jump to navigation

Egoísmo exterior septiembre 16, 2009

Posted by Leonidas in política internacional.
Tags:
trackback

Hugo_Chavez_Antonio_BrufauLa compra de armas rusas por parte de Venezuela ha desatado un revuelo bastante interesante. Unasur va a discutir el tema, Clinton pide explicaciones y Maduro naturalmente responde criticando la política exterior gringa. Y todo comenzó a causa del épico “tour” de dos semanas que realizó nuestro Presidente por África y Europa.

Aunque lo de la compra de armas es quizás lo más importante que se anunció, no será el tema principal a tratar aquí. La gira de Chávez nos invita a hacernos varias preguntas. La primera: ¿qué intereses vitales tiene Venezuela en países como Ghana, el primer país de la gira, o Mauritania, dónde se anunció la posibilidad de construir una refinería? Si alguien sabe la respuesta por favor compártalo.

La compra de armas plantea otras preguntas sin respuesta. ¿Qué hacemos comprando armas en el primer lugar? ¿Para defendernos contra quién precisamente? ¿Colombia, que con sus problemas internos más que suficiente tiene, o Estados Unidos, cuyo gasto militar es al menos 100 veces mayor al nuestro? Recordemos que Saddam Hussein tuvo más de una década para prepararse para la Segunda Guerra del Golfo, y aún así cuándo llegó la hora sus ejércitos fueron aplastados en días, sino horas. ¿Será que la posibilidad de tumbar un par de aviones gringos vale mil millones de dólares?

La pregunta a la que sí tengo respuesta es ésta: ¿Por qué una democracia cómo España recibe a Chávez, además con tanta efusividad y aprecio? A Vargas Llosa no le parece, por mucho que el mismo reconozca la respuesta a la pregunta. Y la respuesta es bastante sencilla. Al gobierno español no le importan los venezolanos sino los españoles, y el gobierno español cree que a España le conviene tratar bien a Chávez. Tan sencillo como eso.

De hecho, en estos momentos de hecho estoy en España, y tuve la oportunidad de ver como los medios españoles cubrieron la visita de Chávez. En El País la noticia de la visita estaba justo al lado del descubrimiento de gigantescos yacimientos de gas, que serán explotados por la empresa española Repsol. La implicación es obvia. Reconocemos a Chávez y a cambio el nos vende gas.

Parecerá poco ético, pero pongámonos en los zapatos de los españoles. Están necesitados de energía, y como el resto de Europa no les da mucha gracia depender de Rusia y Medio Oriente para todo. Venezuela tampoco es lo más estable del mundo, pero al menos diversifican. Además están en una recesión, y cualquier armamento que vendan mantendrá a cientos, quizás miles, de personas empleadas. Viene alguien a ofrecer solucionar estos problemas, y lo único que tienen que hacer es mirar al otro lado cuándo les toque opinar sobre lo que pasa en Venezuela. Que si a ver vamos, tampoco lo que pasa en Venezuela afecta mucho a España. Desde un punto de vista enteramente nacionalista, egoísta, sería cretino rechazar a Chávez por el hipotético bien que podría hacerle a Venezuela. A corto plazo al menos es perfectamente racional.

Por eso, podemos apelar a la ética en la política exterior, y mal no hace. Otra cosa es que tengamos éxito.

P.D.: En un acto que si llega a ser verdad es de una hipocresía verdaderamente insólita, le pedimos prestado al Fondo Monetario. Sí, ese Fondo Monetario.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: