septiembre 17, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
Tags: ,
trackback

En Venezuela, según algunos estudios, hay 5 millones de personas que se dedican al comercio informal. Son los infames (¿o convenientes?) buhoneros. Todo Venezolano los ha visto, ocupando las aceras de las avenidas y a veces hasta las mismas calles. Ahora, con respecto a estos frugales comerciantes hay posiciones encontradas. Por un lado, mucha gente los tilda como insurrectos que menosprecian el orden público y ayudan a sembrar -aún más- el caos en nuestras ciudades, por otro lado, otros grupos los ven como un paliativo a el alto costo de la vida y la inflación, puesto es bien sabido que éstos venden a precios mucho más asequibles

Entonces, los buhoneros qué son ¿escoria? ¿O más bien héroes emblemáticos del espíritu emprendedor venezolano? Creo que para contestar esta pregunta primero es necesario hacer referencia a un par de datos que serán de utilidad para comprender este fenómeno.

Venezuela, según estimados de instituciones afiliadas al Banco Mundial (si ayer le pedimos prestado al Fondo Monetario, hoy me siento con plena libertad de citar al Banco Mundial) somos considerados el país número 173 en facilidad para hacer negocios (de 183 estudiados). Otros estudios, como el de la Heritage Foundation nos ubican en el escalafón 174 (de 179) en materia de libertad económica. Más dantesco aún es el hecho de que países como Haiti, Chad y Sierra Leona estén varias posiciones por delante (tomando en cuenta que la mayoría son países que han sido destrozados por guerras civiles, despotismo y tiranía)

Tomemos en cuenta que nuestra paupérrima posición en dichas clasificaciones se extienden a: el respeto a los derechos de propiedad, los días (y número de procedimientos) requeridos para abrir un negocio, la facilidad de hacer cumplir un contrato. En fin, todas las cosas que son necesarias para poder ser un comerciante civilizado y dentro de la Ley.

Creo que podemos afirmar que los buhoneros son una reacción, una reacción de las fuerzas espontáneas que rigen la sociedad sublevándose de la inmensa y abrumadora carga tanto regulatoria como burocrática que el Estado ha impuesto a los ciudadanos. Podríamos decir entonces que la aparición -y continua expansión- de la economía informal es una lección de la cual nuestros gobernantes (a todos los niveles) deben aprender. El Estado (y por ende las leyes) y la Sociedad viven una relación de mancuerna, en el cual cada uno necesita del otro. Sin embargo, cuando los legisladores empiezan a separarse demasiado de las condiciones y necesidades sociales que viven los habitantes de la República los resultados son estos: el desacato de un ordenamiento jurídico que no es cónsono con las realidades del país.

No quiero convertir esto en una apología del buhonerismo, puesto que me parece que no la merece. Pero si quisiera aprovechar para reforzar el punto de que las leyes deben adaptarse a las realidades de la población. Pretender que una persona que depende de su comercio para que él y los suyos puedan comer puede darse el lujo de realizar más de 150 días en trámites, sacarse el RIF, el NIT, que la Lopcymat, que el Indepabis, que el IVSS y cuanto acrónimo y sopa de letras de siglas puedan inventar es francamente absurdo.

Los buhoneros podrán pagar salarios subestandar, no tener las condiciones sanitarias idóneas, ni contribuir al Fisco Nacional. Sin embargo, cuando el desempleo es alto y el hambre también, éstos logran circunventar la regulación laboral nacional para poder brindarle a un gran número de personas la posibilidad de, mediante un trabajo honesto (no son delincuentes) ser productivos y llevar el pan a sus casas.

La solución parece sencilla, si queremos que esos 5 millones vuelvan a la “economía formal” se debe llevar a cabo un procedimiento profundo de simplificación de trámites y desburocratización. Si los legisladores, reguladores y surtidos aparatchiks estatales siguen ignorando el estado actual de las cosas, por más que legislen y regulen, esas leyes y regulaciones difícilmente dejarán de ser algo más que letra muerta.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: