jump to navigation

El Rol del Estado en la educación agosto 28, 2009

Posted by Manuel Andrés Casas in política nacional.
Tags: , ,
trackback

Encontramos que actualmente en Venezuela, gracias a todo lo referente a la Ley Orgánica de Educación (LOE), el tema del rol del Estado en la educación ha sido recurrente en la palestra pública.

Sin embargo, más que hablar del mencionado texto legal, quisiera enfocarme más bien en el rol que el Estado debe tener en la educación. Pues, claro está, en un Estado Social como Venezuela, éste debe estar involucrado en un área de vital importancia para el quehacer de la nación. No obstante, la intervención estatal en la educación no es un asunto de sí o no, más bien se trata de una cuestión donde imperan los matices. Veamos entonces en que matiz queremos que se ubique la labor del mismo.

Encontramos dos extremos, en uno, el extremo estatista por llamarlo de alguna manera, encontramos que el rol del Estado en la educación es monopólico. En dichas situaciones, afines a sistemas autoritarios, el Estado juega un papel hegemónico en la educación. Acá el Estado no sólo dice qué y cómo se estudiará, sino que también es el único que controla los planteles educativos. Creo que no hay que decir mucho para poner en evidencia las carencias de un sistema como éste, en el que el denominador común es la falta de alternativas y la pérdida de control de los padres -sin duda los principales responsables de la educación de sus hijos- sobre la instrucción que recibirán sus descendientes.

En el otro extremo encontramos el modelo en el cual el Estado no tiene ningún rol en la educación, su labor en dicha área es inexistente. Creo que dicha postura tampoco resulta aceptable. Afirmación que hago por considerar bastante obvio la unanimidad existente acerca de la importancia de la educación, y de como, en la medida de lo posible, nadie debería resultar excluido del acceso a la misma.

Creo que ya hemos visto como ambos extremos, a saber, el exceso de control y la ausencia de participación estatal son inaceptables. Entonces, aceptamos que el Estado debe intervenir en la educación, pero ¿hasta qué punto? ¿En qué manera? ¿Cuál es la forma en la que puede hacerlo de manera más eficiente?

Acá es cuando creo que debemos establecer ciertos pilares a partir de los cuales podamos desarrollar un planteamiento concreto. Creo entonces que los 3 pilares deberían ser los siguientes:

1. Aceptar que la educación es un fin común unánimemente aceptado y que por tanto el Estado debe garantizar el acceso de todo ciudadano a la misma hasta un nivel mínimo (educación básica por decir algo)

2. Aceptar que, siendo los padres los principales responsables de sus hijos, éstos deben tener, dentro de un marco establecido, la mayor libertad posible para decidir como serán educados sus hijos.

3. Aceptar que el rol del Estado en la determinación del contenido de los programas educativos debe limitarse a (en los casos en que sea necesario) establecer las bases mínimas de conocimiento necesarias, a establecer si se quiere un piso (mediante la declaración de obligatoriedad de las materias estrictamente elementales) quedando así los planteles facultados para elaborar el resto de su programa.

Habiendo establecido estos puntos creo que podemos entonces comenzar a ubicar en un plano la cantidad de intervención estatal que queremos. En el área de garantizar acceso creo que está claro que queremos un Estado activo, que permita a la mayor cantidad de niños posibles acceder a una educación de calidad. Esto se puede lograr de varias maneras. Claro está que la existencia de planteles públicos es una manera de lograr este fin. Otra manera que también ha demostrado ser eficiente es permitiendo a niños de escasos recursos estudiar en escuelas privadas y que sea el Estado (ya sea a través del gobierno nacional, estadal o municipal) quien pague la cuenta. Esta alternativa aparte de garantizar el acceso a la educación ha resultado ser más eficiente, puesto permite a más niños acceder a la escuela a un menor costo. De más está decir que para lograr este fin se debe permitir el desenvolvimiento del sector privado, que junto con el sector público permitirá la satisfacción de las necesidades educativas de la población.

Ahora, en el área relativa a la determinación del conocimiento a impartir creo que nos veríamos más beneficiados con un Estado que tienda más hacia la pasividad. Como ya hemos dicho es obvio que se debe establecer una base, pues sería absurdo pensar que alguien se graduara de bachiller sin saber multiplicar. Sin embargo no considero que el Estado deba regular más allá de lo que sea estrictamente necesario. Si habría que ponerlo numéricamente creo que el Estado, a lo sumo, no debería regular más del 30 o 40% del conocimiento impartido por las escuelas, cada escuela tendría entonces la autonomía para determina que quiere hacer con el porcentaje restante.

Sin duda alguna persona afín al paternalismo desbordado indicará que tanta autonomía para los planteles devendría en la impartición de materias inútiles a nuestra juventud. Sin embargo yo creo que los que están en mejor posición para juzgar eso son los padres de dicha juventud, en los que ya sea por ingenuidad o por instinto, confío. Son ellos y no algún burócrata iluminado en su encumbrada oficina ministerial quien sabe lo que es mejor para sus hijos y debemos permitirles tomar las decisiones que ellos consideren necesarias para lograr la mejor educación de los mismos.

Anuncios

Comentarios»

1. Jordy Enrique Moncada - agosto 29, 2009

Que dice Manuel.

En líneas generales comparto tu opinión. Sin embargo, alguna vez tuve una discusión parecida con un profesor de Postgrado, hablabamos del Derecho Humano a la Educación, consagrado en Constituciones y Tratados Internacionales.

Creo que con la libertad de enseñanza que propones y en la cual creo, se podría entrar en un área gris, donde los matices serían ya lejanos, pues tendría un padre la libertad de no enviar a su hijo al colegio y formarlo él en casa (asumiendo que es un padre preparado y sabe las desventajas y variaciones de los colegios)? La respuesta pareciera ser afirmativa, pues el Derecho Humano es la Educación y no la educación impartida por el Estado.

Pero, y si el padre no da una buena educación? es el Estado el llamado a darla? es la sociedad? tendría el padre que cumplir con regulaciones mínimas? quien asegura que sean cumplidas?

En particular creo que hay modelos que diseñar, porque si lo sacas del ejemplo extremo del padre y lo llevas al que planteas, es decir, que sólo un 30 o 40 % sea “regulado”, quien asegura el resto e incluso ese 30 o 40 %. Con el acto de educar no sólo se intenta cumplir con una exigencia humana, pues están inmersas todas las demás.

Es mediante la educación que conocemos los pilares fundamentales para la convivencia en sociedad o al menos así debería ser, pero como aseguras que eso sea así, cuando sobrevivimos a sociedades que no tienen penetración en sectores excluidos.

Habrá que dejar totalmente libre al sistema educativo?seguramente tendremos luego muy buenas escuelas, pero cuantas no buenas escuelas existirán? Es eso lo que buscamos?

Reitero que creo que a mayor libertad para enseñar, mayor libertad para aprender, pero, y siempre hay un pero, quien garantiza que quien enseñe haya tenido libertad de aprender?

Son simples reflexiones, creo que debemos dar una discusión a fondo sobre el tema, no tanto para enfrentar una ley que sabemos superaremos algún día, sino para que una vez superada esa ley, se pueda plantear un sistema acorde con las necesidades latentes.

Un abrazo

Jordy Enrique Moncada

2. andres - mayo 15, 2011

q porqueria no sale nada bueno


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: