jump to navigation

Oliver… ¿Twist? septiembre 7, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in Otra.
trackback

Oliver, siempre tan meditabundo

Oliver, siempre tan meditabundo

En la glamurosa Venecia encontramos caminando brazo en brazo a dos relevantes figuras. El célebre cineasta yanki Oliver Stone y el benemérito presidente de la República. Deslumbrantes y sonrientes se pavonean por un escenario fértil para su escatología, donde seguramente encontrarán oídos ansiosos de engullir su perorata. Claro está, la izquierda siempre se ve mejor cuando está ambientada por pintorescas calles históricas y es amenizada por copiosas cantidades de champaña.

No obstante, más que hacer una crítica a lo que ha sido llamado el socialismo de champaña, o como ironizan en la tierra donde encuentra su máxima expresión (Francia) la gauche caviar, quisiera enfocarme en la hipocresía del cineasta norteamericano.

No imputo al célebre director de hipócrita a la ligera. Simplemente me indigna un poco la manera en la que una persona que disfruta de todos los beneficios que trae un sistema político determinado (léase democracia constitucional) utiliza dichos beneficios para convertirse en un apologista con cámara de determinadas personas o grupos que niegan esos mismos principios de los que tanto goza (léase, sólo para empezar, libertad de expresión, respeto a las minorías etc.)

La constante apología de Stone a las FARC y a Fidel Castro constituye la representación por antonomasia de la mencionada ambigüedad de criterio mantenida por el director. Éste, en su apología constante a autócratas y terroristas parece olvidar que es el sistema que él tanto critica el que hace posible su existencia, en caso de duda, que sirva como ejemplo la inmensa cantidad de películas realizadas en la Rusia Soviética que se mostraran críticas al comunismo. Claro está que cabe la posibilidad de que yo esté equivocado y que el Granma sea un parangón de diversidad de opinión y las FARC sean una ONG respetable comprometida con la defensa de los Derechos Humanos.

Sin embargo esa hipocresía de la intelligentsia del primer mundo no es nada nuevo, más bien ha sido una constante histórica que va desde Jean-Paul Sartre hasta George Bernard Shaw. No entiendo que especie de efecto afrodisíaco-intelectual despiertan autócratas de izquierda en los círculos bohemios de los países desarrollados. Lo que si comprendo (no porque sea perspicaz sino por la obviedad del asunto) es que el Moscú que apasionaba a Shaw se veía mejor a orillas del Támesis y que La Habana idílica de Sartre tenía más mística cuando sólo se estaba en ella en espíritu -físicamente el filósofo estaba usualmente en el refugio de una brasserie parisina-

De la misma manera creo que la razón por la que el Sr. Stone ve con tanta benevolencia el desempeño de ciertos gobiernos al sur de la frontera se debe a que los observa desde la cómoda tribuna del primer mundo. Es evidente que las penurias que pasó en su juventud, reminiscentes a las andanzas del miserable Oliver Twist (es hijo de un burgués neoyorquino), le han dado una sensibilidad social que le permite entender a cabalidad la realidad que se vive en la América Latina.

No quisiera sonar como un xenófobo que niega la validez de cualquier opinión venida desde fuera de nuestras fronteras. Lo que si quisiera es un poco más de honestidad y rigurosidad intelectual por parte de aquellos que pretenden evangelizar acerca de la situación política de un continente que no es el suyo. Quisiera que se tratara de observar la situación sin desprecio ni arrogancia, sin adjudicar las fallas del sistema a nuestra condición de países en vías de desarrollo; quisiera que no condonaran afuera cosas que condenarían contundentemente en su país; quisiera que dejaran de mirarnos en la manera en la que lo hace una persona adulta que mira cómplicemente como un chiquillo hace travesuras y pasaran a mirarnos como iguales, como ciudadanos de países serios que pueden llegar a tener una democracia constitucional arraigada.

En pocas palabras: quisiera, RESPETO.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: